Boca, River y Racing, con todo a por la Copa Libertadores

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Las posibilidades de Boca, River y Racing en la Copa Libertadores antes de enfrentar a Internacional, Paranaense y Flamengo en los octavos de final.

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Federico Esteban (federicoeest@gmail.com

Los cruces entre las selecciones de Argentina y Brasil, sean en competencias oficiales o amistosos, siempre han logrado atraer las miradas del mundo entero. Sea por sus disputas de jerarquía o por su choque de estilos futbolísticos, Argentina y Brasil, cuando se enfrentan, tienen asegurado un público listo para observar.

Pues bien, en los próximos octavos de final de la Copa Libertadores de América, Argentina y Brasil jugarán entre sí no una vez, sino tres. Los partidos entre Boca Juniors-Internacional de Porto Alegre, River Plate-Atlético Paranaense y Racing Club-Flamengo alimentan, con toda la rica historia que acarrean cada uno de ellos -algunos más, otros menos-, una instancia de Copa con argentinos y brasileños, listos para verse las caras una vez más. 

tags

El sorteo le ha dado forma a ciertas certezas para el futuro de la Copa Libertadores. Además de los choques mencionados, también jugarán Guaraní-Gremio de Porto Alegre, Liga de Quito-Santos, Independiente del Valle-Nacional, Delfín-Palmeiras y Libertad-Jorge Wilstermann. 

Como se observa, seis de los siete equipos brasileños que comenzaron el torneo, continúan firmes. Sólo Sao Paulo se quedó eliminado en la fase de grupos ante la fuerte competencia de su zona, compartida con River y Liga. Un síntoma del poder que aglutina Brasil en Sudamérica.

Mientras que del lado argentino, Boca, River y Racing han coleccionado 11 títulos como reyes de América. Una demostración de lo que representan, a pesar de que muchas veces la historia y la actualidad no cuajan. 

Así las cosas, teniendo en consideración el nivel excelente mostrado hasta aquí por Liga Universitaria de Quito y la peligrosidad que representa enfrentar a Jorge Wilstermann como todo conjunto boliviano que se hace fuerte en la altura, pareciera que los brasileños y los argentinos son los principales candidatos para quedarse con la Copa.

Por jerarquía, rendimiento e historia, son ellos los que llevan las chances de ganar. Sin embargo, el Xeneize, el Millonario y La Academia pueden quedar eliminados de un tirón, al mismo tiempo, y frente a adversarios brasileños.

Boca tiene con qué

El conjunto de Miguel Ángel Russo tiene hambre y le apunta a la Copa Libertadores. Tras las eliminaciones que sufrió frente a River, su rival de toda la vida, tanto en la final perdida en 2018 en Madrid, como en la semifinal de 2019, el Xeneize busca denodadamente volver a coronarse y tiene herramientas y aptitud de sobras. 

tags

Con un Carlos Tévez física y futbolísticamente en su mejor momento desde su regreso de China, con la guía de Miguel Ángel Russo, un técnico que tiene en su currículum la experiencia de haber ganado como auriazul la competencia en 2007, más la consolidación del equipo tras el título nacional conseguido en marzo de este año, Boca sabe que, esta vez, es su momento. Ganar la Libertadores después de trece años, se ha convertido en una obsesión.

Ahora bien, delante no habrá ningún conjunto de segunda categoría. Internacional, dirigido por Eduardo ‘Chacho’ Coudet, clasificado segundo en el Grupo E y primero en el Brasileirao, promete representar a Brasil de la mejor manera. Los choques, programados para el 25 de noviembre y el 2 de diciembre, serán, a priori, los más parejos en comparación con los de River-Paranaense y Racing-Flamengo.

Aún con una defensa que no transmite firmeza -sobre todo, por los costados y a las espaldas de Frank Fabra y Julio Buffarini-, el equipo de Russo cuenta con estandartes. En la valla, Esteban Andrada; como explosión ofensiva, Eduardo Salvio; como nivelador en el medio, Pol Fernández; en la conducción, Edwin Cardona y en el corazón, Carlos Tévez.

Gallardo, en su salsa

River busca agregar éxitos a sus vitrinas tras los títulos que consiguió en 2015 y 2018. Marcelo Gallardo ha conseguido algo quizá más difícil de lograr que sus conquistas en la Copa Libertadores. Convencer a sus jugadores y prorrogar la ambición, aún con las modificaciones que está obligado a gestionar al frente del plantel. Es conocida la gran virtud del ‘Muñeco’: pragmático, se adapta a cualquier circunstancia y maneja un catálogo amplio de variables tácticas y estrategias a elegir según el desafío que le plantea cada partido. 

tags

Desde el segundo semestre de 2014 no hay un estilo marcado en el River que conduce Gallardo. La eliminatoria contra el Paranaense, el 24 de noviembre y el 1° de diciembre, les exigirá al ‘Muñeco’ y a sus jugadores emplearse a fondo. 

Clasificado segundo por diferencia de gol en el reñido grupo C que compartió con Wilstermann, Peñarol y Colo Colo, Atlético Paranaense, donde milita Lucho González, exjugador de River y la selección argentina, está anteúltimo en el Brasileirao, tiene un entrenador interino (Eduardo Barros) y varias bajas respecto al plantel que consiguió la Copa Sudamericana en 2018.

Si Boca tiene sus armas, River tiene las suyas. Con Franco Armani bajo los tres palos y una defensa que debió reacomodarse con Paulo Díaz como nuevo marcador central tras la baja sensible que le ha significado perder a Lucas Martínez Quarta (transferido al fútbol italiano), la solidez como equipo en el Millonario no corre riesgo dada la mecánica de trabajo de los volantes, con Nacho Fernández, Enzo Pérez y Nicolás de la Cruz moviéndose en bloque y de memoria, con un nivel de automatismo que difícil pueda lograr un once sudamericano.

Arriba, Rafael Santos Borré, Matías Suárez y Julián Álvarez -el nuevo acierto de Marcelo Gallardo– se entienden también a la perfección. Cuando parece que el equipo no genera peligro, en dos toques de balón, en un pique o en una jugada personal, ninguno de los delanteros le perdona las distracciones al rival. 

Racing, frente al campeón

La Academia también ansías ganar el título. Ha sido el mejor de los segundos clasificados, con 15 puntos conseguidos pero la diferencia de gol determinó que sea Nacional quien pase a los octavos como primero de la zona. En consecuencia, el conjunto dirigido por Sebastián Beccacece se enfrentará al Flamengo, ganador de la competencia en 2019.

tags

Desde Diego Milito, mánager del club, hasta el último de los jugadores del plantel, saben que hay materia prima y funcionamiento para eliminar al ‘rubronegro’

Con un rendimiento en alza pese al comienzo dubitativo en la gestión del actual técnico, Racing Club apostará por dar el batacazo en los encuentros pautados para el 24 de noviembre y 1° de diciembre.

La idea principal del técnico, quien admira a Marcelo Bielsa, es aplicar vértigo, juego por las bandas y transiciones rápidas en la medida de lo posible.‘La Academia’ tiene en Lisandro López a su jugador más emblemático; a Nery Domínguez y Marcelo Díaz en la base organizativa; Leonardo Sigali es una garantía en la defensa; Benjamín Garré marca la punta de lanza; y Nicolás Reniero enciende la llama del gol. 

Flamengo encontrará un equipo al que no le interesa especular. A pesar de la salida de Matías Zaracho al Atlético de Mineiro, la historia de Racing y la calidad de su plantel le permiten soñar con eliminar al último campeón.

Deja una respuesta