Costaflores: la primera criptomoneda de vino del mundo

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Costaflores, bodega boutique única en el mundo por su novedoso concepto de negocios Open Vino que incluye blockchain, ha desarrollado en Mendoza una criptomoneda propia.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Sabina Nallim (rnallim@hotmail.com)

El distrito de Luján de Cuyo, al sur de Mendoza, es conocido por cualquier amante del buen vino. Son muchas las bodegas que producen vino de primerísima calidad en las microrregiones distintas de Luján. Costaflores está ubicada en Perdriel, donde Mike Barrow, su dueño, transcurre el distanciamiento social que rige en la provincia. 

tags
Los vinos de Costaflores en Mendoza. Certificación orgánica y blockchain.

«Llegué en 1991 a Mendoza y comencé este proyecto en 2003, aunque la primera cosecha comercial data de 2007», cuenta con su acento americano argentinizado. La bodega fue certificada orgánica y produce todos los años un blend llamado Mike Tango Bravo, compuesto por los tres varietales que crecen en la finca: Petit Verdot, Cabernet Suavignon y, por supuesto, Malbec. «Todo el tiempo estamos introduciendo conceptos nuevos y disruptivos. A través de la tecnología busco resolver interrogantes distintos que me surgen», explica Barrow.

Mike Barrow desarrolló el concepto Open Vino, que se apoya en tres ejes: blockchain, criptomonedas, y trazabilidad. Con estas tres variables, Costaflores ha logrado consolidarse como una bodega pionera en el mundo, en el uso de tecnología y en su modelo de mercado. 

Blockchain, cadena de valor

Es posible definir esta tecnología de manera simple como una base de datos distribuida y segura que se puede aplicar a todo tipo de transacciones. «Todas las bodegas cuentan sus historias: producimos vino orgánico, tratamos bien a nuestros cosechadores, etcétera. Yo quería contar esa historia con datos que demuestren que lo que decimos es verídico».

Así con Blockchain, Costaflores lleva un registro que se puede consultar fácilmente e incluye desde la temperatura actual de los tanques de fermentación, hasta cuánto invirtieron en corchos el mes pasado y cuánto se le pagó al personal. «Todo lo que está en Blockchain sería como certificado por un escribano, ya que lo que está escrito ahí no se puede cambiar».

tags
Mike Barrow, el norteamericano afincado en Mendoza que creó
la criptomoneda y el blockchain aplicado al vino.

Desde la bodega aseguran que el método de vinificación no cambió: continúa siendo el mismo que se utilizaba hace años, «sólo que medimos todo con sensores para tomar decisiones inteligentes y comunicar al público lo que hacemos con extrema transparencia». En su página web se puede consultar todo el modelo de negocios de la empresa y cómo opera día a día, con lujo de detalles.

Barrow puntualiza que la iniciativa tiene buena recepción en el público, «todos queremos saber más de donde provienen las cosas que consumimos y bajo qué circunstancias fueron producidas».

Vino y criptomonedas

«Yo siempre tenía la duda de qué precio ponerle a mi vino. Pensé que lo mejor era dejar que el precio lo determinara el mercado», indica Mike Barrow. Así surgió MTB, una criptomoneda que se emite todos los años y su cantidad cambia en relación con la cantidad de botellas producidas en la cosecha

«Después de la cosecha vendemos las criptomonedas al costo, es decir solo pagas lo que costó producir el vino. Luego, estas monedas se pueden vender, guardar, cambiar por vino o por dinero a medida que el valor aumente». Es fundamental considerar aquí que, el precio del vino cambia constantemente según la manera que envejece, la cantidad de botellas disponibles y los comentarios o premios que gane.

«Desde la bodega hacemos un gran trabajo educativo para que la gente entienda cómo instalar las billeteras virtuales y acceder a estos mecanismos», describe Barrow, y agrega que la idea genera más interés en Argentina que en el resto de los países: «los argentinos ya no tienen mucha confianza en los bancos y, en tiempos de cepo cambiario y restricciones, continuamente buscan alternativas para proteger sus ahorros».

La percepción del entrevistado es cierta, ya que Argentina ocupa el cuarto puesto mundial en el uso de divisas virtuales (bitcoin y otras), una tendencia que seguirá en aumento y apuntalando al país como uno de los referentes mundiales. 

«Hasta ahora todos los que invirtieron en vino han ganado, sin embargo, yo no busqué crear un instrumento de especulación financiera. Mi mayor interés es que te sientas cómodo con el precio que pagaste por el vino porque el mercado así lo estableció», concluye el empresario. 

tags
Mike Tango Bravo: compuesto por los tres varietales que crecen en la finca:
Petit Verdot, Cabernet Savignon y Malbec.

«Tomas el vino y eres dueño» 

El último eje se desprende de la frase «you drink it, you own it» en el que Mike Barrow resume su concepto de trazabilidad. «Yo veo salir de la bodega las cajas con vino y siempre me pregunto quién lo tomará, quién está detrás de cada copa, qué opinión le merece y, en qué contexto lo bebe», imagina entusiasmado.

«Así, si escaneas la etiqueta que encuentras en la botella, te deriva a una app con la que puedes responder algunas preguntas sobre el vino y tu experiencia tomándolo, así como sacarte una selfie con la botella».  Lo que Costaflores ofrece a cambio de este trabajo adicional es una pequeña parte de la bodega. «Así ya no sos más un simple consumidor, sino también un propietario del vino y de una pequeña parte de la bodega, lo que habilita a que puedas participar de actividades y decisiones».

Al ser consultado acerca del futuro de Costaflores y el impacto del COVID-19, el empresario asegura que «son tiempos de reflexión y de innovación para el mundo entero, pero considero que Argentina cuenta con la ventaja de haber sufrido otras crisis y momentos de incertidumbre, lo que permite que la gente se adapte mejor a la implosión».

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *