tags

Buscarita Roa, Abuela de Plaza de Mayo

Buscarita Roa, la Abuela de Plaza de Mayo y su nieta recuperada

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Buscarita Roa, Abuela de Plaza de Mayo, su historia, y la actividad de la ONG que localiza y restituye a sus legítimas familias a las niñas y niños desaparecidos por la última dictadura argentina.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

Chilena de nacimiento y argentina por adopción, una abuela de Plaza de Mayo cuenta su historia de vida en diálogo con El Café Diario. «Yo soy Buscarita Roa y soy madre de José Poblete, detenido y desaparecido el 28 de noviembre de 1978. Ese mismo día también secuestraron a su esposa Gertrudis Hlaczik y a su pequeña hija Claudia Poblete Hlaczik, que en ese momento tenía sólo 8 meses”.

Madre coraje

“Soy chilena, nací en una ciudad llamada Temuco, el 15 de septiembre de 1937. Pero me crié en Santiago de Chile porque mis padres murieron cuando yo tenía 3 años y mi tía me llevó a vivir con mi abuela. Estudié poco. A los 10 añitos tuve que empezar a trabajar. A los 13, 14 años, conocí a un chico, me enamoré y a los 16 tuve a mi hijo José Poblete, quien después desapareció en Argentina. Mientras el papá de José hacía el servicio militar, yo cuidé sola a mi niño y cuando volvió quedé embarazada de Lucy, quien hoy vive en Estados Unidos. Después él se enamoró y se casó con otra persona y yo me quedé con mis dos hijos. Trabajé mucho, en hospitales, en casas de familia. Tuve mucha fuerza de voluntad para seguir adelante. Hasta que encontré al amor de mi vida y con él nació Fernando. Pero me volvieron a dejar, así que crié a los tres hijos sola. Después conocí a quien fue mi marido y tuve a mis otros cuatro hijos. Con mi marido estuve 18 años y después nos separamos. Pasé las mil y una, pero debo tener mucha fuerza de voluntad para haber soportado todo eso”.

tags
Buscarita Roa, entre Delia Giovanola (izquierda) y Estela de Carlotto (derecha).

La desesperación

“Por supuesto, cuando yo los buscaba, los buscaba a los tres, porque desaparecieron juntos. Desaparecieron mi hijo, mi nuera y la niña de ocho meses. Yo salía a buscarlos a los tres. Los primeros días buscaba en soledad, y después, poco a poco, fui conociendo a las Abuelas. Buscaba en las Iglesias, en las comisarías, en los hospitales, pensando que fueron maltratados mucho y estaban en algún hospital. Incluso los buscaba en hospitales de enfermos mentales porque por lo que escuchaba que los militares estaban torturando a las personas que secuestraban. Me recorrí todo lo que pude hasta que me acerqué a Abuelas y Madres en la Plaza y me ayudaron con la búsqueda”.

Rastro y memoria

Buscarita viajó desde Chile a Argentina porque su hijo había tenido un
accidente. “Me vine en 1979 y si la búsqueda hubiera sido en Chile habría sido más compleja. Tenía un trabajo peligroso porque yo trabajaba en el Ministerio de Planeamiento, un edificio que quedaba cerca de la Casa de Gobierno. Yo era la supervisora de mantenimiento y de limpieza, tenía a los militares en el noveno piso. No sabía cómo actuar, porque uno piensa «ellos saben todo pero bueno, algunos sabrán mas, otros no». A mí no me molestaban pero salía de ese lugar y seguía buscándolos. Siempre me mantenía callada en el trabajo, y lloraba cuando estaba sola. Hasta que conocí a Clara Jurado que era una de las abuelas, y nos hicimos muy compañeras. Recorríamos toda la ciudad. Nunca encontramos nada, pero seguí yendo a Abuelas. Empecé a ir día por medio. Hasta que pasó el tiempo y no sucedía nada. Así, me quede definitivamente con las Abuelas y colaboraba en lo que podía».

tags
Imagen de las Abuelas de Plaza de Mayo a finales de los ’70s.

El reencuentro con Claudia

Buscarita Roa describe cómo fue el proceso de búsqueda. “Fue pasando el tiempo, seguí colaborando con Abuelas. Habíamos mandado hábeas corpus con mi consuegra, sin embargo las cartas nunca llegaban, las quemaban. Todo era una burla. Entre esas idas y vueltas mi consuegra se suicidó. Me quede sola, y el abuelo se integró conmigo con el correr del tiempo”.

«En el año 2000 encontramos a Claudia, tenía 21 años cuando la encontramos. Realmente fue una alegría enorme. Tuvimos que llevar el caso a Tribunales de Justicia y en ese lapso no quería saber nada. Cuando vino el juez, se presentó como Claudia Poblete, le habían puesto María Mercedes Landa, pero ella cambio su actitud y dio su verdadera identidad. Eso no quiere decir que no estuviera enojada, porque al principio no quería relacionarse con nosotros. Ella no dudaba de que podía haber sido adoptada porque sus padres eran mayores, pero nunca supuso que fue robada”.

La relación se fue afianzando entre Buscarita y Claudia cuando ella empezó a trabajar en las Torres de Madero. A lo largo del tiempo se unieron cada vez más.

«Pasaron seis años hasta que la relación pudo reconstruirse. Un día, en mi casa, sentadas en el sillón, ella se paró y nos dimos el primer abrazo. Y me dijo “gracias abuela por haberme buscado y por darme mi verdadera identidad”. Pero no fue fácil. Imagínate que a esa altura de tu vida te digan que tus padres son otros. La cabeza se te parte” .

tags
Las Abuelas de Plaza de Mayo, comunicando el hallazgo de un nuevo nieto recuperado.

Más verdad, más memoria, más justicia

Buscarita detalla su trabajo en Abuelas de Plaza de Mayo: «Yo me ocupó de hacer archivo de documentos y creo que es importante. Nunca sabes si la computadora se va romper, por eso no hay nada tan certero como el papel».

Los nietos que fueron recuperados hasta el día de hoy son 130. Las Abuelas de Plaza de Mayo realizan entrevistas personales y la búsqueda es confidencial. El trámite de búsqueda se puede iniciar solicitando una investigación a la Comisión Nacional por el Derecho de la identidad. Al finalizar la entrevista se realiza un ADN comparativo con los grupos familiares de desaparecidos que se conservan en el Banco Nacional de Datos Genéticos.

“Nosotras seguimos funcionando igual. El trabajo ha sido importante porque buscamos personas con vida, buscamos a nuestros nietos.”

[Total: 3   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *