tags

CFK y el código emocional

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos CFK, Cristina Fernández de Kirchner presenta su libro ‘Sinceramente’ en San Martín, Mendoza y protagoniza el acto político más convocante de los últimos 4 años.

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

Por Ariel Robert (arielrobert1@gmail.com)

Si aquello que al prójimo le agrada y moviliza a uno le disgusta, lo perturba y le repugna, la posibilidad de acuerdo es inaccesible. Será estéril pretender un resultado favorable en una confrontación de ideas, porque las ideas, sabemos, siempre cuentan en su ADN con los sentimientos, formados de creencias, vivencias, percepciones, cultura, aspiraciones. En resumen, los sentimientos agrupan y son el material de todo eso que conforma un prejuicio. Y ahí está CFK, Cristina Fernández de Kirchner.

El 26 de julio, en San Juan, la candidata a vice presidenta (o vicepresidente, como sólo admitirán los puristas de la RAE) lideró un acto. Se cumplían 67 años de la muerte de EVITA. María Eva Duarte de Perón difícilmente pueda explicarse en pocas líneas. Pero en esta actualidad en la que los eslóganes reemplazan a los conceptos, diremos que fue la “abanderada de los pobres”, y “los pobres”, antes de 1945 como ahora, son mayoría. O sea, es ese “prójimo” al que a muchos individuos los incomoda.

El 27, sin alguna fecha icónica que la respalde, Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner, presentó su libro en el Auditorio Francisco, de la ciudad de San Martín, en Mendoza, y como en otras ocasiones, junto al escritor y periodista Marcelo Figueras.

tags
Cristina Fernández de Kirchner, durante la presentación de su libro ‘Sinceramente’
en San Martín, Mendoza.

Perón, Evita, Francisco, Cristina

El auditorio, una edificación confortable, construida hace escasos 8 años, se enclava dentro del predio “Francisco”. Francisco en alusión al único (¿primer?) Papa argentino.

Mismo predio en el que se presentó el Indio Solari, junto a su banda ‘Los fundamentalistas del Aire Acondicionado’ en dos ocasiones. Misas atiborradas de feligreses tan fieles que no reclamaron por el pésimo sonido ni por las deficitarias imágenes.

Volvemos al lugar. Esta vez no era el rock sino la política contenida en un texto. Un libro impreso. No dudo que el ejemplar que más copias ha necesitado en la historia bibliográfica de la Argentina. Sinceramente.

Una liturgia distinta. Sin la Marcha. Escasos escudos. Imágenes de Perón y Evita, sólo las necesarias. Choripán, sí, pero también pollo al disco y una cocina bastante sofisticada.

Ausencia de los tradicionales colectivos. Miles de vehículos particulares, decenas de miles de personas. Familias. Grupos de amigos. Imposible evitar la analogía con un concierto de rock. De rock pero no “fierita”, más bien, similar a las presentaciones de Roger Waters en River.

Eficiente método de ingreso. Todo delimitado. Invitados especiales. Prensa. Autoridades. Público general–simpatizantes (eso a lo que antes solíamos denominar “pueblo”).

Exacto para el uso del huso horario en Mendoza. La convocatoria decía hora 15 y comenzó a las 16.

Pasado, presente y futuro. Ficción y realidad. Militantes y conversos. Dúctiles periodistas y periodistas insobornables. Como en todo acto. Amigos. Conocidos. Enemigos de otros tiempos (pasados y/o futuros).

Inevitable en la crónica describir la presencia de algunos colegas. Algunas, también. Ex colaboradores -jamás compañeros, y no lo digo por cuestiones de jerarquía, se entiende- que se desviven juzgando y sentenciando a la autora del libro ‘Sinceramente‘, y que ahora, no aplaudían con las manos, pero tampoco gritaban con la misma exasperación que suelen hacer frente al micrófono en esa circunstancia mediada.

Dirigentes políticos Postulantes. Ex funcionarios. Líderes gremiales. Muy respetables, algunos, compartiendo filas con esta casta de personajes indescifrables–periodistas, titulares de medios, relacionistas, en las ubicaciones de privilegio para ver, escuchar y -cómo no- sentir las expresiones de esta ex presidenta.

tags
La imagen representa fielmente lo que los medios hegemónicos de Argentina que viven de la pauta oficial buscan causar entre la gente hacia todo lo que tenga relación con CFK.

Sinceramente

El libro. Buena excusa. La página 333, suficiente argumento para traernos a este presente en el que inclusive un ortodoxo de la economía como Guillermo Calvo se anima a preferir a esta fórmula de efe antes que al de la m al cuadrado. Y así lo hizo notar Cristina Fernández de Kirchner en la presentación del libro.

Mientras un ex funcionario del gobierno de (José Octavio) Bordón, ahora periodista, hace esfuerzos extraordinarios para seguir demonizando en el diario impreso a la fórmula Alberto FernándezCFK, la propia Cristina saca a relucir el título del mismo matutino (único diario actual en Mendoza), Los Andes, adonde se destaca la pérdida de empleo. Empleo que según declaraciones del primer mandatario provincial –Alfredo Cornejo– ha aumentado.

Intento clarificar. El Gobernador Cornejo, en un programa televisivo local, frente a dos periodistas conductores, pronunció ese dato. Incremento de 26 mil puestos de trabajo. En el otro rincón, diario Los Andes, dato aludido por CFK, se ha producido una pérdida de 1.365 puestos ¿será la matemática que se ha convertido en una pseudo ciencia elástica y también queda supeditada a la intención electoral?

La voz de un (Bill) Clinton imaginario nos diría “no es la aritmética, es la interpretación de dirigentes, según de qué lado de la grieta se ubique y la impunidad periodística, o sea, es la política, estúpidos”.

Hubiese cabido algo de pogo en el acto, pero el estilo siempre moderado de los mendocinos impide que algo se salga de su cauce.

De las 594 páginas de ‘Sinceramente’, escasa mención. Sí números y comparaciones. Precios y medios. La explicación sobre los términos pindonga y cuchuflito, al que ahora le sumó cadorna.

Los mega medios, esos que señalan lo peligroso que sería que regrese al poder CFK son los que eligen destacar del acto en Mendoza la -poco feliz- frase con la que la ex mandataria ironizó sobre la amenaza que pendía sobre los destinos del país si ganaba el peronismo, eso de “ser Venezuela”, declarando que ahora sí nos parecemos a Venezuela pero por la carencia de alimentos.

tags
El odio como negocio. El odio hacia todo lo que esté vinculado a Cristina Fernández de Kirchner. Esto es lo que buscan inocular los medios que dependen del poder para continuar existiendo. Pero Mendoza fue una fiesta en el acto político más convocante de los últimos 4 años.

Tono, brevedad, precisión

El tono moderado y la brevedad en la extensión discursiva no son gestos suficientes para que los detractores cotidianos, insistentes y redundantes, alteren sus posiciones ni sus hostilidades. Si acaso la violencia engendra violencia, la serenidad y morigeración no propician el cese de agresiones.

Podemos constatar que la amabilidad con que fueron tratados los “anti” en la presentación de ‘Sinceramente’, aportan una dosis de sensatez y corrección, que en nada contribuye para atenuar la persistencia del fastidio que elocuencia el séquito de comunicadores que dedican sus espacios periodísticos como laboratorios y quirófanos oficialistas.

El repaso fugaz por los indicadores económicos de la actual gestión sirvió para que Cristina manifestara una duda profunda que seguramente comparten muchos compatriotas. Los yerros en las decisiones del gobierno ¿evidencian incapacidad grosera o acaso esconde un propósito para beneficiar en exceso a los sectores financieros y perjudicar a la producción, a la industria y en definitiva, al pueblo?

Que la agencia Bloomberg, el propio FMI, Moody´s y los principales medios internacionales como la BBC, el Wall Street Journal, el New York Time destaquen que la performance argentina en relación a su economía es pésima, con suerte ocupara efímeros momentos y pequeños espacios en los medios, pero la deformación interpretativa de lo que significa “segundas marcas” y la repetición hasta el hartazgo de lo grave que es la pronunciación de esos términos, acaso vulgares, puede acompañarnos hasta las elecciones.

Invierno convertido en verano

Elecciones. De eso se trata. Cada vez más difícil. Porque no siempre es evidente la finalidad que buscan las empresas de comunicación. Y sabemos de la potencia que tiene la reiteración incesante de un concepto. Tampoco es muy esclarecedora la oferta programática de los partidos políticos, y además, la sobredosis de denuncias que existen -más allá de la entidad y veracidad de las mismas- nos ponen a los ciudadanos de a pie en una posición peor que incómoda, amenazante. He llegado a temer que en vez de un elector que presume conocimiento y no sufre de indecisiones a la hora de votar, soy un cómplice o -peor aún- partícipe de una asociación ilícita.

Imposible precisar en números la cantidad de asistentes en el predio. Sí se puede decir sin temor a errarle que ha sido el acto político más convocante de los últimos cuatro años.

Las nubes no conspiraron y se fugaron para darle lugar a un cielo diáfano. Bajo un sol intenso y nutritivo en un invierno que se disfrazó de veranito, columnas de simpatizantes, militantes, curiosos y admiradores, completaron un paisaje político infrecuente. Alegre. Tranquilo y hasta festivo.

Sinceramente, un acto de esos que ninguna pantalla puede transmitir en todas sus dimensiones. Una atmósfera que permite respirar emoción, y que si queda algo de sensibilidad social, afecto por el otro y expectativa por nuestro país, le otorga una cuota de esperanza.

[Total: 8    Average: 5/5]

7 thoughts on “CFK y el código emocional

  1. Como bien dice Ariel Robert, CFK presenta su libro en San Martin Mendoza y protagoniza el acto político mas convocante de los últimos cuatro años.
    Magnifica nota. Gracias Ariel Robert.

  2. Inevitable poder hablar desde el resentimiento, fiel al estilo ARIEL ROBERT. Hiciste daño a mucha gente en el ex Grupo Uno, hiciste negocios con Serpa, Ortiz. Lo hiciste durante años, todos los sabían, menos los dueños del Grupo América, que pusieron total confianza en vos y te manejaste como si fueras el dueño. ¿Todavía te seguís preguntando por qué te echaron? ¿Por qué tanta ingratitud? ¿En serio, te lo preguntás todavía?Hoy te sentás a escribir resentido, porque nadie te da bola, porque la poca bola que te daban era por tu cargo jerárquico, no por tu persona. Sólo te bancan los fanáticos, iguales que vos claro, que no quieren ver más allá de la realidad.
    En fin, suerte con el pasquín, al fin estás desde donde tenés que estar. NO TE QUIERE NADIE.

  3. Por cierto, además de estar muy bien descripto y sensatamente observado, debo aplaudir a Ariel Roberts x la nota escrita. Sí, fue un placer escuchar y ver el mejor actor político en Mendoza. Más allá de los dos o tres vocablos, que en su sinceridad, CFK nos tiene acostumbrados, y que sabemos atajar el guante. Mucho más para decir. Pero me conformo conque algún buen periodista haya escrito lo esencial, que en esto, NO es invisible a los ojos! Gracias Ariel
    Irene A Flores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *