tags

Elena Zaffaroni: «El Estado actual es el responsable de que las desapariciones continúen»

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

Editado por Cecilia Oliveros (ceci_oliveros@yahoo.com.ar)

La Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos y Desaparecidos conmemoró el Día Internacional del Detenido Desaparecido y entre los oradores estuvo Elena Zaffaroni. La FEDEFAM busca fortalecer la conciencia mundial contra la práctica persistente de la desaparición forzada de personas por parte de los Estados, actividad catalogada como crimen de lesa humanidad por la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

Es una fecha que también toman los Organismos de Derechos Humanos para concientizar acerca de la preservación de los derechos que el propio Estado debe garantizar.

Esta semana se realizó un conversatorio a  través de las redes sociales (Instagram, Facebook  y YouTube) por el Día Internacional del Detenido Desaparecido en la Sala Zitarrosa, en Montevideo, Uruguay, encabezada por el periodista José María Caraballo.

Lucía Giudice, la primera oradora del acto en la Sala Zitarrosa, es abogada del Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Lelsur) y planteó, a 37 años del final de la Dictadura, que «el Estado uruguayo no ha ofrecido vías concretas que permitan encaminar procesos judiciales y administrativos tendientes a obtener la verdad, y tampoco para encontrar a los desaparecidos».

«El Estado tiene la obligación de obtener información, de obtener la verdad; sobre todo, que se conozca el paradero de las víctimas y que se sepa qué sucedió con ellos», puntualizó.«De esta manera, es inadmisible que los familiares lleven las investigaciones y que dependa de la sociedad civil que se encuentre a las víctimas. Es el Estado quien debe asumir esta responsabilidad«.

tags
Desaparecidos, una herida que no se cierra.

Elena Zaffaroni, de la Asociación de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, enfatiza que «después de 37 años de gobiernos democráticos, en los que todas las fuerzas mayoritarias se sucedieron en los gobiernos, estamos mal, estamos muy mal, porque no hemos logrado las garantías básicas para no repetir la cruel experiencia del pasado» y subraya que «los avances no lograron tocar el corazón del terrorismo de Estado, el tema militar y sus crímenes».

Zaffaroni expuso en el acto realizado este lunes 30 de agosto en la Sala Zitarrosa por el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Referente de Familiares, observó que «la Ley de Caducidad inició el camino de impunidad del que no hemos logrado salir», en el marco del cual se ampararon «la dictadura, sus delitos, la ilegalidad, el autoritarismo. Su sombra se extiende hasta hoy, porque sin frenos, la impunidad caminará siempre junto al poder«.

Oscar Destouet, profesor de Historia, repasó desde sus comienzos el proceso que derivó en el juicio contra el Plan Cóndor en Roma, que terminó con 14 militares uruguayos condenados, varios de ellos a cadena perpetua, incluido Jorge Troccoli, único acusado presente en el juicio.

Destouet reclamó al Estado uruguayo algunas medidas concretas: «en primer lugar, que se haga público un índice descriptivo de la documentación atesorada en las agencias de inteligencia», algo que consideró un derecho que atañe a la verdad y la transparencia de la función pública.

En segundo término, exigió la creación de «un archivo nacional de la memoria que reúna diferentes fondos documentales» para que «al ser liberados del secretismo militar, se transformen en fuente de información, verdad y derecho a saber».

Al otro lado del Río de la Plata

En Argentina, la desaparición forzada de personas fue una práctica represiva desplegada sistemáticamente por el terrorismo de Estado impuesto durante la última dictadura cívico-militar, que asoló e lpaís entre 1976 y 1983.

El funcionamiento de los Centros Clandestinos de Detención, los secuestros, el robo de bebés y de bienes materiales, junto a la desaparición de 30.000 personas, constituyeron prácticas usuales llevadas adelante por los militares genocidas y encubiertas por sus cómplices civiles.

También aquí se realizó un acto por el Día Internacional de las Personas Desaparecidas, durante el cual la calle Bouchard en la ex Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) fue rebautizada este lunes como ‘Son 30000’.

tags
La calle rebautizada en memoria de los desaparecidos.

En diálogo con la Agencia Télam de noticias, Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y quien encabezaba la ceremonia, recordaba que «en el Día Internacional de las Personas Detenidas Desaparecidas, vamos a recordar a nuestros hijos con alegría».

Además, hizo referencia a Abuelas de Plaza de Mayo: «por la búsqueda de qué pasó con nuestros amados nietos y por un mundo mejor, para ellos nunca vamos a dejar las banderas de los 30 mil desaparecidos. Las Madres son las primeras que empiezan a cambiar los nombres de las calles puestos por los militares».

La actividad presencial es la primera que convoca Madres desde el comienzo de la pandemia y a la que Taty Almeida se refirió como «un encuentro de personas queridas que tienen memoria, entre personas solidarias y que tienen memoria y no un acto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibí El Café Diario en tu mail!

* indicaciones requeridas

Selecciona todas las formas en que le gustaría recibir noticias de El Café Diario:

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, reconoce que su información se transferirá a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Copyright ® 2019- Elcafediario.com - Todos los derechos reservados.