Barbijos, esos nuevos objetos de deseo

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Barbijos, mascarillas, tapabocas. Nuevos objetos de deseo. El nuevo accesorio que se adosa a la vestimenta y al look en la nueva normalidad.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Nora Mazzini (mazzini.press@gmail.com)

En Argentina, como en otros países, la utilización de los barbijos se ha dispuesto obligatoria como consecuencia de la pandemia de COVID-19. En Europa, la República Checa fue el primer país europeo en implementarla, le siguieron España e Italia. Los países asiáticos tienen un consenso amplio y hace años que están habituados a usarlos, con o sin coronavirus. En Estados Unidos, no hay obligatoriedad y mientras los médicos los recomiendan, si bien Donald Trump se niega a usarlo, su esposa Melania, al mismo tiempo, lleva adelante una campaña de concientización por su uso. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido y actualizado a lo largo de los meses un protocolo sobre los barbijos, cómo deben ser y cómo usarlos. Básicamente, y en su última circular, recomienda los tapabocas textiles para el público en general, mientras las mascarillas quirúrgicas, normalmente de color verde o celeste, y las filtrantes N95 deben ser reservadas para el personal médico, de sanidad o expuesto.

tags
Los descartables, contaminantes del medio ambiente, tirados al piso por ciudadanos desconsiderados.

La misión de la mascarilla es cuidar al otro. Impide que el spray que sale de la boca al hablar, reír, gritar, quede en el aire o que esas minúsculas gotitas entren en contacto con otra persona. Pero no evita que se respire lo que ya está en el aire. Por eso la insistencia de que usarlo para cuidar y cuidarse: el uso generalizado corta el círculo de contagio y crea un círculo virtuoso.

Mirá toda la galería de fotos

previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

Entonces, para la población en general, la última recomendación de la OMS es la de usar mascarillas de tela, que tienen varias ventajas. Por un lado son lavables y reusables, en lavarropas o a mano a temperatura mínima de 60 grados. Y este es un muy buen punto para la economía familiar: una caja de 50 barbijos descartables en Mercado Libre se consigue, depende del tipo y calidad, entre AR$1.500 y 3.200. 

Basura adicional al medio ambiente

Las mascarillas reusables, además, evitan incrementar el desperdicio. Son millones las mascarillas descartables que se están usando en el mundo entero y muchísimas están yendo a parar a las calles, alcantarillas o plazas, generando focos infecciosos, toneladas de basura, problemas en cloacas y pluviales. Algo que no contribuye en absoluto con la salud del medio ambiente.

tags
Cómo fabricarse un barbijo con un corpiño… o dos.

Esta nueva normalidad ha creado también un objeto de culto y de moda. La humanidad, resiliente, le ha dado una vuelta de tuerca a uno de los objetos más anodinos e impersonales. Los barbijos se han vuelto customizables, es decir,, personalizables, de diseño. Cientos de tutoriales en internet invitan a fabricar el propio, con remeras viejas, con géneros de fiesta como sedas o muselinas, tejidos al crochet de la abuela o con las tazas de un corpiño viejo.

También los diseñadores, al top del top, presentan los suyos: Louis Vuitton, Gucci, Fendi, Chanel van al frente de una tendencia que ha transformado al barbijo técnico impersonal en un accesorio infaltable en composé que puede costar hasta €200, lo que para un argentino significa algo así como AR$15.000.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *