‘De la gloria a la nada’, fortuna, infortunio y suicidio en el fútbol

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos El Café Diario comparte un capítulo muy fuerte del libro ‘Y después del retiro, ¿qué?’ de Marcelo Roffé. El problema que amenaza a los futbolistas de élite.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Joaquín Roffé (roffejoaquin@gmail.com)

El Café Diario comparte con nuestros lectores un fuerte capítulo del libro ‘Y después del retiro, ¿qué?’, de Marcelo Roffé. Gloria, fortuna, infortunio, nada. Y en algunos casos, el suicidio como final. ‘De la gloria a la nada’ es un capítulo desarrollado por nuestro colaborador Joaquín Roffé. Acá, el placer de publicarlo para generar una toma de conciencia sobre un tema para el que no abundan las mejores soluciones.

Transcurrían cuarenta minutos del segundo tiempo y el empate en cero no se había roto aún. Parado en el punto del penal estaba Andreas Brehme, de melena rubia y frialdad en la mirada, como buen alemán. Realmente había que ser una persona fría para patear ese penal que, paradójicamente, quemaba.

Era la final de la copa del mundo contra el último campeón. A doce pasos, bajo el travesaño, Sergio Goycochea pensaba y se preparaba para el remate que vendría a continuación. Venía de ser el héroe en la semifinal, y gracias a él Argentina había eliminado por penales a la selección local, Italia. Un arquero que generaba miedo a cualquier pateador.

Pero Brehme en ese momento era una máquina fabricada en Alemania Federal que solo tenía en mente meter la pelota adentro del arco. Pese a que era zurdo, pateó con la pierna derecha. Optó por cruzarla fuerte abajo, de rastrón, bien esquinado. Goycochea adivinó el lado pero no llegó. Gol. Alemania campeón del mundo.

El sueño argentino había terminado. Para reflejarlo estaban los ojos empañados y llenos de impotencia y bronca de Diego Armando Maradona, que se quedaba sin su segunda copa del mundo. Luego vendrían las acusaciones y discusiones en torno al penal cometido por (Roberto) Sensini aquella noche. Poca gente entiende qué falta vio el árbitro uruguayo de nacionalidad mexicana, Edgardo Codesal para cobrar aquel penal que sería vital para que Alemania se corone.

De todo lo ocurrido en aquel partido vamos a quedarnos con el penal. Más precisamente con el hombre que lo pateó: Andreas Brehme. Además de convertir el gol decisivo para la coronación germana, Brehme tuvo una brillante carrera. Jugó en el Bayern de Múnich e Inter de Italia entre otros equipos, llegó a convertir casi ochenta goles pese a que jugaba de defensor por la izquierda y participó en tres mundiales. Se retiró del fútbol profesional en 1998, y entre los años 2000 y 2006 se desempeñó como entrenador en equipos de Alemania. No se supo más nada de él hasta el año 2014, cuando el diario Deutsche Welle publicó un artículo contando que Brehme estaba al borde de la ruina financiera y debía 200.000 euros. Había puesto en venta su casa (previamente hipotecada).

El caso comenzó a circular rápidamente por los medios del mundo e incluso Franz Beckenbauer (director técnico de Brehme en los mundiales de 1986 y 1990) pidió ayuda al ambiente del fútbol. El Kaiser expresó que era necesario crear un fondo para proteger a los jugadores que atraviesan emergencias. Un ex futbolista alemán llamado Oliver Straube, le ofreció públicamente trabajo a Brehme en su empresa de limpieza de sanitarios e inodoros: “le servirá para enterarse de cómo es la vida y mejorar su imagen. Eso sí es ayudar a Brehme.

En la canción Motor Psico, del disco Oktubre de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota se destaca la frase “de la nada a la gloria me voy”. Tranquilamente podría aplicarse esta descripción a la gran mayoría de los futbolistas que repentinamente ingresan al ilusorio mundo de los millones y la fama. Ahora bien, ¿después del retiro qué ocurre? ¿van de la gloria a la nada?

Se sabe mucho de los futbolistas mientras dura su carrera, e incluso también suele saberse el día anterior y todo lo que tuvieron que luchar para llegar al éxito. Pero una vez que la carrera termina, se sabe poco y nada de ellos.
En Inglaterra un grupo ex futbolistas crearon la Fundación XPro para abordar la problemática del retiro. Gracias a diversos estudios realizados en 2013, dicha organización llegó a una conclusión: 3 de cada 5 ex jugadores caen en la bancarrota en menos de cinco años. Es decir, el 60% de los futbolistas retirados dilapidan sus fortunas en muy poco tiempo. No solo eso; el 30% se divorcia de su pareja antes de que transcurra un año del retiro deportivo.

tags
El Café Diario tiene el placer de compartir este capítulo del libro ‘Y después del retiro, ¿qué?’, gentileza de Marcelo Roffé y de su hijo Joaquín, colaborador de nuestro medio.

Es importante remarcar que el estudio se realizó en la English Premier League, donde el salario promedio es de U$S 40.000 por semana. Según el director ejecutivo de XPro, “a menudo los futbolistas se dejan aconsejar por personas equivocadas y antes de darse cuenta sus bienes han desaparecido. Incluso los que consiguen hacerse un hueco en los medios de comunicación arrastran deudas. Puede sonar increíble para los aficionados, pero esta es la realidad».
Sobran ejemplos para ilustrar lo duro del día después.

Además del ya mencionado Andreas Brehme, varios nombres resuenan cuando se menciona la problemática del retiro. Por ejemplo Christian Vieri, ex futbolista italiano que llegó a convertir más de 300 goles en su carrera, se declaró en bancarrota luego del retiro y según trascendió, llegó a perder 16 millones de euros debido a malas inversiones y también por su adicción al póquer.

Otro caso es el de Mané Garrincha, considerado uno de los diez mejores futbolistas de la historia y el mejor regateador de todos los tiempos. Luego del retiro, el crack brasilero perdió todo su dinero debido a los vicios y falleció poco antes de cumplir cincuenta años hundido en el olvido, la miseria y el alcoholismo. En el fútbol argentino también existen ejemplos, entre ellos Julio Cesar Toresani quien se suicidó debido a la fuerte depresión que atravesaba.

Sin duda el retiro en el fútbol es una problemática y debe prepararse con tiempo, principalmente proyectando que se hará el día después y preparándose para esto. Es muy importante también que desde alguna organización o incluso los clubes mismos ayuden a los jugadores retirados para que ya no ocurran más casos como el de Toresani. Resulta trascendental visibilizar esta problemática porque de lo contrario será muy difícil de resolver. Los futbolistas, por más que parezcan estrellas, también son personas y es importante ayudarlos luego del retiro para evitar que se estrellen.

¿Te gusta? Compartilo

6 comentarios en “‘De la gloria a la nada’, fortuna, infortunio y suicidio en el fútbol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *