El consumo de carne en Argentina disminuye a niveles de récord

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos La merma en el consumo de carne vacuna había comenzado antes de la cuarentena y el panorama ha empeorado. Datos y causas que explican la situación actual.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Bridget Valdiviezo (bridget.valdiviezo@hotmail.com)

A pesar de que Argentina se ubica como uno de los países donde se consume mayor cantidad de carne vacuna, diversos factores influyen para que ese consumo sea cada vez menor. La inflación, el desabastecimiento que trajo aparejado la pandemia, la pérdida del poder adquisitivo en los salarios y del ingreso en el sector del trabajo informal, las nuevas tendencias alimentarias y los altos precios que el mercado le impone al producto, han obrado para que la realidad resulte de ese modo.

tags
Diversos motivos provocan una caída significativa del consumo de carne.

Industria en baja

El último informe económico mensual de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) detalla que los niveles a los cuales ha caído la industria frigorífica argentina son los más bajos que se registran desde 2011. En octubre de 2020, el consumo aparente de carne vacuna por habitante se ubicó en 50,0 kgs/año (considerando el promedio móvil de los últimos doce meses). En relación a un año atrás, registró una reducción del 2,6%, es decir 2 kilos menos de consumo por habitante. Mientras tanto, en los últimos dos años el descenso en el nivel de consumo llegó al 13%, lo que implica 8 kilos menos de consumo por habitante.

El sobrante de carne que finalmente no se vende en el mercado interno se exporta a Rusia, Estados Unidos y principalmente a China, ya que el gigante asiático sufrió un problema serio de abastecimiento como consecuencia de la gripe porcina africana. Ante ese faltante de carne, recurrió a otro gran exportador, como es Argentina.

tags
El sobrante de carne que no se consume de manera interna, se exporta Rusia, Estados Unidos y, sobre todo, a China.

El problema no es sólo económico

Desde el área de Promoción Interna del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) aseguran que en la actualidad un 65% de la población afirma estar espaciando su consumo de carne vacuna. Por un lado, porque empieza a incluir en su dieta cotidiana otro tipo de alimentos como el pollo y el pescado.

Por otra parte, porque también empiezan a tallar otros modelos de alimentación, entre los que se destacan la vegana, la vegetariana y la pesco-vegetariana. Además, el 84% de los consumidores analiza y controla mucho más en qué gasta sus ingresos. Es decir, la mayoría de la gente espera y busca las promociones que ofrecen tanto los grandes comercios como los pequeños.

tags
Un factor que influye en la baja del consumo de carne son las nuevas tendencias alimentarias, como el veganismo.

Un asunto multicausal

El Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA) confirma que no hay un único motivo que explique esta tendencia a la baja del consumo de carne vacuna, sino que existe un mix de causas que podrían explicarlo. En opinión de sus representantes, la primera causa se relaciona con los precios que se ofertan en el mercado, lo que impide que el común de la población pueda adquirir la misma cantidad de carne que compraba hasta hace unos años.

Después, agregan la mayor diversificación en la oferta de tipos de carne, como el cerdo, el pollo y el pescado, a lo que se suma un aumento en el consumo de vegetales. Por último, pero no por eso menos importante, también han influido los movimientos ambientalistas que han dado lugar a nuevas generaciones de consumidores entre las que se destacan una propensión al vegetarianismo y al veganismo, corrientes que han calado en una parte importante de jóvenes y adolescentes.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta