Copa Libertadores, la burbuja que amenaza con estallar

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Sudamérica es el nuevo epicentro de la pandemia de coronavirus pero la CONMEBOL no pospone el comienzo de la Copa Libertadores. Riesgos de vivir en una burbuja.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Gabriela Previtera (gabyprevitera@gmail.com)

Los futbolistas no están exentos de contagiarse del COVID-19, pero, con la Copa Libertadores en el horizonte, tal parece que la pelota debe volver a rodar en Sudamérica, nuevo epicentro de la pandemia. Cuando el negocio le gana a la lógica no hay razones posibles para tomar decisiones sensatas. Sabido es que el fútbol mueve millones alrededor del mundo y también, que el coronavirus no distingue entre clases sociales, edades ni profesiones.

César Luis Menotti suele decir que «cuando la pelota saltó del terreno de juego a los escritorios, el súper profesionalismo acabó con el fútbol». A pesar de que las cifras de contagios diarios en el país están en constante aumento, el Ministerio de Salud de la Nación ha autorizado el uso del sistema de burbuja sanitaria para que los equipos vuelvan a entrenar y competir, por el momento, sólo internacionalmente. Pero a una semana para reanudar la Copa Libertadores, no paran de sumarse casos positivos en los equipos argentinos que van a jugarla y se ha abierto la polémica. ¿Sirve el sistema de burbujas sanitarias?

Qué son las burbujas sanitarias

Por ahora, la Confederación Sudamericana de Fútbol se muestra inflexible con la imposibilidad de modificar el cronograma e incluso, amplió la lista de buena fe de cada equipo hasta 40 jugadores para asegurarse que sí o sí se jueguen los partidos, aún con planteles diezmados. ¿Qué son las burbujas sanitarias?

tags

«La burbuja se debe al llamado Efecto Gibbs-Marangoni, que consiste en la transferencia de masa en una interfase entre dos fluidos debido a un gradiente de tensión superficial. Cuando este gradiente se rompe, se rompe la burbuja», explica el doctor Sergio Perrone, quien tiene amplia experiencia en el desarrollo de sistemas de aislamiento.

Al igual que con el arranque de la pandemia, Europa sirvió de ejemplo a la hora de buscar la reanudación del fútbol. Aunque en este caso, el Viejo Continente ya pasó el famoso pico del virus y finalizaron las competencias más importantes a nivel de clubes, sin consecuencias. Sudamérica en cambio, es el epicentro de la pandemia y pretende reiniciar la Copa Libertadores con el formato habitual.

CONMEBOL quiere jugar sí o sí

Para eso, la Conmebol ha propuesto realizar una suerte de corredor sanitario para los equipos participantes, que incluye concentración o burbuja sanitaria. La entidad ya desembolsó un total cercano a los 2.560.000 de dólares a los clubes participantes para facilitar la reanudación del torneo. Fred Nantes, Director de Competiciones de Conmebol, explicó que el protocolo establece la concentración (o burbuja) sanitaria del plantel que va a jugar y el cuerpo técnico, con testeos cada 72 horas.

tags

Sólo podrán viajar a disputar el partido aquellos que den negativo de COVID-19 y lo harán en vuelos privados, utilizando pasillos o ingresos paralelos a los que lo haga el resto de la gente. Y desde el aeropuerto, deben ir directamente al hotel. Ya en el país donde se jugará el partido, la idea es que sólo salgan para ir a jugar. La permanencia será como máximo de 72 horas y no estarán obligados a cumplir los 14 días de cuarentena que habitualmente se exigen por protocolo.

«Es un grupo que está concentrado y mucho más controlado que cualquier otra parte de la población de los países», asegura Nantes. A raíz de esto, la pregunta es ¿qué pasó en las burbujas sanitarias de River y Boca?

Un médico frenaría la competencia

Han sido 32 los futbolistas de Boca que comenzaron la pretemporada de cara a la reanudación de la Copa Libertadores, pero solamente 10 pueden entrenarse en el corredor seguro tras confirmarse otros casos positivos de COVID-19. Ya son 22 los jugadores contagiados. «Con el diario del lunes, la burbuja no nos sirvió», asegura Jorge Batista, médico del equipo xeneize. En el club consideran que un falso negativo habría sido la causa el brote masivo, e incluso cambiaron de laboratorio para realizar los tests. «Si me preguntas a mí si hay que frenar la Libertadores, como médico quizás te digo que sí; como miembro de un equipo de fútbol te digo que no porque hay compromisos asumidos», agrega.

En la misma línea, se expresa Rubén Di Tore, presidente de Libertad de Paraguay, rival al que visitará Boca el 17 de septiembre. «Desde el punto de vista humano y médico, yo te digo suspendamos, no vamos a poner en riesgo la vida de nadie. No es lo más recomendable que se juegue. Pero también hay compromisos que cumplir», puntualiza.

Por su parte, la concentración que montó River en Ezeiza tuvo una filtración con el positivo de COVID-19 del entrenador de arqueros, Adrián Olivieri. Tras conocerse la noticia, todo el plantel quedó aislado sin entrenamientos grupales hasta realizarse nuevos testeos. Con todo el platel a disposición por resultados negativos, Marcelo Gallardo, entrenador del equipo, decidió darles un día libre.

tags

En breve se sabrá si fue la mejor decisión y también, si la burbuja propuesta por Conmebol es efectiva, porque el millonario deberá enfrentar al Sao Pablo el 17 de septiembre, en Brasil, el país más afectado por la pandemia en la región.

Pompas de jabón

«No considerar la fina capa que define la formación de una burbuja constituye el principal error. El desequilibrio de tensiones entre el interior (necesidad de quedarse dentro de la burbuja) y el exterior (necesidad de contactarse con el mundo exterior a la burbuja) requiere de una capa lo suficientemente resistente a una pinchadura que no permita la ruptura entre las fuerzas interiores y exteriores», agrega Perrone.

«Si bien los colegas infectólogos hacen referencia al número de integrantes dentro de la burbuja, no es una condición indispensable que sea un número limitado, todo depende del control de las tensiones internas y externas del grupo que pueden romperla. Para cualquiera de las dos acciones es necesario pincharla, y la burbuja no debe pincharse», concluye.

Una vez más el negocio se impone a la salud de los futbolistas y el protocolo que se deberá seguir en las burbujas sanitarias es que nadie deje de tomar recaudos. Como dice la vieja y recordada frase de Diego Armando Maradona, a algunos equipos se les «escapó la tortuga» , aunque más allá de que se les pueda pinchar la burbuja, «la pelota no se mancha».

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *