Fútbol y COVID-19, clubes ya fraccionan los sueldos

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos La economía de los clubes de primera del fútbol argentino se ahoga. Coronavirus y dificultades para pagar sueldos en un contexto «de terror».

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Ignacio Cairola (cairolaignacio@gmail.com)

La pelota de la Copa Superliga en el fútbol argentino rodó por última vez el 16 de marzo. Cuatro días después, en Argentina se decretó la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus. Automáticamente, los clubes -la mayoría tiene institutos educativos- cerraron sus puertas y el ingreso de dinero se redujo notablemente. El Café Diario consultó a varios dirigentes de los clubes, que narran cómo es sostener el rol social y educativo de las entidades que presiden, con las dificultades económicas que trae aparejadas la crisis actual para pagar los sueldos. Desafío cada vez más complicado para las instituciones de la máxima categoría del fútbol argentino. Ahora, la caída es inevitable y el objetivo es evitar salir demasiado mal parados.

Es un tema muy complejo, tenemos casi 330 empleados y debemos pagar los salarios como podamos. El dinero por cuotas sociales entra por los abonados al débito automático, que son menos de la mitad del total de socios”, explica Nicolás Russo, presidente de Lanús. El ‘Granate’ es el primer club de la Superliga que ha solicitado un crédito del REPRO (Programa de Recuperación Productiva), el plan que dispone el Estado para que las entidades con más de 100 empleados puedan abonar los sueldos de sus trabajadores. “Esto parece una película de terror”, sentencia.

Los clubes de fútbol son asociaciones civiles sin fines de lucro que se alimentan, casi en su totalidad, de ingresos procedentes de cuotas sociales, publicidades, derechos de televisión y entradas de espectáculos. En este presente de pérdidas y puertas cerradas, la crisis económica inminente implicará un impacto de consecuencias imprevisibles en sus economías: sólo un crédito externo, en primer lugar, o la venta de alguno de sus jugadores -opción al alcance de muy pocos-, podrá paliar su ya maltrecha ingeniería financiera.

Con respecto a la entrada de recursos por televisión, Diego González, vicepresidente de Vélez, explica la situación: “las empresas que transmiten el campeonato le pagaron a los clubes el monto de abril por adelantado. Es algo importante, dado que a los abonados no se les ha cobrado el pack fútbol y sin embargo han respondido”. La medida resulta lógica en un contexto en el que, a raíz de la suspensión del campeonato, se espera una considerable baja en la cantidad de suscriptores al servicio.

tags
Fútbol en crisis. Mientras el coronavirus continúa haciendo estragos, la pelota se mantiene en el aire.

En nuestro caso, la TV representa el 85% de nuestro ingreso, lo que nos sirve para mantenernos al día con el plantel. No tenemos otra entrada de dinero grande”, indica José Lemme, presidente de Defensa y Justicia. Con un sorprendente tono de tranquilidad, se extiende: “en unos días, los canales tampoco van a tener plata ni van a poder lidiar con esta situación. Es imposible zafar de esta”.

Presentado el problema para obtener recursos en el medio del ahogo por la imposibilidad de cumplir con los pagos, los clubes piensan en soluciones. Una de ellas es reclamar la modificación del decreto 1212/03, cuya reforma en 2019 significó un aumento significativo en la alícuota de aportes para las instituciones.

Puertas adentro, la principal medida de los equipos de la Superliga consta en recortar los salarios del plantel de fútbol profesional. Talleres, Racing Club y Central Córdoba de Santiago del Estero, entre otros clubes, definieron rebajas para los integrantes de sus planteles. En el caso de Lanús, Nicolás Russo aclara que “hemos decidido abonarles por partes a los jugadores, y depositar el resto del dinero cuando vuelva el fútbol. Hay números muy altos, pero no pensamos en bajarlos”.

Se están evaluando diferentes alternativas para lo que puede llegar a venir, sin lugar a duda trabajar en bloque siempre será mejor”, añade Diego González. La consigna es estar unidos para enfrentar la emergencia. Marcelo Tinelli, presidente de la Superliga, articula el diálogo con el aval de Claudio ‘Chiqui’ Tapia, máximo mandatario de la Asociación del Fútbol Argentino.

La fecha de reanudación del torneo es incierta porque la aleja la extensión del aislamiento total y obligatorio a causa de la pandemia por COVID-19. El fútbol espera porque la salud es lo primero. Mientras tanto, los jugadores se entrenan siguiendo instrucciones por videollamada, y las puertas de las instituciones deportivas continúan cerradas. Los clubes llevan a cabo su rol social, cada vez con menos armas, y una sola certeza: que bajo este cuadro de situación puede pasar cualquier cosa.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *