tags

Delfina Goldaracena, la poeta a la que le arrebataron la vida

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos El 13 de junio se celebra el Día del Escritor. En esta fecha, vale recordar a la joven poeta Delfina Goldaracena, que falleció en la tragedia del colegio Ecos.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Por Mirtha Caré (eme.elcafediario@gmail.com)

Cada 13 de junio se celebra el Día del Escritor en memoria del natalicio del poeta cordobés Leopoldo Lugones. Fecha en la que vale recordar a la joven poeta Delfina Goldaracena, a quien le arrebataron la vida con sus 16 años apenas cumplidos.

Delfina nació el 21 de septiembre de 1990 y murió el 8 de octubre de 2006 en la tragedia del colegio Ecos, un siniestro vial que ocurrió cuando ella y sus compañeros volvían de un viaje realizado a la localidad chaqueña de Quitilipi. Allí habían ido a desarrollar actividades solidarias.

Los había acompañado un docente de la escuela, que falleció en el choque frontal del micro con un camión, igual que Delfina y otros ocho adolescentes. Ella era hija de la maestra y poeta Cristina Domenech y el ingeniero agrónomo Juan Goldaracena; y hermana de Pilar, Juan Martín y Tomás.

Delfina Goldaracena.

Delfina había empezado a escribir poesía desde muy pequeña. Con solo ocho años sus escritos fueron publicados en la antología ‘Poesía en el subte’ de Ediciones de La Flor. Si bien su vida se apagó demasiado pronto, la llama de sus palabras aún crepita.

Los poemas de Delfina Goldaracena

Muchas dudas giran en torno a la palabra escritor y a la hora de definir quién se puede considerar uno. ¿Todas las personas que escriben son escritores? ¿Hay un momento en que uno se convierte en escritor? ¿Es imprescindible haber publicado un libro para obtener ese título?

Para definir a Delfina como escritora, solo basta leer sus palabras. Luego, no quedan más dudas. Estos textos forman parte del libro ‘Tiempo efímero‘, que fue publicado después de su muerte y reúne todos los poemas que escribió en su vida.

Me arranco las sombras
me arranco lo que fui
me arranco el pecho y con él se va el alma
saco la tierra
mi cara se cubre de polvo
mi mano se desvanece como la sangre
mis pies se queman como arena
pierdo la mirada
y con ella el olfato y la gracia
mi ser se va por los caminos desnudos
me arranco el lápiz y con él se va mi vida.

Primer premio de poesía, Club Náutico San Isidro ‘Nuestros Socios Escriben VIII’, 1999

Tiempo efímero

Como arena
proyectando lo infinito
dejo que el agua
tonifique la sangre
(fascinación macabra)
Madre, descansa tu mirada
La niña elegirá sus colores
y te llevará a volar
de la mano
para que juntas
cultiven
una y otra vez
lo absurdo
lo irreverente
dejando que los juncos
absorban los años
y el río
los imbuya entre las aguas

Y que el tiempo evapore
la memoria
entre sus manos

Regalo de cumpleaños a Cristina Domenech
21/06/2006

“Cuando la conocí, Delfina Goldaracena miraba y sonreía como si recién hubiera aparecido. Donde ella estaba era como si se hubiera abierto de golpe una ventana, un espacio sorprendido”. Con estas palabras, el poeta Leopoldo Castilla se ha referido a la joven escritora.

¿Te gusta? Compartilo

3 comentarios en “Delfina Goldaracena, la poeta a la que le arrebataron la vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *