Eduardo Reynoso: «Jamás imaginé que la fotografía me daría tanto»

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Pagó su primera cámara con una moto, empezó haciendo sociales y hoy Eduardo Reynoso es uno de los fotógrafos más importantes de la provincia de San Juan.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Karen Cortéz (cortezkaren95@gmail.com)

Eduardo Reynoso (29) es fotógrafo. Oriundo de la provincia de San Juan, ha trabajado duro para hacer realidad sus sueños de llegar lejos con la fotografía. Sus inicios en el arte de captar la realidad datan de hace cinco años, al realizar sus estudios de arte. A falta de cámara fotográfica, usaba su teléfono celular para sacar fotos. Con mucha práctica pudo llegar a ser el fotógrafo del club de sus amores, San Martín de Cañada Honda, un equipo de su provincia.

Sin embargo, para crecer en su profesión, Eduardo necesitaba una cámara. «Un día, en un grupo de compra y venta de equipos fotográficos, encontré que vendían una Nikon d7100 a 25 mil pesos. No tenía esa suma, pero hable con el vendedor y le ofrecí mi moto además de unos ahorros que tenía», recuerda el fotógrafo.

tags
Los jugadores de San Martín de Cañada Honda, retratados por Reynoso.

La moto por la cámara

Y agrega que «el señor aceptó la propuesta y me fui en la moto hasta Rivadavia, hicimos los papeles y me volví a casa en colectivo con la cámara, que aún no podía probar porque la había comprado sin lente». Eduardo afirma que pasó una semana pensando que tal vez el cambio de la moto por la cámara no había valido la pena. «Hasta que un colega me prestó un lente y la probamos. Para mi alegría, funcionaba perfectamente».

Reynoso dice que recién al año pudo comprarse su propio lente y su primer flash. «Desde entonces puede generar ingresos con la fotografía«, se enorgullece. «Jamás imaginé que la fotografía me iba a dar tanto, que aquello que empezó como un hobby hoy es la fuente de ingreso de mi familia. Ya que no sólo me mantengo a mí mismo, sino también a mis padres. Nunca imaginé que iba a poder salir de Sarmiento, donde nací, ni mucho menos de la provincia gracias a la fotografía. Y menos aún que iba a conocer a tanta gente y hacerme de tantos amigos».

Premios y reconocimientos

Una de sus primeras clientas fue la DJ Katy Mohr de San Luis, quien lo contrató para ser su fotógrafo personal. En sus redes puede verse la producción que Reynoso realizó con la DJ en 2019.

Durante ese mismo año, el sanjuanino fue nominado al Galardón por Excelencia Fotográfica por Esencia Fotográfica, grupo de fotógrafos sanjuaninos. Entre sus trabajos destaca el paisajismo, la fotografía social y el modelaje.

Con respecto al parón que representó la cuarentena por coronavirus, Eduardo admite que «al igual que todos los fotógrafos que hacemos sociales, pasé unos meses difíciles. Ha sido un golpe duro y tuvimos que reprogramar trabajos que ya estaban agendados. En algunos casos, hasta devolver el dinero. Más allá de ser nuestra fuente de ingresos, se nos prohibió hacer lo que más nos gusta, sacar fotos».

Una panadería como salvación

Indudablemente, el servicio que ofrecen los fotógrafos no fue considerado esencial en pandemia, por lo que muchos se tuvieron que reinventar. «Algunos colegas apostaron a dar charlas por las redes sociales o por Zoom, tratando de seguir en el ambiente de la fotografía. Otros idearon maneras de hacer sesiones por videollamada y otros, como en mi caso, decidimos buscar otra fuente de ingresos. Tuve la suerte de contactarme con un amigo que tiene una panadería y me dio una mano. Trabaje allí desde que comenzó el confinamiento», revela Reynoso.

tags
Fotografía de Eduardo Reynoso.

Aún así, su economía se ve golpeada. «Había comprado equipos y me costó mucho poder recuperar gran parte de la inversión trabajando en la panadería. Es que el equipamiento fotográfico viene del exterior del país, ya que no hay industria local».

Trabajando con protocolo

A medida que pasan las semanas del confinamiento, la provincia de San Juan ha ido disminuyendo el número de personas contagiadas por COVID-19, hasta llegar a la esperada fase 5, de flexibilización casi total. Al respecto, Reynoso comenta que «cuando nos enteramos de las aperturas laborales, nos organizamos mediante un grupo de Whatsapp con otros colegas y logramos crear un protocolo que nos permitiera volver a trabajar sacando fotos. El protocolo se presentó ante las autoridades de Salud Pública. A mediados de julio conseguimos la aprobación y hoy ya está en vigencia».

Obviamente no todo es de color de rosa, ya que sólo se admitieron la fotografía de estudio y las sesiones en exteriores. «Cuando se habiliten los eventos masivos se deberá presentar un nuevo protocolo para poder trabajar, mientras tanto estoy haciendo sesiones bajo medidas estrictas de higiene y con el permiso correspondiente», asegura el sanjuanino.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *