tags

Criptoarte, creatividad y tecnología que mueve millones de dólares

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Bía Viteri (beatrizviteri@gmail.com)

Producto de la tecnología, las artes visuales siguen transformándose y transitando nuevos caminos. En el mapa de artistas, galerías, casas de subasta y coleccionistas aparece como atractiva opción de destino el criptoarte o arte criptográfico.

Esta palabra es mucho más familiar para quienes han escuchado sobre criptomonedas o forman parte de este ecosistema digital que permite realizar transacciones desde una plataforma como si se tratara de un monedero.

Qué es y cómo se relaciona con las criptodivisas

tags
El criptoarte utiliza la misma tecnología que las criptomonedas.

Se puede traducir criptoarte o arte criptográfico como arte encriptado (cubierto, escondido), porque se inscribe dentro de un lenguaje complejo de escribir y de leer, que le concierne a la tecnología y las matemáticas, básicamente. Está desarrollado con la misma lógica de base y utiliza el mismo sistema que las 9.371 criptomonedas que existen en el mercado hasta abril de 2021, según CoinMarketCap.

Se puede traducir criptoarte o arte criptográfico como arte encriptado (cubierto, escondido), porque se inscribe dentro de un lenguaje complejo de escribir y de leer, que le concierne a la tecnología y las matemáticas…

De arte digital a arte criptográfico

tags
Captura de la animación I love you, criptoarte de @eclecticmethod,
subastada por Super Rare.

Para que una foto, imagen o animación digital escale de la fase de producción o creación artística a la de reconocimiento y circulación social como criptoarte requiere de la tecnología conocida como blockchain, la misma sobre la cual se desarrollan las criptomonedas.

Blockchain es una cadena de bloques, compuesta por información enlazada entre sí, de forma tal que es imposible alterar su contenido (lo que sucede con las criptomonedas, cuyos movimientos registrados no se pueden cambiar, eliminar ni confiscar).

Para que una foto, imagen o animación digital sea considerada criptoarte, requiere de la tecnología conocida como blockchain, la misma sobre la cual se desarrollan las criptomonedas…

En concreto, se aplica esta tecnología en un objeto digital al transformarlo en un NFT (non fungible token o token no fungible). Lo fungible es todo aquello que se consume, se gasta, como el dinero. En una obra de arte no rige esta ley y no puede ser reemplazada por otra idéntica.

Un token es una ficha digital, programada sobre la blockchain que va a alojar a la obra, por ejemplo, la plataforma descentralizada Ethereum, cuya criptomoneda, el Ether, ostenta la segunda ubicación en el ranking de criptomonedas.

Así, queda grabada o toquenizada cada pieza con datos que garantizan su autenticidad, como el nombre del autor y del acreedor, la fecha de creación y un texto descriptivo. De este modo, los compradores adquieren arte digital en calidad de obras únicas e irrepetibles, de alto valor agregado por pertenecer a la dimensión cripto.

tags
‘Everydays: The First 5000 Days’, criptoarte que ha costado 69,3 millones de dólares.

Crece la lista de exponentes del criptoarte que le apuestan a sus trabajos la retribución de sumas suculentas. Mike Winkelmann, conocido como Beeple, pasó por esta experiencia el 11 de marzo: su collage de 5.000 imágenes, titulado Everydays: The First 5000 Days fue vendido por la casa de subastas Christie’s en 69,3 millones de dólares, convirtiéndose en la tercera obra de un artista vivo, más cara del mundo.

Everydays: The First 5000 Days fue vendido por la casa de subastas Christie’s en 69,3 millones de dólares, convirtiéndose en la tercera obra de un artista vivo, más cara del mundo…

Curiosidades de un boom

Mientras lee este reportaje en El Café Diario, se subasta The concert, disrupted, de Kyle Szostek, artista cuyo alias es Simulation Lab. El aditivo de esta creación es que se lanza al ruedo comercial en un momento clave: el estreno mundial en Netflix de la miniserie documental de 4 episodios: This is a robbery: The World’s Biggest Art Heist (Esto es un asalto: el mayor robo de arte del mundo).

The concert, disrupted es una versión de la pintura al óleo The concert (1663-1666), de Johannes Vermeer (Países Bajos), que forma parte de las 13 obras maestras robadas en 1990 del museo Isabella Stewart Gardner (Boston, Estados Unidos), hecho que constituye el argumento central de la nueva producción de la empresa de entretenimiento.

This is a robbery… le vendrá bien, sobre todo, a quienes gusten de volver a la zona segura y conocida de las piezas clásicas, y será, en todo caso, ideal para relajar de tanto criptoconcepto.

The concert y The concert, disrupted

tags
The concert es una de las obras robadas que aparecen en la nueva miniserie documental de Netflix.

La pintura The concert está dividida en tres planos, por lo cual no es el típico retrato que encuadra sólo a los personajes. La perspectiva de esta obra parece ser la de un observador tal como vería la escena si estuviera entrando en aquella habitación destinada al encuentro musical… ¿Quizá otro músico? El juego del claro-oscuro hace referencia a una ventana omitida en el cuadro. Los elementos que acompañan, entre ellos las obras de arte en la pared, completan la descripción.

En la animación en 3D, The concert, disrupted la paleta pastel y el contraste del blanco y negro captan la atención a primera vista. Enseguida, la representación adquiere movimiento con el aporte del sonido del piano, el violín, la voz de la soprano y, finalmente, el aleteo desordenado y veloz de un grupo de palomas.

En esta obra interviene el componente narrativo, pues el artista ha dado vida a una microhistoria con su inicio respectivo, el factor sorpresa en la mitad y el desenlace. Simulation Lab se refiere a la bandada que interrumpe la calma de la velada como una «metáfora de la disrupción del mundo del arte cuando la pintura original fue robada». Puede ser apreciada en Superrare, sitio web para coleccionar y comercializar obras de arte digital previamente tokenizadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *