Ciudad Café, comunidad que crece

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos El boom de Ciudad Café, la comunidad entusiasta del café que crece a base de experiencias y emociones compartidas.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Por Roberto Martínez (8.roberto@gmail.com)

Leonardo Pereira Gallardo tiene 36 años, trabaja como profesional desde los 19, es docente de secundaria en talleres en escuelas técnicas, comunicador especialista en generar contenidos publicitarios, y hace dos años y medio creó Ciudad Café, una comunidad integrada por decenas de personas que se juntan un sábado al mes con puntualidad suiza entre las 17 y las 20 horas para relacionarse y compartir su tiempo, experiencias y posibilidades de hacer negocios en conjunto, en los cafés más especiales de Buenos Aires. Se trata de una experiencia que siempre acaba siendo inolvidable por la calidad de los encuentros y por las actividades que desarrolla el grupo.

“Nuestra meta inicial en ‘Ciudad Café’ era llegar a cierta cantidad de seguidores, promover el grupo y generar acciones que enriquecieran la experiencia. Hoy promediamos entre 20/25 personas en general por reunión. Llenamos cada lugar al que vamos, y sabemos que tenemos una cantidad estable de gente que acompaña. Lo coordinamos con anterioridad con profesionalismo con los bares con los que coordinamos con 15 días de anterioridad cada encuentro. Todo transcurre en un marco de respeto y convivencia entre nosotros y con la gente que nos recibe”, explica Pereira Gallardo en diálogo con El Café Diario en un lugar muy particular: ‘El Café Negro’, legendaria cafetería que nació hace 91 años (en 1928) ubicada en Avenida Corrientes 1669.

Modelo de negocio

“En 2019 hemos realizado 33 encuentros. ¿Por qué sábado y en ese horario? Porque es un día en el que todos los integrantes de la comunidad pueden venir. El domingo nadie tiene muchas ganas de moverse. Probamos una vez y nos dimos cuenta. Y en la semana cada persona está pendiente de su trabajo y obligaciones. Al principio hubo gente en las cafeterías que descreía de nuestra iniciativa y alegaban que el sábado es el momento en el que tienen más lleno el lugar. “Vos me estás pidiendo la sala y me estás diciendo que vas a venir con 20 o 25 personas pero no sabés si van a venir todas…”, nos decían. Si bien en algún lugar se sorprendieron porque cumplimos con nuestra palabra y no se encontraban en condiciones de dejarnos entrar, hace mucho tiempo ya que se dieron cuenta de que íbamos en serio y ahora nos reservan las plazas y el horario”, narra Leonardo Pereira Gallardo, quien se enorgullece también por atesorar una experiencia interesante en el periodismo, que le dio la posibilidad de ver publicadas entrevistas suyas a artistas norteamericanos en editoriales de Estados Unidos.

¿Qué modelo de negocio han trazado para Ciudad Café?

La intención que tenemos con Cecilia Santiago, mi socia, es aumentar en 2020 el flujo de personas que integran nuestra red y organizar encuentros más específicos, ya no gratis sino pagos, que involucren la cata de café, alguna cata de té, la presencia de sommeliers que expliquen en qué consiste su trabajo y orienten a nuestra comunidad respecto a los sabores que encontrarán en cada establecimiento al que concurrimos, ya que tienen concepto y especialidad propia como ocurre acá en ‘El Gato Negro’. La idea es que un barista, un sommelier o un bartender que trabaje con café y con tragos desarrolle sus secretos. Esto forma parte del proyecto 2020. Nuestra idea es ser referentes en esta materia. Ahora queremos crecer a base de alianzas y no perder lo que tenemos. Queremos que la gente siga viniendo y continuar funcionando como nexo en este espacio. A mi socia y a mí nos hace bien también esta iniciativa. La idea es buscar la rentabilidad.

¿Con el café específicamente?

No sólo al hablar de café, sino centralizar la experiencia en formar parte de una comunidad que desea coincidir en un lugar puntual y vivir experiencias especiales que conecten con las emociones de sus integrantes. El café es un conector que aparece, como suele pasar, pero sino lo hará otra bebida porque a todo el mundo no le gustan las mismas cosas. Sí está bueno relacionarse y descubrir puntos en común. El café llama a la charla. Cuando uno se quiere juntar con un amigo, o quiere iniciar una relación cortejando a alguien, o hacer un negocio, o desea reunirse con amistades a las que hace tiempo que no ve siempre apela al “ché, ¿vamos a tomar un café y charlamos?”.

Originalidad vs birrerías

Las cervecerías artesanales se han puesto de moda de un tiempo a esta parte, ¿con los cafés pasa lo mismo?

Hay cafeterías que se han puesto muy lindas, se han puesto muy de moda, y las birrerías son todas iguales. Que me perdonen los fanáticos, pero es así, todas las birrerías artesanales, y cuando digo todas, me refiero a todas, son iguales. Las cafeterías, en cambio, todavía buscan tener su propio concepto. ‘El Gato Negro’ tiene 91 años (nació fruto de una idea del aventurero español Victoriano López Robredo, quien mudó su negocio de venta de especias La Martinica a un lugar más amplio para agregarle la cafetería y replicar el café romántico ‘El Gato Negro‘ de Madrid que frecuentaba el famoso dramaturgo y productor de cine Jacinto Benavente) y mantiene su personalidad propia aunque han pasado tantos años. Esto lo convierte en fascinante. Y otros lugares también tienen un áurea especial.

tags
Leonardo Pereira Gallardo, junto a una de las encargadas de El Gato Negro.

¿Hay un momento especial que hayan vivido en una de sus reuniones?

Las cafés notables son hermosos por el lugar en general. Muchos de estos son muy pintorescos, algunos no tienen tan buen café. Algunos te sirven el café más quemado, más como lo tomabas en el cafetín de tu barrio, pero el lugar vale la pena. Entonces el encuentro es distinto. Nos pasó en el último, el Atelier Art Café, al cual la gente sí, va a tomar un café, pero en realidad concurre para hacer otra cosa, en este caso dibujar. Entonces tenés mesas con lápices, hojas, y demás. Cada persona convierte el momento en una experiencia única e inolvidable porque conecta con sus emociones y hasta parece que regresa a otro tiempo de su vida.

Dibujos, magia, encuentro

¿Cómo es eso?

Me fui a un costado y vi al grupo. Había 35 personas que estaban dibujando porque se coparon, porque se conectaron. No les interesa tal vez dibujar en el día a día, pero ahí estaban todos dibujando. En una mesa un grupo quedó en dibujar todos lo mismo bajo una consigna común. Lo mismo pasó en otra… Eso fue en Palermo y cerramos el año ahí. Vinieron varias personas que hacen reviews de café. Cuando empecé en esto me dije “tengo una idea espectacular”, pero al tiempo me di cuenta de que no era el único porque había gente que aunque no tuviera la misma idea, tenía otra parecida. El asunto era no ponernos a competir entre nosotros sino juntarnos, conocernos y sumar buena onda. Vinieron varios blogueros con muy buena onda, y la pasamos muy bien.

Gratificante.

Mucho. Estamos en todos los detalles. Yo trato de hablar con el dueño de cada lugar, o en su defecto con el encargado, para conversar y que me conozcan. Nosotros llenamos el lugar y la gente consume porque si bien parrticipar de cada encuentro es gratuito, la consumición no lo es. Entonces, cuando ven que uno cumple y que las reuniones se celebran con un nivel de alto de aceptación y de empatía, con la posibilidad incluso de hacer negocios, nuestra marca crece. A todos nos sirve. Al café, a cada persona que viene, y a nosotros porque nuestro proyecto aumenta su difusión. Esto es como ir a cualquier boliche con la diferencia de que no tenés que pagar la entrada sino lo que consumís adentro, y charlás con gente, amigos, con quien quieras.

¿Siempre sucede en los Cafés Notables?

No siempre vamos a los cafés notables. Vamos también a las cafeterías de especialidad en las que los baristas hacen Arlate (el dibujo en el café con leche), también hemos ido a pastisseries, donde el café es un acompañamiento de la comida, o boulangeries… Hay un montón de otros conceptos, en los que el café es el elemento vinculante o central, pero en realidad hay algo, otra cosa, que hace especial a cada lugar, no necesariamente el café.

Cuestión de olfato

¿Alguna otra experiencia que pueda recordar ahora?

Con Café Registrado hicimos un encuentro especial basado en una experiencia sensorial hace un año y pico. La dueña le puso a quienes vinieron distintos aromas y gustos en vasos sin nombre para que los empezaran a oler y familiarizarse, y les dio una hoja para que fueran anotando qué especias o productos les parecía que tenían delante y cómo los habían maridado con el café. Después de la experiencia ella se sentó y contó que lo primordial en esta cata es tener un buen olfato y poder entrenarlo, porque el olfato también se entrena. Esa experiencia estuvo muy interesante.

Café y aventura.

Yo en esto empecé pensando en que no podía ser que me dijeran que Buenos Aires era la ciudad de los cafés y que yo sólo conociera tres. Así que hemos ido creciendo hasta convertirnos en lo que somos hoy. Se ha sumado mucha gente, aunque es cierto que esto comenzó basado en una inquietud propia, no a partir de una idea comercial como suele pasar. La convocatoria la hacemos a través de las redes sociales. Instagram, Facebook. Arrancamos con nuestros amigos, y se fue ampliando el espectro porque hubo gente que se fue enterando y quiso empezar a venir. Es hermoso ver cómo la gente renueva su compromiso con nosotros mes a mes y cómo se preocupan cuando no pueden venir. No pasamos lista ni mucho menos, la gente viene cuando puede pero resulta muy estimulante que las personas se lo tomen así, como un espacio propio para la creatividad y para relacionarse. Al principio lo organizábamos cada 15 días pero vimos que era demasiado y ahora lo hacemos una vez por mes porque hacer las cosas bien lleva tiempo.

Cultor del Marketing Digital desde hace 7 años, Leonardo Pereira Gallardo degusta otro sorbo de su café con cúrcuma y ensaya una recomendación para jóvenes colegas: “la actividad hoy en día está virando. El Community Manager debe saber muchas cosas, no sólo cómo postear sino cómo rentabilizar los contenidos y manejar presupuestos de publicidad. Incluso debe conocer algo de programación web. Yo estoy más por la parte de Content Manager y me enfoco en Big Data”. Café, cooperativismo y relaciones sanas. Una gran propuesta para salir de la virtualidad y reconectar con las personas sin la presencia nociva de artefactos electrónicos que distraigan.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *