tags

‘Detrás de los barbijos’, el diario de la pandemia

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos El Doctor José María Malvido plasma sus vivencias sobre la pandemia en un diario al que ha denominado ‘Detrás de los barbijos’. La historia.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Noelia Casas (noeliacasas83@gmail.com)

La pandemia motiva la escritura de un diario detrás de los barbijos. Aventuras. Anécdotas. Experiencias. “Hoy es domingo y pasé una noche entre llamadas de dos guardias diferentes. Prácticamente no dormí. No recuerdo bien qué contesté. Me mando un auto mensaje de un celular a otro para recordar conductas sugeridas y apellidos. Durante la mañana, Isabel, la epidemióloga, me cuenta que hace lo mismo”.

En el backstage del escrito y tras un tapabocas se encuentra el médico infectólogo José María Malvido. Jóse, como muchos lo llaman, es jefe de la Unidad de Infectología del Hospital Provincial Dr. Alberto Balestrini, situado en Ruta 4 y Ruta 21 en Ciudad Evita, partido de La Matanza, y jefe del Servicio de Infectología y Control de Infecciones de la Clínica Modelo de Morón. Y está escribiendo su propio diario de la pandemia.

Con barbijos en la trinchera

El coronavirus pone a prueba el sistema sanitario. La falta de insumos, camas de terapia intensiva y respiradores es lo primero que se observa en los sanatorios, tanto públicos como privados. Detrás de las cuestiones edilicias y de los materiales, se encuentran los médicos.

El Dr. Malvido relata un día en el Hospital Balestrini, que funciona como centro derivador del Aeropuerto Internacional de Ezeiza Ministro Pistarini y centro de recepción del partido de La Matanza. “En este contexto de pandemia las jornadas terminan tarde, 2 o 3 de la mañana; hasta esa hora estamos hablando por teléfono, discutiendo cada caso que ingresa, qué hacer y cómo manejarlo. Tengo una guardia pasiva y estoy a cargo de todo el operativo Coronavirus. Además formo parte del comité de crisis«, narra.

tags
Parte del plantel médico del Hospital Balestrini de La Matanza. (Foto: Instagram)

Esos días que terminan de madrugada, arrancan a las 7:30 hs. con mensajes de pacientes, salas virtuales. «A las 9 de la mañana ya estamos todos en el hospital. Además, mantengo la atención en los consultorios porque atiendo pacientes inmunodeprimidos como los que tienen VIH», continúa Malvido. «En medio de todo eso, vamos viendo a los pacientes que tienen o no coronavirus, se van vigilando que las muestras salgan de manera adecuada, y que sigan un circuito correcto. Además, se capacita al personal de maestranza, choferes, cuidadores, enfermeros y médicos en pos de lo que se espera en mayor cuantía de acá hacia adelante”.

Un registro de la pandemia

Por todas estas vivencias, el médico infectólogo comenzó a escribir un diario. Y en colaboración con la médica clínica Eugenia Traverso creó la cuenta ‘Detrás de los barbijos en Instagram y en Twitter. “Me parece muy importante poder contar cómo se vive desde dentro del sistema sanitario lo que estamos pasando todos, y que quede un registro de esto que va a ser histórico», dice el médico.

«Mi compañera, a quien le gusta la fotografía, colabora pasándome fotos que le parecen oportunas y como una continuidad de ese trabajo que yo estoy haciendo, con la idea de que finalmente sea un libro. Realmente nos parece que todo eso que vemos con los ojos y nos quedan como imágenes, está bueno dejarlo documentado de alguna manera”, añade.

El cansancio se percibe tanto en su voz como en su rostro. “Desde el 23 de febrero que estamos trabajando en toda la previa, y ahora viene la parte de poner el cuerpo. Ya no nos quedaremos enfocándonos tanto solamente en la gestión”, anuncia.

tags
Uno de los médicos del equipo de Malvido, listo para trabajar con su equipo y su barbijo. (Foto: Instagram)

Entre atención y guardias, el médico infectólogo habla de la realidad que están viviendo en la lucha contra el COVID-19. “Hemos tenidos dos casos positivos y en las últimas 48 hs., vimos bastantes pacientes sospechosos de coronavirus, algunos leves, otros más complicados. Muchos son personal de salud y eso es complicado. El poliempleado pudo estar en contacto con un paciente con coronavirus en alguno de los lugares donde trabaja, y al hacer la rotación puede llevar el virus a otros lados. Hay que estar muy atento a eso porque un caso positivo en un equipo de trabajo, te saca la unidad de trabajo del sistema”, puntualiza Malvido.

Delicada situación social

El Hospital Balestrini es uno de los tres nosocomios provinciales que se encuentran en el partido de La Matanza, el municipio con mayor cantidad de habitantes del Gran Buenos Aires, con 1.8 millón de residentes y un alto porcentaje de pobreza.

tags
Control de temperatura en el hospital público de La Matanza. (Foto: Instagram)

En ese sentido, Malvido dice sentirse a gusto trabajando en el ámbito social: «soy de trabajar mucho en el terreno, por lo cual esta pandemia me interesa muchísimo no sólo desde el punto de vista infectológico sino desde el punto de vista social también, y por la repercusión que tiene desde el punto de vista comunicacional, los cambios de hábitos, de cómo atender, y de cómo se pone a prueba el sistema de salud. La verdad, nunca creí estar viviendo esto”.

No obstante, el médico no pierde las esperanzas y espera ansiosamente la llegada de tiempos mejores: “como digo siempre, espero que entre todos podamos resolver esto, porque no es una cuestión de personal de salud en particular. Es algo que depende de una conducta social. Vienen momentos difíciles de acá en adelante, pero va a llegar el día en que todos nos abracemos”.

[Total: 1   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *