Eduardo Sacheri, reconocido hincha de Independiente, posa con la estatuilla del Oscar.

Eduardo Sacheri, reconocido hincha de Independiente, posa con la estatuilla del Oscar.

Eduardo Sacheri: “A los futbolistas no les podemos pedir que sean tan ingenuos como nosotros”

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos El escritor recorre su obra, analiza la relación de los hinchas con los jugadores de su equipo, y puntualiza sobre el fútbol y lo que vendrá.

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Por Sabrina Otaegui (sabrina_otaegui@hotmail.com)

Hay un antes y un después de los cuentos y novelas de Eduardo Sacheri. Creador de miles de personajes que supieron ganarse el corazón de lectores en obras como ‘Esperándolo a Tito’, ‘Papeles en el Viento’, ‘La Pregunta de sus Ojos’ o ‘La noche de la Usina’, entre otras, el escritor y docente se volvió tan popular con su pluma como el fútbol.

“Los protagonistas suelen tener una mirada sobre el mundo más parecida a la mía. No suelo identificarme con un personaje particular de mis historias, lo que hago es regarme en distintos, poniéndoles rasgos míos a varios a la vez. Rasgos que a veces me gustan y a veces no”, confiesa Sacheri en diálogo con El Café Diario.

A la altura de Fontanarrosa y Soriano

Su literatura sobre el fútbol le permitió ser nombrado o incluido en un grupo de autores selectos como los maestros Roberto Fontanarrosa y Osvaldo Soriano.

“Que me inscriban en esa tradición me agrada, me honra y me parece un exceso. Creo que entre Fontanarrosa y Soriano y todos los demás hay una distancia importante”, explica.

“De todas maneras, que dos escritores de esa talla y talento se hayan permitido escribir sobre fútbol nos abrió todos los que vinimos después un camino más llano para poder trabajar en esa dirección”, añade.

Eduardo Sacheri, reconocido hincha de Independiente, posa con la estatuilla del Oscar.
Eduardo Sacheri, reconocido hincha de Independiente, posa con la estatuilla del Oscar.

Hay una frase que se recuerda mucho de una de sus obras, ‘La Pregunta de sus Ojos’, que dice que “hay una cosa que no se puede cambiar… no se puede cambiar la pasión”. En el fútbol, una de las cosas que más le duelen al hincha es cuando los jugadores visten una camiseta y luego les toca vestir la del rival. Lo toma como una traición. ¿Coincide con esto?

Yo no hablaría de traiciones en el sentido en que los jugadores trabajan de eso y sus cambios de camiseta tienen que ver con esos cambios de trabajo. Y además, la perspectiva del hincha es un poco cómoda en este sentido. “Los amamos mientras juegan bien y tienen nuestra camiseta”. Pero si en algún momento empiezan a jugar mal, los hinchas quieren que dejen de vestir la camiseta.

Entonces me parece un poco demasiado pretender que ellos jueguen por amor cuando nosotros, los hinchas, no aceptamos que simplemente jueguen a partir del amor, queremos que jueguen a partir de su talento.

La lealtad sin fisuras es la que ofrecemos los hinchas y eso me parece que no está ni bien ni mal, es así. Así funciona y así debe funcionar. Hay mucho de ingenuidad en nuestro modo de querer a un club, que está bien y es lo que corresponde que le demos, un amor inocente y perpetuo, pero no creo que le podamos pedir a los jugadores ese mismo nivel de ingenuidad porque lo que ellos tienen que hacer es otra cosa, nos guste o no.

Recuerdo de un femicidio guionado

Siguiendo por la línea de la novela, Carla Quevedo, la actriz de la película ‘El secreto de sus ojos’, mostró en enero a través del desafío #10yearschallenge en las redes sociales dos fotos de personajes que encarnó que sufrieron femicidio, entre ellos, Liliana Coloto. Y dijo que fue construida como “la víctima perfecta”. ¿Cómo se siente al leer esas críticas cuando usted fue el creador de ese personaje?

No conocía esas expresiones de Carla. ‘El secreto de sus ojos’ o ‘La pregunta de sus ojos’ originalmente, está ambientada en los años 60/70, y naturalmente en la búsqueda de su verosimilitud, buscan vincularse a la época en la que pertenecen, entonces es indudable que hay un determinado modelo de mujer frecuente en esos años. Que yo escriba una historia vinculada con ese período no significa que reivindique un determinado modelo de mujer.

Que haya escrito una historia vinculada a una mujer que fue agredida de manera salvaje en un período histórico puntual como fueron los años 60s o 70s no significa que reivindique un determinado modelo de mujer”

Con ese sentido, evidentemente tampoco reivindico el salvajismo de agredir a una mujer y en la historia hay una mujer que es salvajemente agredida. Me parece estupendo que la sociedad avance, debata, se pregunte, se responda y modifique sus puntos de vista.

Pero la construcción de ‘El Secreto de sus ojos’ no tiene que ver con un supuesto ideal, sino con las miradas propias de cada momento histórico y me parece que la de esa época, los sesenta o setenta, reflejan un poco esos lugares que hombres y mujeres tenían en aquellos tiempos.

Siendo hincha de Independiente, ¿por qué para esa historia eligió a Racing como el eje del fútbol del libro?

Hay una cuestión de descartes que me lleva a que termine siendo Racing. Como el asesino está criado en los años 60 en Chivilcoy, lo lógico es que sea hincha de uno de los cinco equipos grandes por una cuestión que la radio transmite sus partidos, y El Gráfico trae a sus jugadores en la tapa.

Ahora bien, descarté a River y Boca porque como yo tengo que mencionar tres veces a los jugadores involucrados antes que se devele el misterio, los de River y Boca, aún eligiendo jugadores desconocidos, son muy conocidos.

Después eliminé a San Lorenzo, porque la idea original era filmar en la cancha del equipo en cuestión. Finalmente lo hicimos como visitante en cancha de Huracán, pero habíamos eliminado a San Lorenzo porque ya no disponía de su Viejo Gasómetro sino del Nuevo, y el partido se supone que se está jugando en 1975.

Ahí me queda Racing e Independiente. Y, sinceramente, siendo hincha y socio de Independiente, no quería que el golpeador, violador y asesino fuera hincha del club al que yo amo, así que me quedó Racing sólo por descarte, no hay ningún otro motivo.

Los hinchas quieren a sus jugadores, pero si en algún momento juegan mal, quieren que dejen de vestir la camiseta. Entonces no me parece pretender que jueguen por amor cuando no aceptamos que sólo jueguen a partir del amor y deseamos que jueguen a partir de su talento”

Escribio muchas obras en referencia a Independiente. ¿Volvería a usarlo como inspiración? ¿Cuál es su opinión sobre la actualidad del club?

Probablemente siga escribiendo de vez en cuando cosas vinculadas con Independiente, porque muchas de las cosas que escribo tienen que ver con mi vida, con mis afectos y con mis amores; e Independiente es una parte de mi vida, de mis afectos y de mis amores.

Hace años, por pura inexperiencia lo que hacía era expresar mis opiniones con respecto al club de manera pública, y es algo que he dejado de hacer por una cuestión de respetar al club y las opiniones de los otros.

Nuevo éxito, nuevos caminos

Su objetivo al escribir lo manifestó varias veces. Contar historias es su premisa. Sin embargo, la historia de Eduardo Sacheri es ya de película, gracias a sus premios Oscar y Alfaguara. 

“Yo estoy muy agradecido de haber participado de una película que ganó el Oscar, y me encanta haber ganado el premio Alfaguara con ‘La noche de la usina’. Si bien, que nos reconozcan siempre es un espaldarazo y un empujón en el mejor sentido, me parece que cuando uno escribe tiene que escribir pensando en que le haga bien y que esa tarea le sirva para ordenarse un poco mejor el espíritu y la cabeza”, define.

“No creo que haya otro techo que terminar bien el próximo libro porque si no uno corre el riesgo de frustrarse mucho si va a suponer que todo lo que haga en el futuro tiene que tener un respaldo mayor a lo que pasó antes”, precisa.

Cuando uno escribe debe hacerlo pensando en que le haga bien y que esa tarea le sirva para ordenarse un poco mejor el espíritu y la cabeza. No hay que presionarse con el próximo libro porque si no uno corre el riesgo de frustrarse mucho”

Pero ante los ojos del lector, hay un detalle que no sale desapercibido en sus escritos. Su vínculo con su padre, el cual se refleja en varias historias. Caso contrario sucede con su madre.

Yo tuve un padre que fue muy amoroso y me dejó una huella muy fuerte en el mejor de los sentidos. Ahora claro, como lo perdí siendo muy chico, indudablemente, dejó una marca su ausencia y el duelo por no tenerlo. Entonces, es muy probable que escribir en torno a él haya sido una manera indirecta, imperfecta y reiterada de sostener vínculos con él”, narra.

“Como a mi mamá, por suerte, la sigo teniendo hasta el día de hoy, mi vínculo con ella se resuelve de manera no literaria y de una más fresca y más cotidiana, que seguramente ambos, tanto mi mamá como yo, agradecemos”, indica.

tags
La noche de la usina, creación de Eduardo Sacheri llevada al cine.

¿Qué expectativa tiene con la película ‘La noche de la usina’, que se estrenará en agosto de este año? ¿Cómo fue esa experiencia de adaptar otra de sus novelas para la pantalla grande y que nuevamente Ricardo Darín sea una de las caras visibles?

Mi expectativa es que sea una buena película, ni más ni menos, con lo complicado que es lograr una buena película. Me encanta que Ricardo (Darín) se haya interesado en que laburáramos de nuevo. De hecho, él en tanto productor fue el que motorizó el proyecto de entrada, y Sebastián Borensztein en la dirección.

Todavía no vi la película, se terminó de filmar antes de Navidad. Por supuesto, espero que haya quedado linda y lo único que puedo decir es que se sumó gente muy piola a trabajar, desde la dirección con Sebastián, los actores, y la producción.

En agosto vamos a estrenar la película sobre mi novela ‘La noche de la usina’, me encanta haber vuelto a trabajar junto a Ricardo Darín en esta experiencia interesante y complicada que resulta laburar en cine”

Es una película que se hizo con mucha seriedad y con mucho respaldo, así que ojalá que quede buena. La experiencia de laburar en cine es interesante y complicada.

Interesante porque le da a tu libro la posibilidad de seguir viviendo en un nuevo formato y porque te cruzás con gente muy talentosa. Y complicado porque a quienes venimos del mundo de los libros y estamos acostumbrados a laburar solos, no nos es sencillo adherirnos a trabajar en grupo y a discutir, debatir, convencer, aceptar y negociar, que son todas cosas necesarias en el mundo del cine.

Para este 2019, muchas emociones le esperan al escritor y docente de historia. Sacheri indica que “estoy trabajando en un libro, una nueva novela, que en principio estaría saliendo en el mes de noviembre. Todavía no tiene título y es muy embrionaria la cosa. Después, en agosto, el estreno de la película sobre mi novela, ‘La noche de la usina’. El título de la película no va a ser ese, pero todavía no tenemos el definitivo”.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *