tags

Balance de docentes sobre las clases en tiempos de pandemia

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Federico Esteban (federicoeest@gmail.com

El sistema educativo en Argentina ha experimentado cambios numerosos en los últimos meses. Las nuevas tecnologías acercan a quienes estaban geográficamente alejados y unen, vía Zoom, Whatsapp o mail, al docente con sus alumnos y a las y los estudiantes entre sí. La virtualidad garantizó la Educación.

Sin embargo, vivir en la era digital no implica que todos se encuentren cómodos en ella, o que todos tengan los recursos necesarios para adaptarse a las nuevas condiciones que impone la tecnología.

Ponerse al día como sea

Claudia Gentile es maestra de los primeros grados de primaria en el Instituto Cardoso, una escuela privada de Caseros, partido de Tres de Febrero, pleno conurbano bonaerense. Allí dicta materias de las áreas de plástica y artística, temas prácticos que necesitan de la presencialidad más que otras disciplinas.

«Trabajar a distancia ha sido bastante difícil porque no estaba preparada para absorber las nuevas tecnologías. Tuve que aprender un montón y recibir la ayuda de mis hijos, que me ayudaron a grabar los videos porque me pareció la mejor forma de dar clase. En mi materia no alcanza con una explicación escrita, tiene que ser audiovisual para los chiquitos», describe la docente en diálogo con El Café Diario.   

tags
Claudia Gentile, docente de escuela primaria.

Diagnóstico de situación

De todos modos, las dificultades respecto al acceso a los dispositivos y las plataformas digitales no son exclusivas de los docentes, sino que también afectan a los alumnos. La pandemia ha dejado al descubierto la brecha tecnológica, sea porque cuesta manejar las herramientas, o por la falta de acceso a los dispositivos necesarios para, por ejemplo, conectarse a una clase a través de una pantalla.

tags
La cuarentena expone la brecha tecnológica y afecta a docentes y alumnos.

Jennifer Videla es profesora de Prácticas del Lenguaje y trabaja en la Escuela Media N°7 del barrio Ejército de los Andes, también de Tres de Febrero. En este colegio, al que concurren niños de bajos recursos, da clases en 2º y 3º año. «Hay situaciones de vulnerabilidad que se acentuaron en este contexto de aislamiento: no todos tienen acceso a internet y sólo algunos cuentan con la tecnología necesaria para conectarse», indica esta joven docente de 27 años.

En ese sentido, puntualiza sobre la institución y sus estrategias particulares de enseñanza: «el colegio donde trabajo se caracteriza por necesitar del acompañamiento dentro del aula. Por lo general, no suelo dejar tarea para los chicos en un contexto de no pandemia, porque sé que no va a haber respuesta. Entonces, desde mi lugar, tiendo a hacer prevalecer mucho el contexto de aula. El tema es que al no tenerlo ahora y al funcionar con cierta distancia y plataformas tecnológicas, se vuelve más difícil establecer un contacto».

tags
Jennifer Videla, docente de escuela media.

Acceso a internet

Agustina Durigón es ayudante docente en la carrera de Relaciones Públicas de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Pese a trabajar en un establecimiento privado, la actual técnica en Relaciones Públicas e Institucionales y futura licenciada indica: «si bien trabajo una universidad privada, eso no implica que el alumnado o los docentes tengan una buena conectividad, como cree la mayoría. Por el contrario, se detecta la dificultad de muchas personas para acceder a las clases virtuales». En esa línea, asegura que “muchos han tenido que incurrir en gastos que no estaban contemplados, como comprar una computadora».

tags
Agustina Durigón, docente universitaria.

Ahora bien, el problema de la conectividad no ha sido el único. Ser docente es, entre otras cosas, fijar un temario a desarrollar y una serie de objetivos a cumplir durante el año. Elaborar estrategias de enseñanza y realizar instancias de evaluación para determinar cuánto ha aprendido cada chico. Todo ello, bajo el régimen presencial.

No obstante, en estas circunstancias extraordinarias, la función docente ha tenido que reformularse. La imposibilidad de conocer personalmente a los estudiantes ha sido, quizá, una de las consecuencias más desfavorables para la puesta en marcha del vínculo pedagógico.

«A los chicos prácticamente no los conocemos, lo que inhabilita la posibilidad del dialogo fluido, elemento fundamental para construir una confianza y un vínculo con ellos», narra Jennifer Videla.

Por su parte, Agustina Durigón agrega que «generar vínculos a través de la virtualidad no es lo mismo. No pueden verse las caras. Si bien los docentes siempre prendimos las cámaras, no siempre podíamos verles las caras a los chicos, porque muchos de ellos las mantenían apagadas».

«Hubo que adecuar la planificación y los cronogramas según la virtualidad, dado que no es lo mismo dar una clase presencial de cuatro horas, a estar ese mismo tiempo conectado a una clase de forma remota. Estar frente a una pantalla conlleva otro tipo de desgaste», puntualiza.

School office

Trabajar desde casa, con la supuesta comodidad que ello implica, ha estado lejos de ser fácil. Como explica Gentile: «trabajamos más que estando en la escuela. Al pensar un contenido había que desarrollarlo para que fuera operativo, de modo que los chicos comprendieran la consigna». Sin embargo, consultada sobre los aspectos positivos de trabajar a distancia, afirma: «lo bueno es que no tenías que hacer toda la preparación para ir a la escuela. Estuvo bueno tener entre zoom y zoom un recreíto y poder hacer algo en esos 15 minutos».

tags
La comunidad educativa -docentes, alumnos y sus familias-
debieron adaptarse a la virtualidad.

Balance de fin de curso

Contrariando el discurso dominante respecto a la supuesta ausencia de clases, la docente de la UADE remarca: «no se perdió el año, al contrario: se trabajó más de lo que hubiera podido trabajarse en lo presencial. Este cambio de modalidad hizo que directivos, docentes, estudiantes, personal administrativo, todos tuviéramos que adecuarnos a esto y comprometernos para que el año saliera adelante».

Videla, en consonancia, también enfatiza en la unidad de la comunidad educativa en medio de la pandemia y añade: «en este tiempo la educación debió resolver ciertas dificultades y la escuela tuvo que transformarse en un sostén de otras situaciones, como la entrega de bolsones de alimentos».

Finalmente, consultadas sobre el desempeño de los estudiantes durante el dictado de las clases a distancia, las experiencias han resultado diferentes. «Hubo un compromiso por parte del alumnado; se ha visto un buen desarrollo de trabajos prácticos y hubo participación. No hubo grandes modificaciones respecto a lo que era antes de la pandemia», responde Durigón. «Los alumnos que se comprometían en la presencialidad, se comprometieron en la virtualidad”, sintetiza.

Gentile coincide: «el rendimiento en algunos chicos ha sido muy bueno, pero hubo otros que tuvieron problemas de conectividad y sufrieron que las familias se hayan quedado en la situación cómoda de ‘bueno, total van a pasar de año’ y no les inculcaron que cumplieran con sus responsabilidades».

Videla, a diferencia de sus colegas, reconoce que «la respuesta de los chicos disminuyó mucho en comparación a las clases presenciales», dando cuenta así de la importancia y el carácter irremplazable de la figura de la o el docente presente en el aula, entablando, como persona y sin ninguna pantalla de por medio, un ida y vuelta con los estudiantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibí El Café Diario en tu mail!

* indicaciones requeridas

Selecciona todas las formas en que le gustaría recibir noticias de El Café Diario:

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, reconoce que su información se transferirá a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Copyright ® 2019- Elcafediario.com - Todos los derechos reservados.