Un boicot a Facebook busca frenar los mensajes de odio

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Más de 200 multinacionales han retirado su pauta de Facebook en respuesta a un pedido de organizaciones que buscan frenar la proliferación del discurso de odio.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Gabriela Previtera (gabyprevitera@gmail.com)

En las últimas semanas, más de 200 empresas multinacionales han decidido quitar la pauta publicitaria de Facebook, haciendo que el gigante de la comunicación pierda gran parte de sus ganancias. Este boicot publicitario busca que la red social tome medidas ante las expresiones del discurso de odio.

Facebook es la segunda plataforma de anuncios en el mundo, por detrás de Google, con un ingreso anual por publicidad cercano a los 69.700 millones de dólares. Esa salida masiva impacta en las acciones de la compañía estadounidense en la bolsa. La presión por recuperar a los anunciantes ha llevado a Mark Zuckerberg, fundador de la red social, a endurecer sus políticas de moderación de contenidos.

Un pedido ante los mensajes de odio

El asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd por abuso de fuerza policial ha dejado de manifiesto el discurso de odio que hay en las redes sociales. No es una problemática nueva, ya que desde hace años el anonimato aparente que permiten estas plataformas le ha dado un lugar para explayarse a gusto a los defensores de estas ideas.

El boicot publicitario se produce tras el pedido de apoyo a los auspiciantes realizado por diferentes organizaciones defensoras de los derechos humanos y antirracistas . Bajo el lema #StopHateForProfit  (basta de odio para obtener beneficios), la campaña busca que Facebook tome medidas concretas y efectivas para solucionar el problema.

«El racismo, la discriminación y las declaraciones racistas no deben tener lugar en nuestra empresa ni en nuestra sociedad«, manifestó la compañía alemana Adidas en un comunicado a la agencia de noticias AFP. Puma aseguró que «es esencial» para la marca que todos sus socios defiendan sus «valores fundamentales y se opongan al discurso de odio«.

Algunas empresas aclararon que la decisión de retirar las pautas publicitarias no responde a la solicitud de esas organizaciones, sino a la intención de que Facebook logre «una mejor regulación» del contenido que publican sus usuarios.

Así lo precisó James Quincey, CEO Global de Coca Cola, en un breve comunicado en el que agregó que «no hay lugar para el racismo en el mundo» ni «en las redes sociales». Además, exigió «mayor transparencia y responsabilidad» en suprimir contenidos que inciten al odio.

La respuesta de Facebook

Facebook ya anunció que colocará avisos de advertencia en aquellas publicaciones que decida no eliminar de la plataforma. También prohibirá mensajes de odio. De hecho, el 18 de junio, la red social retiró anuncios de campaña de Donald Trump porque la publicación contenía un triángulo rojo invertido, símbolo con el que los nazis marcaban a los presos políticos en los campos de concentración.

tags
Mark Zuckerberg, uno de los fundadores de Facebook.

«Hemos borrado estos anuncios porque violan nuestra política contra el odio organizado«, explicaron desde Facebook. El presidente estadounidense utilizó ese distintivo para referirse a los manifestantes que salieron multitudinariamente a las calles exigiendo justicia por George Floyd.

Esos movimientos antirracismo que se replicaron en el mundo, han puesto de manifiesto un problema que lleva años instalado en las redes sociales. Sin embargo, hasta ahora, los CEO de Facebook y Twitter habían evitado asumirlo.

Aunque el impacto económico por la pérdida de auspiciantes es menor, desde la red del pajarito han decido ocultar comentarios de Trump y reducir el alcance de sus mensajes. Esto desató la furia del mandatario, quien firmó un decreto para cambiar la regulación de las redes sociales e impedir que «censuren» o «maltraten» a sus usuarios.

Qué sucede en Argentina

La falta de legislación o de organismos que regulen la actividad en las redes sociales, sumada a la sensación de anonimato que tienen los usuarios en estas plataformas, pueden ser los principales motivos por los cuales se publican mensajes con contenido violento, que fomentan el odio y que vulneran los derechos de otras personas.

Según un informe realizado por la consultora Kantar, la navegación en internet aumentó el 70% durante el confinamiento y la participación en redes sociales se incrementó en un 61%. Tomando como base estas cifras, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) asegura que también se registra un aumento en las prácticas discriminatorias, especialmente a través comentarios «estigmatizantes» y de odio en las publicaciones.

«La identidad de género ocupa los primeros lugares«, sostiene el informe realizado por el Observatorio contra la Discriminación en Internet del INADI. El estudio se elaboró sobre la base de las denuncias recibidas por situaciones de estigmatización y discriminación en redes sociales y medios digitales.

El vacío legal existente en el ámbito de internet y la necesidad de establecer reglamentaciones adecuadas que sancionen este tipo de discursos que fomentan el odio, es un desafío importante que enfrenta la sociedad.

Tal como dicta la Constitución Nacional «todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión«, pero cuando esa libre expresión se utiliza para incitar al odio, discriminar minorías o vulnerar los derechos de otros, se convierte en discurso de odio.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta