tags

El coronavirus y la astucia de la historia

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos La astucia de la historia es una definición de Karl Marx que le calza al momento crítico que atraviesa la humanidad a causa del Coronavirus.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Por Rodolfo Colángelo (rodocolangelo@yahoo.com)

La “astucia de la historia” es una definición de Karl Marx frente a hechos inesperados que pueden cambiar rumbos políticos y económicos, y hasta la historia de la humanidad que, como el coronavirus, no se pueden prever o que pueden tomarse como disparatados si alguien trata de anticiparlos, aunque están relacionados con procesos que se van acumulando y obran como disparadores.

Por ejemplo, el Zar Nicolás II de Rusia jamás pudo imaginar que su imperio se iba a derrumbar ante la primera revolución obrera y campesina. ¿Quién podía pensar que la última dictadura militar argentina iba a entrar en guerra nada menos que con Inglaterra por las islas Malvinas? El presidente chileno, Sebastián Piñera seguramente no creía que su gobierno sería desafiado por una sublevación popular que estalló por el aumento del pasaje en el subte.

Las pestes se han sucedido a lo largo de los tiempos causando muertes y crisis económicas, pero a medida que la ciencia evolucionó llegamos al siglo XXI con un grado de desarrollo científico y tecnológico que, se creía, alejaba los escenarios de pesadilla descriptos por Daniel Defoe, Albert Camus o Edgard Allan Poe.

De pronto surgió el coronavirus con su secuela de infectados y muertos y con un impacto económico que todavía no se puede evaluar en toda su magnitud. La UNCTAD estima que la pérdida de ingresos globales ascendería a dos billones de dólares y el periodista especializado en temas económicos Raúl Dellatorre sostiene que “el impacto de la actual catástrofe sanitaria amenaza con golpear más en Europa que sobre China, desde donde se ha irradiado al resto del mundo”.

Pero este virus que todavía permanece en las sombras de la ciencia, produce extrañas paradojas: el mundo capitalista ultraliberal comienza a subrayar el rol de los Estados fuertes para contener la pandemia -cuando antes remarcaba la necesidad de reducir al Estado a su mínima expresión- y eleva la importancia de la salud pública gratuita. Tal el caso del también ultraliberal presidente de Francia, Emmanuel Macron quien ha descubierto las virtudes del Estado y la salud pública.

La segunda paradoja es la revalorización del “autoritario” régimen chino, elogiado por el disciplinamiento social que ha logrado detener el contagio y reducir los casos de muertes. Especialistas chinos viajaron a Italia para aportar su experiencia junto a médicos cubanos que lograron fabricar hace años el antiviral Interferon que alivia los efectos del virus.

China y la bloqueada Cuba son requeridas por las potencias europeas para que aporten los conocimientos de sus médicos para revertir la crisis. He aquí la “astucia de la historia” por la que atraviesa la humanidad en estos críticos momentos.

[Total: 0   Promedio: 0/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *