tags

Cómo enfrentarse a la obesidad y al sobrepeso

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Federico Esteban (federicoeest@gmail.com

En un nuevo programa del podcast Anormales, el capítulo 26, la alimentación saludable ha estado en el centro de la escena. María Luján Gassmann, comunicadora social con conocimientos en nutrición, aborda la problemática creciente en torno a la obesidad y el sobrepeso en todo el mundo.

De acuerdo con los informes realizados regularmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad se ha triplicado en todo el planeta desde 1975. Además, el último análisis, efectuado en 2016, reveló que el 39% de la población mayor de 18 años tiene algún grado de sobrepeso, en tanto que el 13% padece el trastorno de exceso de grasa corporal.

tags

En ese sentido cabe recordar que la obesidad ha sido considerada en el transcurso de la pandemia por COVID-19 como un factor de riesgo si se contrae coronavirus.

Por otro lado, María Luján ofrece una serie de tips para detectar si se está frente a un caso de sobrepeso. En primer lugar, calcular el índice de masa corporal que se realiza dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = Peso [kg] / Estatura [m2]). Esta operación, vale aclarar, debe dar como resultado menos de 25 (caso contrario, se considera sobrepeso).

Otra manera rudimentaria de detectar anomalías en el porcentaje de grasas es utilizar un centímetro: si la circunferencia de la cintura, a la altura del ombligo, da más de 102 (en hombres) y más de 88 (en mujeres), estaríamos frente a una señal de advertencia para comenzar a cuidarnos con las comidas.

tags

El fondo de fomento cinematográfico en peligro

También en este programa, y como parte del ciclo de entrevistas, Juan Mascaró, cineasta e integrante de la Asociación de Documentalistas Argentinos (DOCA), traza una línea sobre la posible falta de fondos destinados potencialmente a la producción de materiales audiovisuales argentinos.

La situación es la siguiente: la Ley 17.741, reformada hace 27 años, establece, entre otras cosas, la asignación al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) de dos funciones, esto es, el fomento y la regulación de la actividad cinematográfica. En este sentido, la normativa indica que el fondo de fomento se nutra de dos impuestos: uno a la exhibición en salas, a cargo del espectador; y otro, proveniente de lo recaudado por el ENACOM, a cargo de los licenciatarios, entre otros ingresos como donaciones o recupero en la devolución de créditos a la producción y el alquiler de videos.

Sin embargo, en diciembre de 2017 y durante el gobierno de Mauricio Macri, se aprobó un polémico artículo en el marco del tratamiento del Presupuesto General para 2018. «La modificación del artículo de la ley impositiva genera que para fines de 2022 dejen de direccionarse directamente al fondo de fomento dos o tres impuestos que son fundamentales y que lo integran, en su gran mayoría, las entradas de cine y el dinero de ENACOM», alerta Mascaró.

Producciones en peligro

De este modo, se pone en cuestión la asignación específica de fondos para producciones audiovisuales, imponiéndose por primera vez un plazo de vencimiento. Así las cosas, de no derogarse este artículo o prorrogarse la fecha, los gravámenes seguirán existiendo, pero ingresarán en adelante a las «Rentas generales» del Estado y no de forma directa al fondo de fomento. En consecuencia, el INCAA se puede quedar sin recursos propios para funcionar, dependiendo de lo que cada año se le asigne en la Ley de Presupuesto y perdiendo su carácter de autarquía definido en su ley fundante.

tags
Juan Mascaró.

Por otra parte, respecto a la situación de la industria bajo el contexto sanitario, indica que «la reglamentación para que las salas abran está; de ahí a que la gente vaya al cine es otra cosa, porque es un hábito que se ha interrumpido. Además, hay mucho temor de contagiarse porque es un ámbito cerrado, por lo que no podemos ser fanáticos y pedir que todo el mundo vaya al cine».

Mascaró analiza que «en el medio, tenemos toda la transformación de los hábitos de consumo de lo audiovisual que se plasma desde hace seis años y con la pandemia tuvo un repunte al uso de las plataformas digitales. La gente está viendo los estrenos en estas plataformas. Es innegable que la plataforma vino a ocupar el lugar de la sala, pero no creo que el cine deje de existir».

Para escuchar los contenidos de forma completa, escuchá Anormales a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *