El desafío del empleo y la pandemia de cara a 2021

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos 2020 ha sido singular por la disrupción generada por la pandemia. El desafío para reactivar la economía interna pasa por priorizar el empleo.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por el Dr. Sergio Omar Rodríguez (sergio_rodriguez4@hotmail.com)

La humanidad padece una pandemia en plena globalización y desarrollo de las comunicaciones, que se ceba con el empleo. Aún cuando los resultados son negativos, de no haber sido por el avance de la tecnología el daño hubiera sido sideralmente mayor. La conectividad ha permitido en gran manera que la catástrofe humanitaria no sea peor. Era imposible que Argentina fuera la excepción a la regla, cuando todas las economías del mundo han sufrido y padecen afecciones de toda índole.

Sobre el empleo

En el marco del empleo, hay una gran incidencia que no sólo se le puede atribuir a la pandemia. La República Argentina acarrea un proceso lento de desempleo y falta de inversión productiva que genera un incremento por goteo del índice de ocupación efectiva. La pandemia vino a acelerar dicho proceso, aún cuando el Poder Ejecutivo prorrogó el decreto 34/19 que duplica las indemnizaciones de despidos sin causa justa.

tags

La otra herramienta clave dispuesta por el PE ha sido la prohibición de despedir, instaurada por el decreto 329/20. Las medidas adoptadas, incluyendo tanto los subsidios IFE, una inyección para muchos trabajadores informales, como el programa de asistencia a los empleadores, conocido como ATP, han puesto como principal valor la protección del trabajo.

En la misma sintonía, los acuerdos concertados en el marco del artículo 223 bis LCT: «se considerará prestación no remunerativa las asignaciones en dinero que se entreguen en compensación por suspensiones de la prestación laboral y que se fundaren en las causales de falta o disminución de trabajo, no imputables al empleador, o fuerza mayor debidamente comprobada, pactadas individual o colectivamente y homologadas por la autoridad de aplicación, conforme normas legales vigentes, y cuando en virtud de tales causales el trabajador no realice la prestación laboral a su cargo. Solo tributarán las contribuciones establecidas en las Leyes Nros. 23.660 y 23.661.«

Este artículo habilitó a que determinados empleadores de actividades no esenciales, pudieran acceder a suspensiones de sus trabajadores, abonando el 75% del salario, con beneficios impositivos, y la ayuda del ATP.

En suma, todas las acciones, por vía de prohibición, por vía de imposición o por vía asistencial, tuvieron un mismo fin común: mantener el empleo en el medio de la pandemia.

Lo que no tuvieron por previsto es que la pandemia durara tanto, y eso se tradujo en un vendaval de despidos informales que incrementaron la masa de desocupación.

Cifras desalentadoras.

Según el INDEC, en el segundo trimestre de 2020 la tasa de actividad se ubicó en 38,4%, la tasa de empleo en 33,4% y la tasa de desocupación en 13,1%. Se ha quebrantado por mucho el piso de los dos dígitos en el desempleo, y esto realmente es preocupante.

tags

El diagnóstico tiene dos aristas a contener, la primera es que el problema del empleo es realmente grave. La segunda es que las medidas no han podido evitar en parte el mal no deseado: el incremento de la desocupación.

Lo que pasó, indefectiblemente no se puede cambiar. El daño pandémico o no pandémico al empleo está hecho. Lo que se debe empezar a trabajar es cómo se sale de esto. Cuál va a ser el orden de prelación de prioridades para volver al círculo virtuoso de la economía.

En una crisis económica como la que converge, es la sociedad a través del consumo de bienes y servicios internos quien prende el círculo ponderable de la economía.

tags

El sector pujante

Son los trabajadores quienes consumen. Son los trabajadores quienes gastan más al invertir su aguinaldo. Son los trabajadores quienes más potencian el consumo interno. Son los trabajadores quienes vacacionan y encienden las economías sustentadas en el turismo. Son los trabajadores quienes, ante la mínima posibilidad de ahorro, invierten en la industria automotriz y de la construcción. Son los trabajadores quienes también, en contra de la naturaleza jurídica de su salario de carácter alimentario, tributan impuesto a las ganancias. Son los trabajadores quienes inyectan a través de las plataformas e-commerce (comercio electrónico). La enumeración no tiene límite. 

¿Cuál es el resultado de la ecuación?

Si todo lo que hacen los trabajadores, es lo que se quiere estimular de cara al año entrante, es más que evidente hacia donde se debe enfocar el esfuerzo de las políticas 2021. Hay que fortalecer el nivel de ingresos de los asalariados, con la finalidad de que ese poder de consumo se insufle en la economía interna y se traduzca en bienes y servicios. 2021 debe proyectarse con una mirada prioritaria en torno al trabajador.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta