Criptomonedas, la alternativa ante la crisis económica

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Las criptomonedas, con Bitcoin a la cabeza, se perfilan como una posible solución frente a la crisis económica que ha desencadenado la pandemia.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Kevin Kupferberg (kevinkup95@gmail.com)

En un contexto mundial en el que los negocios ven reducirse sus ingresos drásticamente, las criptomonedas ostentan un crecimiento del 50% y se perfilan como una opción para disminuir el impacto de la crisis. Las operaciones realizadas con ellas cuentan con el valor agregado de ser inalterables y el sistema es seguro y fácil de utilizar.

Las criptomonedas, con Bitcoin a la cabeza, son populares en muchos países. En China y en otros lugares del mundo, aún se prohíben por ser consideradas una amenaza para la economía nacional.

COVID-19 y el crecimiento de Bitcoin

Hoy en día China es un país muy golpeado por el coronavirus y la crisis financiera, económica y sanitaria que impacta de manera considerable en todo el mundo. Se trata de una potencia que produce, importa y exporta a gran escala, y la caída de estas tres acciones, trae como consecuencia un daño muy severo para millones de personas y empresas.

En tiempos de pandemia, resulta difícil para una gran cantidad de países evitar grandes crisis en rubros múltiples. Con excepción del sector de la salud y los vinculados con Internet y el ámbito digital, otras áreas evidencian pérdidas enormes. Ante esta situación, las criptomonedas ofrecen probabilidades altas de erigirse en una alternativa para ganar dinero o, al menos, amortizar las pérdidas.

La pandemia ha provocado la caída de Bolsas y de Acciones en casi todo el mundo. Frente a esto, las criptomonedas se posicionan como una buena opción para realizar todo tipo de operaciones financieras. Al estar descentralizadas, eliminan la figura de intermediarios y terceros que habitualmente se quedan con una comisión o porcentaje de las transacciones. Por esta razón hay bancos que se plantean emitir sus propias criptomonedas para no perder volumen de negocio.

Alternativa al dinero en efectivo

Bitcoin, blockchain y los distintos tipos de criptomonedas se expanden no sólo por su alto valor y confiabilidad para invertir, sino también porque se encuentran digitalizadas. Ideal en un contexto que plantea el riesgo de contagio, mayor aún en un intercambio cara a cara.

Las criptomonedas permiten también realizar pagos locales e internacionales y funcionan como reserva de valor y unidad de cuenta. Incluso han sido calificadas como uno de los activos más fuertes desde que comenzó la pandemia.

Es posible que todas estas ventajas lleven a que se popularicen mucho más una vez que pase el efecto del coronavirus y que, con el correr de los años, se conviertan en tendencia para muchas empresas. Sólo en lo que va de 2020, Bitcoin ya duplicó su valor y superó el récord que había marcado en 2019.

La minería es cada vez más popular

Minar criptomonedas es contribuir al procesamiento de las computadoras o dispositivos móviles para llevar adelante todo tipo de transacciones con monedas digitales. A cambio de ello, se reciben criptomonedas. Estas pueden venderse como tales o canjearse por monedas nacionales como el dólar, el euro, el yen, el peso argentino, o cualquier otra.

Las criptomonedas disponen de un límite de 21 millones de monedas, una cifra elevada pero cuya demanda actual obliga a elevar la oferta. Quienes se dedican a la minería de criptomonedas aseguran que se trata de un sistema justo, en el que es imposible que en el marco de una negociación una persona obtenga fortunas y la otra sufra importantes pérdidas. A su vez, no es necesario invertir ni abonar grandes cifras de dinero para minar criptomonedas.

Si bien el sistema puede resultar complejo y sofisticado a simple vista, se destaca por un altísimo nivel de seguridad que requiere de procesos de validación y que resulta imposible de hackear o de encubrir estafas.

La realidad muestra que las criptomonedas se benefician en el marco de la pandemia. Encuentran en este contexto una oportunidad para incrementar aún más su éxito mundial. Sus cualidades las llevan camino a consolidarse como una alternativa para las economías y para sustituir -al decir de los expertos- a los sistemas clásicos de bancos y entidades financieras.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *