tags

Entre Mirtha Legrand y el cepo cambiario: crónica de un final anunciado

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos En un fin de semana de furia, Mirtha Legrand calificó a Macri de “fracasado”, Luli Salazar anticipó el cepo y el Gobierno instaló por decreto medidas económicas desesperadas para frenar la suba del dólar y la inflación.

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

por Rodolfo Colángelo (rodocolangelo@yahoo.com)

Mirtha Legrand, conductora de los almuerzos televisivos más famosos desde hace décadas, atizó con dureza al presidente en su programa del último sábado. Mauricio Macri era un triunfador y se ha transformado en un fracasado”, sostuvo, y cuando más tarde pidió disculpas, su imagen se había viralizado. En la misma emisión se definió a sí misma como “panqueque”, al señalar que invitaría al candidato presidencial del Frente de Todos Alberto Fernández a su programa, cuando antes de las PASO juró que nunca lo haría.

Entre la política, la economía y la farándula también sorprendió que el primer indicio sobre la vuelta del cepo cambiario lo diera el viernes 30 de agosto la modelo Luciana Salazar, muy cercana al ex presidente del Banco Central Martín Redrado. A través de su cuenta de Twitter, Salazar comentó: “¿Se viene el cepo? Aunque tratándose del PRO es el cepo cheto”.

El domingo 1° de setiembre el gobierno dio a conocer el decreto por el cual se restringe la compra de dólares a personas físicas hasta un máximo de 10 mil por mes. Las empresas no podrán girar dividendos a sus centrales sin autorización del Banco Central y no accederán a la compra de dólares para atesorar, aunque estarán habilitadas para financiar importaciones. Y la máxima herejía para el credo neoliberal: los exportadores, sobre todo los relacionados al agro, deberán liquidar las divisas de sus ventas en el mercado interno dentro de los cinco días hábiles después de cobrarlas.

tags
El ministro de Economía Hernán Lacunza explicó los alcances de las medidas en ‘Periodismo para todos’ el programa de Jorge Lanata. (Foto El Trece)

Es preciso recordar que los agroexportadores podían retener sus divisas sin liquidar y hasta tenerlas depositadas en el exterior por diez años o “a voluntad”, según dispuso el gobierno entre sus primeras medidas al asumir en diciembre de 2015.

En tanto, los ahorristas en dólares pueden retirar el dinero de sus cuentas sin restricciones, para lo cual se les garantizó a los bancos una importante masa de divisas para alejar el fantasma del “corralito” de 2001.

Evitar la sangría de reservas

La magnitud de la crisis, que es económica y política, se mide por estas decisiones que se unen al proyecto de ley enviado al Parlamento por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza para postergar el pago de los vencimientos de la deuda pública externa a los acreedores, lo que se dio en llamar “reperfilación”, término tal vez un poco más suave que reestructuración.

Para llegar a este límite, Lacunza debió convencer al presidente Macri, quien se negaba a recurrir al cepo, o control de cambios, que remite a la gestión kirchnerista.

De acuerdo a los trascendidos, Lacunza le dijo a Macri que no había otra solución para evitar la sangría de reservas del Banco Central, las cuales podrían agotarse en corto tiempo si se seguía financiando la fuga de capitales o vendiendo dólares en el mercado para evitar su permanente suba, lo que impacta sobre la inflación.

Otros funcionarios insistieron ante el presidente, quien habría dicho que éstas no son medidas de un gobierno liberal. Por último, el que más insistió para que Macri firmara el resistido decreto que tendría que asegurar la gobernabilidad hasta el 10 de diciembre, además de Lacunza, fue el senador radical Julio Cobos.

La crónica de un final anunciado -parafraseando a Gabriel García Márquez-, es la del modelo económico inaugurado con la asunción de la alianza Cambiemos. Ahora se inicia para el aún oficialismo la etapa de la campaña electoral en la que tendrán preponderancia el ministro Lacunza, en lo económico, y Elisa Carrió y Miguel Angel Pichetto en lo político, pero con un discurso “menos combativo” contra la oposición, según se les aconsejó desde el aparato comunicacional de Cambiemos. Mientras tanto, Macri permanecerá en un segundo plano dedicado a las tareas del Poder Ejecutivo.

En este marco, emergen dos incógnitas. ¿Hasta dónde llegará el dólar “blue”, que el 2 de septiembre llegó a cotizar a $ 64 mientras que en el mercado formal estaba a $ 58? ¿El FMI aprobará el desembolso de u$s 5.400 millones en el marco del préstamo por u$s 57 mil millones?

[Total: 1    Average: 4/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *