Ley de Góndolas

Ley de Góndolas

Enriquecimiento de socios, la razón por la que el gobierno no frena el aumento de los precios

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos La verdad tras el aumento indiscriminado de los productos alimenticios, el saqueo al que están expuestos los argentinos, y la lucha por visibilizar nuevamente una ley que promueve empatía.

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Por Mirta Urdiales (mirtaurdiales@gmail.com)

El precio de los alimentos depende cada día más del monopolio de 28 grandes empresas, algunas de capitales extranjeros, que concentran el 70% de la producción de alimentos y de artículos de limpieza. Y de 5 cadenas de supermercados que también acaparan el 70% de las ventas minoristas en el país. Simpatizan con el gobierno, imponen sus condiciones y, tal como están las cosas hoy en la Argentina, el asalto al bolsillo de los consumidores parece no tener fin.

Consumidores libres, a favor de la gente

Los datos son proporcionados por el doctor Héctor Polino, titular de Consumidores Libres, a raíz del tratamiento en Comisión, en la Cámara de Diputados, de la llamada Ley de Góndolas, cuya aprobación volvió a naufragar debido a la presión ejercida por las ya mencionadas cadenas de supermercados y las empresas monopólicas dedicadas a la producción de alimentos.

tags

Un dato desalentador, ya que esta Ley permitiría beneficiar a los pequeños y medianos productores del interior del país, quienes con gran esfuerzo elaboran productos alimenticios de excelente calidad a precios muy inferiores a los de las marcas tradicionales.

De aprobarse la norma, estos productos podrían ser exhibidos en las góndolas de los grandes supermercados. De esa manera se conseguirá que la población los conozca, los evalúe y los compare con los que, de manera monopólica, imponen quienes manejan el mercado.

Sin embargo, y como recuerda Polino, la por ahora frustrada Ley reconoce como antecedente la Resolución 386/2015 de la Secretaría de Comercio de la Nación, con fecha 17 de septiembre de 2015.

Esta resolución, que nunca llegó a aplicarse, pero cuyos efectos siguen vigentes, propone “promover la comercialización de productos regionales argentinos de consumo masivo elaborados por PYMES”, y puntualiza que “los comercios de grandes superficies deberán destinar un porcentaje de espacio exclusivo para la comercialización de estos productos para los rubros de alimentos y bebidas”.

No es poca cosa, y es de esperar que el gobierno que asuma en diciembre de este año contemple y facilite la aprobación de esta Ley, que vendría a favorecer tanto a los pequeños productores como a los consumidores.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *