tags

Alberto Fernández en campaña. (Foto Twitter)

Los dos modelos de país que se juegan en estas elecciones

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos En octubre de 2019 Argentina debe decidir entre continuar con la agroexportación de materias primas, o volver a estimular la industria y el consumo interno.

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Rodolfo Colángelo (rodocolangelo@yahoo.com)

Las elecciones presidenciales de octubre volverán a definir, tal como ocurrió en 2015, el perfil de un modelo de país que siempre está a mitad de camino.

Son dos visiones que pueden sintetizarse de la siguiente manera: país productor de materias primas en un marco de división internacional del trabajo, o modelo industrialista. Estas dos visiones atraviesan toda la historia de la Argentina y de gran parte de la región latinoamericana.

El modelo aplicado por el gobierno de Mauricio Macri optó por desarticular el entramado industrial que se venía gestando durante la administración kirchnerista para “abrirse al mundo”. Esto provocó, en rasgos generales, el libre ingreso y egreso de capitales financieros atraídos por las altas tasas de interés, la apertura de importaciones, el crecimiento del sector agroexportador concentrado con poco valor agregado, grandes ganancias para los bancos y las empresas energéticas, caída del salario y del poder de consumo afectando el mercado interno, y aumento de la deuda externa que obligó a recurrir al FMI para no entrar en default.

El resultado: en tres años y medio 17 mil empresas industriales, sobre todo pymes, cerraron sus puertas. La desocupación trepó al 10 por ciento, de acuerdo a cifras oficiales, y al 12 según consultoras privadas. Y la pobreza se ubicó en un 35 por ciento, de acuerdo a la Universidad Católica Argentina.

Hacerlo más rápido

El plan económico que aplicará el actual gobierno en caso de ganar las elecciones no difiere en lo sustancial del que tiene lugar en la actualidad. El propio Macri lo definió ante el escritor Mario Vargas Llosa: “Voy a hacer lo mismo, pero más rápido”.

tags
Macri con Miguel Angel Pichetto, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, en una toma promocionada como “Boleta completa”. (Foto Twitter)

Entre las prioridades de este plan figuran las reformas laboral y previsional exigidas por el FMI para bajar los costos laborales y alcanzar el equilibrio fiscal. En el plano laboral se especula con la eliminación de las indemnizaciones por despido, tareas polifuncionales y contratos temporarios, dando de baja a gran parte de los convenios colectivos, lo que en visión del gobierno generaría nuevas fuentes de empleo.

En tanto, la reforma previsional contempla el aumento de la edad jubilatoria para hombres y mujeres y un cálculo a la baja del haber inicial. En la actualidad ese haber se calcula en base a los sueldos de los últimos 10 años percibidos por el trabajador, lo que redunda en un porcentaje que oscila entre 50 y el 62 por ciento del último sueldo, según los años de aporte si llegan a los 30 años como exige la ley o si se superan.

El cálculo de la reforma establecería contemplar los últimos 25 años en lugar de 10 y un 35 por ciento del último sueldo en el haber inicial.

En síntesis, el programa económico del macrismo se basaría en producción primaria con destino a la exportación -agro, minería, gas y petróleo- y capitalismo financiero.

Recrear el mercado interno

En tanto, el programa del Frente de Todos busca recrear las bases para refundar de alguna manera el mercado interno en base al consumo y el poder adquisitivo del salario, generando nuevas fuentes de trabajo, una vieja aspiración del peronismo que se mantuvo, salvo durante la gestión menemista.

tags
Fernández en la Fiesta del Poncho, en Catamarca, hace pocos días. (Foto Twitter)

En la plataforma se establece que se “deberá abordar acuerdos amplios con los acreedores para garantizar un proceso de crecimiento inclusivo y poder afrontar los compromisos externos e internos”.

Se buscará reinstalar el Ministerio de Trabajo, hoy reducido a Secretaría, dando “incentivos a las empresas para mantener su plantilla de personal”, y otorgar créditos a las pymes a tasas accesibles -hoy superan el 70 por ciento-, que posibiliten la producción.

El programa establece el cumplimiento de los convenios colectivos y las paritarias, manteniendo los derechos laborales de los trabajadores en relación de dependencia.

En octubre se verá cuál de estas dos visiones prevalece, pero sin duda la que lo haga marcará el futuro del país durante varios años.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *