tags

Educación en cuarentena: el desafío de las clases virtuales

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos La educación debe valerse de la tecnología para avanzar en cuarentena, mientras las escuelas permanecen cerradas. Alcances de una adaptación que dejará huella.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Omar Millalonco (millalonco.omar@gmail.com)

La pandemia trajo muchos interrogantes en todos los ámbitos y en todas las áreas de la vida cotidiana. Ya nada será lo que era después del paso de la cuarentena. Habrá cambios en todo lo que conocíamos como «normalidad», para dar paso a las reglas sociales nuevas.

La educación no queda exenta. Si bien atravesó grandes procesos de transformación a lo largo de la historia, tras la pandemia de COVID-19, la tecnología entrará a ocupar un lugar más preponderante que nunca en las aulas.

Paradójicamente, la renovación tecnológica viene a complementar los contenidos educativos que se impartían hasta antes del COVID 19 en los edificios escolares viejos y tradicionales. Esas construcciones sagradas que ahora deben compartir protagonismo con la tecnología.

Escuela a puertas cerradas

Hace 80 días la escuela tuvo que cerrar sus puertas por la llegada de una pandemia. El confinamiento propuesto por distintos gobiernos en el mundo dan un ejemplo sobre cómo mantener y priorizar la salud. Otras administraciones han hecho lo opuesto, y sufren.

tags
Docentes y alumnos han tenido que adaptarse a las clases virtuales.

«Se ha interrumpido la presencia escolar. La pandemia cerró las aulas y nos abrió todo tipo de preguntas. Nadie pensó ni teorizó sobre la enseñanza en estas condiciones. Estamos haciendo camino al andar. Necesitamos una pedagogía de la excepción», afirma Axel Rivas, profesor, investigador y director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, en su último documento de trabajo llamado‘Pedagogía de la excepción. ¿Cómo educar en la pandemia?’.

Mientras los establecimientos se encuentran cerrados, los docentes continúan llevando adelante su tarea desde distintos puntos del país, manteniendo un orden académico, propuesto por cada plan de estudios de sus asignaturas correspondientes. Y generando actividades adaptadas a este tiempo, tratando de generar diversas estrategias pedagógicas para que ningún alumno o alumna deje de estudiar.

Google se mete en la escuela

En esta era, las nuevas tecnologías han cobrado un protagonismo tal que Google se ha metido en la escuela. Si bien las herramientas ya estaban presentes, los alumnos y alumnas de distintas escuelas del país tuvieron que adaptarse a una aplicación nueva para asistir a clases e interactuar.

Al respecto, Ignacio Borgogno, profesor en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires, sostiene que «lo positivo de trabajar con dispositivos y plataformas es la posibilidad que tienen los estudiantes de acercarse a los contenidos cuando tienen que ausentarse, de poder enviar los trabajos y recibir una respuesta por parte de los docentes». Además, hay que tener en cuenta «el hecho de poder utilizar recursos multimediales y fuentes distintas para promover el pensamiento crítico».

tags
Las herramientas digitales son preponderantes para poder estudiar en cuarentena.

Consultado por el lugar que ocupan las nuevas tecnologías, Borgogno dice que «es importante que los estudiantes se acerquen a estas herramientas, ya que en lo educativo o en lo laboral van a requerir de esta experiencia y el conocimiento de estos recursos. En otros tiempos era la máquina de escribir; hoy esto se volvió más complejo. No es ni mejor, ni peor. Es una realidad diferente y hay que prepararse para afrontarla desde todos los ángulos».

El docente sostiene que estas modificaciones invitan a la reflexión. «Creo que más que cambios laborales, trabajar de esta manera nos impone cambios en nuestra vida. Y eso debe hacernos reflexionar profundamente en el mundo que estamos dejando para las generaciones más jóvenes que habitan este presente, y para las que todavía no nacieron», dice.

El comunicador considera que este es un momento para cuestionarlo todo, «incluso nuestra práctica docente, la práctica educativa que se da o debiera darse en un ida y vuelta con los estudiantes y las familias, es decir en y con la comunidad».

Matices de la desigualdad

Especialista en materia de políticas públicas Borgogno dice que «una de las dificultades es la desigualdad en la que viven los estudiantes. Cada escuela, cada grupo, y dentro de cada grupo se viven realidades diferentes. Están los que tienen acceso a dispositivos, internet, y los que dependen de la escuela pública, es decir que el Estado en cualquiera de sus niveles, facilite para que su derecho a la educación esté garantizado».

«Claro que no es menor en un contexto como este, tener o no tener acceso. Los docentes pueden pensar mil estrategias para hacer llegar los contenidos curriculares, para contener a las y los estudiantes, pero no pueden ir hasta sus casas. El encuentro hoy está necesariamente mediado por las tecnologías», destaca el educador. Y añade que «quienes no las tienen a disposición o no cuentan con la experiencia para usarlas, vienen corriendo desde atrás. Hay que cerrar esas brechas de desigualdad».

tags
Classroom es una de las aulas virtuales más elegidas por los docentes.

«En un mundo como este, con el desarrollo tecnológico alcanzado, con los niveles de producción de alimentos logrados, no sólo es injusto, es inmoral e inaceptable que haya personas con hambre y frío que no puedan abrir una canilla y beber agua, lavarse las manos o bañarse. Es inaceptable que nuestros niños y jóvenes vivan en la incertidumbre», concluye el profesional en Comunicación Social.

Pro y contras de Classroom

Una de las aplicaciones más usadas por docentes de todos los niveles en esta cuarentena es Classroom, una herramienta versátil que ofrece varias funciones a los educadores, como editar, revisar y administrar documentos en la nube.

Damián Profeta, profesor universitario y periodista, dice que trabajar con esta aplicación educativa tiene dos aspectos positivos.«Por un lado, la sencillez para montar un aula virtual básica y simplicidad para operarla. Por otro lado, destaco la administración automática de entregas de trabajos prácticos y calificaciones».

Sin embargo, según Profeta, Classroom también aporta desventajas. «La dificultad de evaluar también se hizo presente, no tanto con los aspectos prácticos, pero sí con los teóricos».

Dificultades del home office

Por otra parte, el profesor consultado comenta que el home office trajo complicaciones en su vida y su trabajo. «No contar con un lugar específico de trabajo en mi departamento, y ser padre de un nene de 2 años, hizo que se resintiera mucho mi capacidad laboral», comenta.

«Tengo que trabajar en horarios escasos de siesta y durante la madrugada para preparar materiales audiovisuales para las clases», agrega. «Además de la imposibilidad de dar clases sincrónicas por videoconferencia, tengo la sensación de no estar pudiendo trabajar como creo que sería mejor para mí, para los estudiantes y para este proceso de enseñanza y aprendizaje».

En el contexto de pandemia, el profesor reflexiona acerca de la crisis económica que ha dejado a muchas personas sin ingresos.«Algunos se quedaron sin trabajo por cierre temporario de actividades; otros pasaron a ganar menos y, además, muchos ya tenían una situación económica precaria. Ahora, el paso a las clases online los encontró sin el equipamiento necesario (internet hogareña, computadora propia, etc.), lo que generó atraso en la cursada y también abandono de materias», concluye.

[Total: 0   Promedio: 0/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *