Ducatenzeiler vs Moyano, el pulso político en Independiente

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Andrés Ducatenzeiler (izquierda) y Hugo Moyano (derecha) librarán un pulso político en Independiente hasta las próximas elecciones.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Roberto Martínez (8.roberto@gmail.com)

Independiente ya se encuentra en período preelectoral con vistas a los comicios de 2021 en los que Hugo Moyano buscará continuar al frente de la institución que preside desde 2014. Sin embargo, si bien Moyano ha gozado en los últimos años del apoyo de los sectores políticos vinculados a la vida institucional de la entidad, hoy el respaldo no es el mismo. El regreso a la actividad política de la entidad de Andrés Ducatenzeiler, expresidente del club, durante cuyo mandato Independiente consiguió coronarse campeón del fútbol argentino por última vez hace ya 17 años, está generando múltiples adhesiones y se avecina una contienda caliente en la Avenida Mitre al 470.

Efecto Boca y sueños camioneros

La injerencia del fútbol en la política nacional es cada vez mayor, y en Independiente se vivirá algo parecido a lo que se ha sucedido en Boca Juniors en 2019. El fútbol argentino transitó la campaña electoral más potente e intensa que se recuerde relacionada con un club de fútbol. En las elecciones presidenciales más concurridas de la historia de Boca Juniors (el 8 de diciembre votaron 38.363 socios, superando el récord establecido en diciembre de 2015 con 26.136 sufragantes) concluyó un período de 25 años de feudalismo macrista en la institución, en los que sucedió de todo. Los socios xeneizes vivieron éxitos rimbombantes, soportaron vergüenzas sonrojantes, fracasos sonoros y a sus espaldas, los dueños del poder -que entre 2015 y 2019 también se manejaron como si fueran los propietarios del país-, tejieron una cantidad importante de negociados.

En Independiente flota la sensación de que el presidente ambiciona mayor influencia en el ámbito político nacional desde su rol como sindicalista, y que por esta razón delega puertas adentro más de lo que debiera. En ese delegar también se han producido anomalías como que recién en este mes de diciembre los jugadores del primer equipo hayan podido cobrar sus sueldos de septiembre y octubre, lo cual ha provocado desagrado y mal ambiente. El plantel estuvo muy cerca de hacer huelga. Ducatenzeiler también se ha referido en el último tiempo a la sugestiva presencia de Fernando Hidalgo en las oficinas del club, señalado desde hace años como testaferro de Mauricio Macri junto a Gustavo Arribas, jefe de la SIDE durante los 4 años del propio Macri como presidente de la República Argentina.

Por otra parte, el gran objetivo de Hugo Moyano en el fútbol es llevar a la primera división al Club Atlético Social y Deportivo Camioneros (hoy en el Torneo Federal A), club que fundó junto a su hijo Pablo el 26 de agosto de 2008 de la misma manera que Julio Grondona fundó junto a su hermano Héctor Arsenal de Sarandí hace casi 63 años (11 de enero de 1957), el único equipo del cual era realmente hincha.

Regreso a las fuentes

Esto es lo que ha alertado a varios dirigentes a reunirse para articular un frente opositor que, como asegura en diálogo con El Café Diario una fuente que toma parte de las negociaciones “recupere el club para los socios y los represente de verdad”. Este sábado 21 de diciembre Ducatenzeiler mantuvo una reunión con referentes de varias agrupaciones políticas de Independiente, y toma cada vez más fuerza su reingreso al fútbol para generar una oposición fuerte al actual oficialismo del club.

Al margen, resulta curioso que el único diario del país dedicado a la información deportiva le haya hecho a Ducatenzeiler una entrevista que ha preferido guardar y no publicar. Acaso por las presiones a las que están sometidos los medios hegemónicos. Presiones como las que vía telefónica recibió también Juan Román Riquelme de parte de Mauricio Macri, expresidente del país, para exigirle su apoyo a Cristian Gribaudo, candidato del macrismo antes de las últimas elecciones presidenciales en Boca. Riquelme lo hizo pasar de largo con un capote con un “¡olé!” impactante. Episodios como este le agregan mordiente a los comicios.

Ducatenzeiler se obligó a no participar de la vida política mientras Julio Grondona estuviera vivo y dedicado al fútbol. Eligió no volver por temor a perjudicar a Independiente. Pero el vaciamiento en el club, los resultados paupérrimos y el poder acumulado por personas ajenas al club en la actualidad de la institución le han decidido a regresar. Ahora está manteniendo reuniones para formar un frente que represente y proteja los intereses genuinos del socio y del club”, agrega la fuente consultada por este medio.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *