tags

El que le roba a Nik tiene 100 años de perdón

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos El dibujante Nik ha sido acusado por sus colegas en numerosas ocasiones por copiar ideas o atribuirse piezas ajenas. Historial de un descuidista.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Carla Arakelian (carla.arakelian@elcafediario.com)

«El que le roba a un ladrón tiene 100 años de perdón», reza el dicho popular. Vale aclarar la referencia para no terminar como Cristian Dzwonik, más conocido como Nik, quien es constantemente acusado por sus colegas de robar chistes. Al creador de Gaturro -que casualmente se asemeja a Garfield– se lo señala por copiar a artistas y humoristas, y por borrar la firma del autor original para poner la suya. ¿Es acaso Nik un plagiador serial? ¿Un cleptómano? ¿O es un dibujante con tanta mala suerte que todas sus ideas ya se les ocurrieron a otres dibujantes y/o twiteres? Pasen, vean y juzguen ustedes.

Escándalo internacional

La denuncia más reciente la ha hecho Luca D’Urbino, dibujante del prestigioso diario The Economist, quien acusó a Nik por uno de estos hurtos. «¡Así que Nik copió mi trabajo! Aparentemente sólo le copia a los mejores«, expresó en la red social Twitter. «No puede tener ideas propias. ¿Algo que decir, Señor Gaturro? ¿Algo que decir, La Nación?», elevó el tono, cuestionando tanto al dibujante como al medio que lo publica.

Luca Durbino denuncia a Nik

En el programa ‘Pasaron Cosas’ de Radio con vos, D´Urbino ha explicado que esta situación se repite todo el tiempo. «A veces uno tiene ideas similares a otros ilustradores y te dicen ‘perdón, no había visto tu imagen, tuvimos la misma idea, pero la tuya es mejor, no, la tuya es mejor’. Entonces hay una caballerosidad en eso».

Sin embargo, esta vez fue diferente: «Yo ni lo conocía a este Nik. Un usuario argentino me etiquetó en Twitter y ahí me enteré de que armó una carrera copiando el trabajo de otros ilustradores. Así que me metí en su perfil y publiqué mi imagen debajo de la suya, que era en verdad una copia de la mía, y en respuesta él borró el tuit. Me pareció una pésima respuesta. No me respondió, borró la evidencia. La verdad es que me parece triste que no tenga nada para decir, que no tenga ideas propias».

Ni Quino se salva

La «inspiración» más conocida de Nik ha sido ni más ni menos que al gran Quino. No se trató de un homenaje. Básicamente copió y pegó el mismo chiste que apareció publicado en 1971 en Mafalda.

La Nación, el diario que avala esta conducta del dibujante, se llamó a silencio, por lo que Quino directamente puso manos a la obra.

Tiras de Nik y Quino

El 7 de marzo de 2014, Quino escribió en la revista Orsai: «Atento el silencio guardado por el dibujante Cristian Dzwonik (a) Nik y el Diario La Nación a mi pedido de que se publicaran en forma conjunta la tira de la serie ‘Mafalda’ y la de ‘Gaturro’, suplo tal omisión reproduciéndolas por este medio con el objeto de ponerlas a consideración de los lectores, manifestando públicamente mi desagrado por sus similitudes más que evidentes».

Quino ya se había referido al tema en 2004. En una entrevista brindada al diario Página 12, se despachó: «Diría que en general me llevo bien con todos, menos con Nik, que publica en La Nación y empezó robando muchísimo a Rudy, a Daniel Paz, de Página/12. Nik vino a crear un malestar por primera vez entre los dibujantes argentinos. Nadie lo soporta. Al punto que si hay una mesa redonda, todos participan con la condición de que él no esté».

Tiras de Nik y Quino

Una vieja historia

Desde la página de Facebook Ningún Nik nace chorro, se relevan y revelan todos los episodios de este tipo del papá de Gaturro. Desde hace años, llevan un registro de todas las denuncias por plagio y de todas las quejas de los dibujantes. 

«La página empezó como una forma de archivar y exponer todos sus plagios. En la red estaban, pero dispersos. Ponerlos todos en un mismo lugar, hacer un ‘archivo’ iba a servir para exponer de forma más elocuente que estamos frente a un plagiador y que no es un caso aislado de una sola vez, explican les administradores del sitio.

“Además, de esa forma se pudieron exponer los plagios a dibujantes no tan conocidos o que se dedican solamente a las redes, donde muchas veces no trascienden sus dibujos y por lo tanto nadie se entera de a quién se tomó prestado«, agregan.

En la página demuestran que Nik no sólo plagia chistes ajenos. En una ocasión usó el logo de la tarjeta de crédito Naranja, para caer en un chiste machista cargado de estereotipos misóginos. Ante el repudio de los clientes, la marca se vio en la obligación de salir a aclarar que no tenía nada que ver.

tags

«Todos los que hacemos Naranja queremos aclarar que no tenemos relación alguna con la publicación de hoy de @Nikgaturro. Ya solicitamos vía legal que se elimine, por oponerse a nuestros valores y utilizar nuestra identidad sin consentimiento alguno«, indicaron.

Pero Nik no discrimina a nadie, y también suele copiarse a sí mismo para reinventar chistes viejos o cambiarles el sentido. También para corregir dibujos con errores insólitos, como confundir ollas y sartenes.

tags

«Plagió a dibujantes y humoristas que van desde el progresismo hasta el liberalismo, al estilo The Economist de UK», puntualizan les administradores del sitio de Facebook que documenta cada hurto. Con esta afirmación buscan demostrar que su labor «no pasa por la posición ideológica sino por lo descarado, lo impune y lo injusto de esta manera de actuar”. 

Nik gana dinero con sus plagios, y sabemos que hay muchos dibujantes muy buenos que no los conoce nadie y no reciben un mango por lo que hacen. Les cuesta mucho llegar a ser reconocidos como artistas cuando este señor, que no invierte nada de su esfuerzo, ocupa lugares que bien podría estar ocupando alguien más talentoso o que valora lo artístico por sobre el negocio sucio», sentencian.

Repudio en la región

En 2018, autores chilenos se manifestaron en contra de la decisión de la Corporación del Libro y la lectura de invitarlo a la Feria de Autores en el Centro Cultural GAM en la ciudad de Santiago. “Debido a su contumaz e incesante historial de plagios a colegas que degrada e infringe la ética del oficio, creemos que con dichas invitaciones y reconocimientos en festivales donde se celebra a los autores no se hace más que reforzar la impunidad de su mala práctica, advertían dibujantes, historietistas, escritores y lectores en un comunicado.

Antes, en 2016, los dibujantes peruanos lo dejaron fuera de la Feria del Libro de Lima «por ser un personaje que degrada el oficio de dibujante con lo que consideramos plagios a otros autores», según argumentaron.

En la misma línea, les administradores de la página de Facebook que denuncia al dibujante agregan que «el fuerte cuando sos dibujante o hacés historietas es tener un estilo y una mirada de las cosas, algo que Nik no tiene; y jugar con la ironía, el sarcasmo o la creatividad infinita que te ofrece el dibujo y trasciende las palabras, criticar los prejuicios» .

«Nik muchas veces con sus tiras genera prejuicios de una forma muy burra. Te pone un dibujo de una mujer gorda y una flecha que dice ‘gorda’ y abajo ‘suegra’. El mundo de Nik es nefasto«, concluyen.

Mirá la galería de imágenes

tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
PlayPause
Slider
[Total: 14   Promedio: 4.8/5]
¿Te gusta? Compartilo

4 comentarios en “El que le roba a Nik tiene 100 años de perdón

  1. Es extraño que La Nacion lo siga soportando, ya que si hay algo coherente en este diario es una linea de conducta que se mantiene fiel desde hace mas de 100 años………son autenticos!!!!!

  2. Creo que se refiere irónicamente a que son auténticos en que siempre piensan igual y se manejan de la misma manera. Como que no camuflan su manera de pensar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *