tags

«Burak viene a movilizar al lector»

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Dana Babic presenta Burak, revista literaria y proyecto audaz en el contexto de precariedad de la industria gráfica. Vida y obra de una amante del libro.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Mirtha Caré (eme.elcafediario@gmail.com)

Durante muchos años, Dana Babic (Avellaneda, 1972) trabajó en una reconocida agencia literaria. Actualmente se encarga de difundir libros y acciones en una próspera editorial independiente, forma parte del equipo del programa radial ‘Kriminal Mambo’ (AM 530) y realiza colaboraciones para ‘Entre Vidas’, un espacio virtual destinado a la difusión de obras y artistas de diferentes ámbitos. Ahora se prepara para salir al ruedo con una nueva revista literaria: ‘Burak’. Sobre estos temas conversa con El Café Diario.

¿De qué se trata su nuevo proyecto, y qué fue lo que la motivó?

Estoy trabajando en la realización de una revista literaria y artística de nombre Burak. Y que saldrá en unos meses en formato papel. A los 13 años tenía un cuaderno universitario lleno de recortes culturales. Los seleccionaba de los suplementos ‘No’, de Página 12 y el ‘Sí’, de Clarín. Era mi propia revista.

¿Por qué en papel?

Porque amo el papel, porque leo en papel, me gusta sentirlo, olerlo. No podría hacer una revista online sin haberla hecho antes en papel.

tags
Dana Babic, durante este verano.

Borges como punto de partida

¿De dónde surge el nombre?

La revista se iba a llamar Sputnik, pero los rusos me tiraron de las orejas. No me dejaron usarlo. Ya tenía las redes sociales listas, el logo, el diseño… También, había iniciado los trámites del registro, pero me demoré un día para completar todo. Cuando intenté retomar el papelerío, me encontré con que un multimedio ruso llamado Sputnik, a través de un estudio de abogados de acá, había registrado la marca. Y lo hizo en varias categorías, con lo cual, yo no podía ni mencionar el nombre en voz alta. Así que, sin plan B, me tomé un tiempo para pensar. Uno de mis colaboradores me sugirió buscar inspiración en El libro de los seres imaginarios, de Jorge Luis Borges. Y ahí estaba Burak, me encantó.

¿Cuál es el objetivo de esta revista?

Lo que me propuse es generar un nuevo espacio cultural independiente que renueve el aire, descubrir y redescubrir voces. Importunar al lector a través de notas y secciones que lo movilicen.

¿Quiénes pueden participar y de qué manera?

Pueden participar autores de todo el mundo. Hay consignas, depende de la línea editorial de cada número. La convocatoria se hace a través de las redes sociales.

¿Cómo se financia?

Al ser una revista de distribución gratuita se financiará mediante la venta de espacios publicitarios relacionados a la actividad.

¿Cómo se podrá acceder a la revista?

Van a poder encontrarla en librerías, centros culturales, bibliotecas y espacios de arte. También en cafés literarios, talleres de escritura y ciclos de lectura.

Parece que fue ayer

¿A qué recuerdo asociado a la literatura le gusta volver?

Tengo una imagen grabada en la memoria, se trata de la biblioteca familiar. En los estantes más altos mi madre guardaba los libros para grandes. Como ella trabajaba todo el día, mi hermana y yo nos quedábamos con mi abuelo. Entonces, cuando él dormía la siesta yo aprovechaba: cada tarde acercaba el banco de algarrobo del comedor, que pesaba más que yo, y en puntitas de pie lograba sacar algunos.

tags
La creadora de Burak, nueva revista literaria.

¿Cómo cuáles?

‘El libro de Manuel ‘ o ‘Bestiario‘, de Julio Cortázar. La poesía de Julia Prilutzky Farny, Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik… Recuerdo que lloré como una condenada con la novela de amor ‘Love Story ‘ y todavía no había dado mi primer beso real. También logré alcanzar y leer ‘El último tango en París’. En ese momento tenía 12 años. Me voló la cabeza.

Un libro con una historia muy fuerte. ¿Qué le provocó?

‘El último tango en París’ fue una apertura emocional. La violencia, el amor, la obsesión. Lo que me impactó fue haber entendido la historia siendo tan chica. Me indignó y fascinó al mismo tiempo.

Después de esa época, ¿cómo sigue el camino de la literatura?

Me crie rodeada de arte: mamá pintaba, hacía artesanías; papá leía de todo, mi casa estaba llena de pinturas y libros. Mis padres, de jóvenes, fueron grandes lectores.

Por lo tanto, el camino fue natural. Pero hubo algo que me convenció de que esto era a lo que me quería dedicar. A los treinta años empecé a trabajar de secretaria en la agencia literaria de Guillermo ‘Willie’ Schavelzon (editor, librero y agente literario argentino), fue él y todo lo que hacía con escritores muy grosos y sus libros lo que me llenó de amor por la literatura. Aprendí tantas cosas que siempre voy a estar muy agradecida.

Libros amigues y pendientes

¿Hay algún libro que le guste tener siempre a mano?

¡Ay! Muchos. Julio Cortázar y sus cuentos completos, cuando no tenía tanta lectura pendiente solía agarrar este libro y abrirlo en cualquier parte. Siempre sentada en la mesada de la cocina. Últimamente tengo a Roland Barthes bien cerca, también mis libros de filosofía.

¿Se subrayan los libros?

Sí, se subrayan, se marcan, se escribe en los márgenes. Hace tiempo consideraba al libro como un objeto preciado, iba a las librerías y los agarraba despacito, los olía, sonreía, siempre los cuidé demasiado. Pero desde que parte de mi trabajo es leer mucho, empecé a sacarle un poco de intensidad al tema y me permití subrayarlos, eso sí, con lápiz. No me animo a usar birome todavía.

tags

¿Tiene pila de pendientes?

¡¡Jajaj!! Una pila enorme que está a punto de colapsar. Voy a nombrar algunos para que no sea la lista interminable: Paul Auster, Julian Barnes, Anaïs Nin. De acá Federico Kukso, Inés Garland, Dolores Reyes, Kike Ferrari… etcétera por cien.

¿Cómo llegan esos libros a usted?

La mayoría de los libros que tengo en mi biblioteca están ahí por mi inevitable presencia en las librerías. Soy tan fanática de ellas que sueño con vivir y trabajar en una. Ahora realizo tareas de difusión de lectura para una editorial y colaboro como reseñadora en varios sitios, por lo que me llegan muchos ejemplares de prensa.

¿Tiene alguna manía asociada a la lectura?

Algunas cosas: no puedo salir de una librería sin haber comprado un libro, es inevitable. Tengo la costumbre de leer el final de cada ejemplar que llega a mis manos, leo la última hoja o el párrafo final. Leo varios libros a la vez, esta manía se incorporó cuando empecé a trabajar en el ambiente literario.

¿Qué temas o géneros le resultan más atractivos?

Me gustan las novelas y los cuentos, a la poesía la descubrí hace relativamente poco, algunos libros me encantan y otros no los entiendo. El libro me tiene que generar alguna reacción, no importa si es una novela de amor o cuentos fantásticos. Hasta hace poco odiaba el terror, porque funciona conmigo, me da pánico, me da asco, siento miedo. Sin embargo, ahora leo terror; nunca jamás voy a pagar una entrada de cine por una película de ese género, pero compré libros que me asustan. Nada es para siempre.

Una última pregunta: ¿mate sí o mate no?

Mate sí, mate siempre, aunque ahora no podamos compartirlo por un motivo de prevención a causa de la pandemia que estamos sufriendo. Cuando estaba en casa solía dejar el fuego prendido todo el día e iba cambiando la yerba. Vivía a mate, ahora no tanto. Igual sigue siendo una fiel compañía a la hora de sentarme a leer.

[Total: 6   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

5 comentarios en “«Burak viene a movilizar al lector»

    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario!
      💜 me emocioné.
      Amar lo que uno hace, tener sueños, trabajarlos. Disfrutar.
      Un abrazo virtual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *