Niños en clase

Niños en clase

El Gobierno de la Ciudad no invierte en Educación, y 25.000 niños han quedado fuera del sistema en 2019

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos La educación es un derecho para todos los niños y niñas en CABA. En 2019 el Ministerio de Educación reconoce que faltan más de 15.000 vacantes en el nivel inicial pero las familias estiman que son más; 25.000 niños quedan afuera del sistema educativo.

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

Cada año los alumnos quedan por fuera del sistema educativo público. El Ministerio de Educación informó que 12.000 chicos no pudieron acceder a la educación pública en 2019, sin embargo, la realidad demuestra que el faltante de vacantes -sólo en Buenos Aires- para el nivel inicial es de alrededor de 25.000 alumnos, ya que 12.700 niños asisten a Centros de Primera Infancia (CEPI) pero no son espacios de educación formal.

Los Centros de Primera Infancia (CEPI) son lugares que dependen del área de Desarrollo y Hábitat. Están creados para garantizar el crecimiento y desarrollo saludable de los niños de 45 días a 3 años de edad en situación de vulnerabilidad social.

Graciela Morgade, decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), asegura en diálogo con El Café Diario que “los CEPI no tienen supervisión pedagógica. Son un lugar al que las familias pueden recurrir y dónde pueden estar, pero no son ofertas educativas y en muchos casos los niños están expuestos a malos tratos. La falta de supervisión pedagógica hace que no se mire qué pasa desde el punto de vista educativo en esos lugares. Por eso decimos que los CEPI son un paliativo que les soluciona la vida a muchas familias pero que no son definitivamente la oferta educativa que tiene que tener un país”.

tags
Vacantes Para Todxs, uno de los grupos que se han formado para reclamar por la falta de vacantes escolares.

La educación inicial cuenta con 415 establecimientos estatales, salas de tres, cuatro y cinco años. Los jardines se dividen en dos: escuela infantil (EI), que va desde 45 días hasta los cinco años, y los jardines maternales, que son para niños entre los 45 días de vida hasta los tres años.

Karina, mamá de Ivana y Valentina, le explica a ECD que “hay que construir más jardines maternales. Cada vez son más los chicos que se quedan afuera y es el caso de mi segunda hija, a quien inscribí embarazada, pero se quedó en la lista de espera. En todo el distrito 15 (Chacarita, Paternal Agronomía Villa Órtuzar Villa Crespo y Parque Chas) hay un jardín maternal para sala de 45 días, y unicamente salas de un año. Por eso son prácticamente nulas las vacantes. La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires garantiza escolaridad a partir de los 45 días y no se cumple”.

Gisela Moreno, maestra jardinera maestra del Jardín Maternal Nº6 en el barrio de Belgrano, relata que “el jardín maternal es el primer contacto que tiene el niño con la escuela. Es una institución organizada pedagógicamente. Se realizan actividades mediante la estimulación y recreación, donde a partir del juego el niño prueba, explora, experimenta, elige, acepta desafíos y trata de resolverlos. Avanza, se equivoca, vuelve a intentar. Es a través de todas estas acciones que va construyendo sus conocimientos. Se proponen diferentes proyectos y actividades, se trabaja mucho con las familias, donde el vínculo se fortalece aún más. El rol docente es fundamental por sus intervenciones, su acompañamiento. Se debe entablar un vínculo de confianza en el ámbito escolar”.

El sistema de inscripción dejo de ser presencial y se accede a través de la página web del Ministerio de Educación, creada en 2014. En esa plataforma los aspirantes pueden ingresar a las escuelas públicas o realizar reclamos.

Patricia Pines, fundadora del colectivo Vacantes para Todos, indica que “Vacantes para Todos surge en 2014 tras la primera inscripción online. El sistema online es expulsivo y arbitrario. Las familias ya no tienen posibilidad de conocer la infraestructura de la escuela, ni su proyecto pedagógico. Es un sistema informático el que elige cual es la mejor escuela para nuestros hijos sin contemplar organizaciones familiares”.

Agrega Pines que “el Gobierno de la Ciudad arremete contra la educación inicial. No pudieron cerrar la Escuela del Hospital Ramos Mejía, la comunidad en su conjunto salió a defenderla y la justicia intervino dándole la razón a familias y docentes. El juez López Alfonsín ordenó reabrir la inscripción y poner a funcionar el lactario (45 días a 1 año), que funciona allí hace 32 años”.

Hay prioridades para las inscripciones: hermanos que ya están en la escuela, y los hijos de los maestros también tienen prioridad. Otro de los temas es la cercanía, la escuela tiene que ser solicitada a un radio de diez cuadras del domicilio inscripto.

tags
Niños en clase.

“La inscripción online determina una distribución online que despersonaliza y desubjetiva a la comunidad educativa. En la Ciudad de Buenos Aires tenemos suficiente cantidad de personas. Hay mamás que te dicen “lo único que tengo en frente es una máquina que dice *su consulta ha sido recibida*”. Esa distancia puede ser eficaz pero debe ser complementado con instancias mas personalizadas”, desarrolla Graciela Morgade.

Desde la creación del sistema de inscripción online y la falta de vacantes en las escuelas, se han creado grupos de padres difundiendo esta problemática a través de las redes y del boca en boca como La Vacante es un Derecho y Vacantes Para Todos, entre otros.

Natalia Bertot, fundadora del colectivo La Vacante es un Derecho, expone que “la grave crisis de falta de vacantes en la Ciudad es consecuencia de la falta de inversión para construir nuevos jardines, especialmente de 45 días a 2 años. La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hace responsable al gobierno local de asegurar y financiar la educación a partir de los 45 días de vida, pero el recorte presupuestario impide que los escasos jardines maternales existentes puedan albergar la gran demanda, que crece año a año”.

Graciela Morgade, decana de Filosofía y Letras de la UBA, tiene claro que “en el caso del nivel inicial lo que tiene que hacer el Estado es construir escuelas. Lo que pasa es que no construye escuelas infantiles. Hay déficit de infraestructura. No se ha invertido en la Ciudad de Buenos Aires, que es la ciudad más rica del país. Y a la luz de los hechos, tampoco invierte en Educación en el resto del país. Esto implica que los niños se vean privados de ella”.

[Total: 1    Average: 5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *