tags

Desinfección en las calles de Wuhan, China. (Foto PK Bazaar, Flickr)

El coronavirus cambia la faz del mundo

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Occidente se paraliza. China lucha para detener la expansión del coronavirus, y se vislumbra la caída de la economía a niveles de 2008.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Rodolfo Colángelo (rodocolangelo@yahoo.com)

La revista ‘The Economist’ publicó recientemente un artículo en el que se asegura que la economía mundial caerá a niveles similiares a los del 2008 con la crisis de los subprime (créditos hipotecarios de alto riesgo) como producto de la expansión de la pandemia de coronavirus. Y adelanta que Argentina sufrirá un retroceso del 2 por ciento este año -cuando meses antes de la aparición del virus había sostenido que sólo sería del 1 por ciento-, ya que China ha recortado la compra de soja.

En igual sentido se expresó la ex titular del FMI y actual presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, quien aseguró que “estamos a la puerta de un nuevo 2008 en el marco de la casi paralización de las economías china y europea, y de la caída del precio del petróleo a raíz del enfrentamiento comercial entre Arabia Saudita y Rusia”.

tags
Controles de temperatura en el aeropuerto de Milán, a mediados de febrero. Ahora Italia está en cuarentena total, sin actividad. (Foto: Flickr)

Petróleo y coronavirus están íntimamente ligados. China redujo drásticamente la compra de barriles debido a que disminuyó su ritmo industrial y Arabia Saudita propuso mantener el precio reduciendo la producción. Pero Rusia se negó y el reino saudita duplicó la explotación inundando al mundo de petróleo. El resultado: el precio del barril cayó a niveles históricos perjudicando, de paso, a Vaca Muerta en Argentina.

Golpe a la economía mundial

La faz del mundo tiende a cambiar rápidamente por una nueva “peste” que, como ha sucedido con otras en otros momentos, nos remite a la Edad Media pese a los avances tecnológicos y a la globalización de la economía. Por supuesto, el virus cesará en algún momento, pero las secuelas de muerte y destrucción de fuentes de trabajo durarán un tiempo.

Caída del turismo mundial, cierre de escuelas, universidades y museos, suspensión de espectáculos públicos, partidos de fútbol jugados a puertas cerradas, posible retraso de las fechas para las eliminatorias del Mundial de Qatar y millones de personas aisladas en sus casas, sobre todo en China e Italia, golpean la economía del mundo y sus alcances se verán con claridad cuando se haya superado esta fase.

tags
Limpieza y desinfección de transporte público en Teherán, capital de Irán como medida de prevención de coronavirus.

El filosofo español Santiago Alba Rico reflexionó acerca del tema en un artículo publicado por la revista Herramientas’, afirmando que “se dice que el coronavirus ha revelado la fragilidad de la economía. No es verdad. Como bien explica Eric Tousaint, la economía ya estaba en crisis antes de su irrupción. Lo que ha revelado es su dependencia de los cuerpos, a los que explota y niega, con cuya superación fantasea sin parar material y simbólicamente. Esta fragilidad podría ser también una oportunidad para decidir qué mundo queremos”.

La «masacre de los viejos»

La expansión del virus puso de manifiesto otra cara de la crítica situación que parece remitirnos a la novela de Adolfo Bioy Casares ‘Diario de la Guerra del Cerdo’, en la que los jóvenes mataban a los viejos como medida “sanitaria” para reducir la población y los costos de los Estados.

En Italia, el país europeo más golpeado por el virus COVID-19, los hospitales han colapsado y muchos médicos se plantean “salvar” a los más jóvenes enviándolos a terapia intensiva y mandando a los ancianos a sus casas porque no tienen capacidad para atender a todos. Los diarios italianos se refieren a esto como “la masacre de los viejos”, aunque pasan por alto que el país, por imposición del FMI, redujo en miles de millones de dólares su presupuesto en salud.

Dos datos relevantes para tener en cuenta. En China comenzaron a reducirse los casos de infectados por el estricto cumplimiento de la población en cuanto a las duras medidas de aislamiento dictadas por el gobierno, a tal punto que cerraron los dos hospitales que habían construido en diez días porque ya no hay pacientes. En Cuba no se registran enfermos y se trabaja en la vacuna Interferon, que ayudaría a combatir el virus.

[Total: 1   Promedio: 4/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *