tags

Ayurveda, una herramienta para gestionar la propia salud

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Lola López Quai (lola.elcafediario@gmail.com)

Luciana Schocron es médica egresada de la UBA (Matrícula 111751) con una especialización en cardiología. Hoy ejerce una medicina abierta con orientación al ayurveda. Se define como una mujer y mamá feliz y como una “buscadora eterna”.

El ayurveda es la medicina tradicional de la India. Schocron explica que una de sus teorías fundantes “es el ‘PanchaMahaBhutas’, que quiere decir ‘cinco grandes elementos’ en sánscrito”.

La especialista precisa que esta teoría “sostiene que con el Big Bang, los primeros elementos que aparecieron fueron el espacio, el viento, el fuego, el aire, el agua y la tierra; y todo lo que se formó a partir de ahí está compuesto por estos cinco elementos, ya sea un alimento, los seres vivos, una emoción o una estación climática.

¿Cómo se relacionan estos elementos con las enfermedades?

Todas las personas tenemos estos cinco elementos, pero en distintas proporciones. A nuestras proporciones en equilibrio se las llama ‘biotipo’, ‘Dosha’ o ‘Prakriti’. Una vez que salimos al mundo, estas proporciones pueden variar y ahí generarse un desequilibrio, ya sea por el aumento o la disminución de estos elementos. Al desequilibrio lo llamamos ‘Vikriti’.

La alimentación

¿Qué rol juega la alimentación en el Ayurveda?

Esta ‘Vikriti’ puede provenir tanto del exterior como de nuestro interior, de nuestros pensamientos. Para el ayurveda, uno de los principales causales de desequilibrio es no poder hacer una buena digestión, tanto de nuestros pensamientos, emociones, como de lo que comemos. Y también hacer demasiado, poco o mal uso de nuestro tiempo, mente o sentidos.

Es decir, que todos los nutrientes son clave.

Así es, porque para el ayurveda la alimentación juega un rol clave, entendiendo que el alimento no es solo lo que se come, sino todo lo que ingresa por nuestros cinco sentidos: lo que veo, lo que huelo, lo que escucho o lo que siento en mi piel, lo que degusto. No es lo mismo mirar una película de terror que una que nos tranquilice o nos alegre.

¿Hay alguna restricción con las carnes?

El ayurveda es una disciplina vegetariana, y el consumo de carne no está sugerido pero sí es utilizado como medicina. Por lo menos en la India, donde se hacen preparados con carne para algún tipo de patología. De todas formas, si la persona que consulta decide comer carne, hay listas específicas de cuál sería la adecuada para su biotipo.

tags
Luciana Shocron.

¿Por qué sugiere no consumirlas?

Las carnes tienen características ‘tamásicas’ que nos llevan a la confusión, la tristeza y el enojo; y características ‘rajásicas’, que se relacionan con el apego, la competitividad y la hiperactividad. Lo que buscamos es consumir alimentos de cualidades ‘sattvicas’ que nos llevan a la empatía, a la claridad, a la creatividad y al amor. Lo ideal, en líneas generales, sería tener una alimentación a base de vegetales frescos, cereales, legumbres y semillas.

En busca del equilibrio

¿Qué son los mantras y cuál es su relación con la salud?

Son sonidos que se usan tanto para prevenir la enfermedad como para restablecer la salud. Se pueden curar distintos órganos usando asociaciones de sonidos. También se usan para generar balance en determinada parte del cuerpo.

Sus pacientes, ¿por qué temas la consultan? ¿Qué buscan?

Es notoria la diversidad de consultas, e implica al ser humano en todos sus aspectos. Desde bajar de peso, pasando por sus miedos, hasta tratar una arritmia cardíaca. En esencia, buscan encontrar su propio equilibrio y tener herramientas para mantenerse allí, o saber cómo volver si pierden el camino.

En su experiencia, ¿en qué los ayuda el ayurveda?

A conocerse. Es una herramienta de autoconocimiento para gestionar su propia salud. Empiezan a relacionar lo físico con lo psíquico y lo espiritual. Se abre una compuerta y aparecen ideas y temas que antes no estaban a la luz. Muchas veces, el desequilibrio físico que los trajo a la consulta es sólo una excusa para adentrarse en otros temas internos que los llevan a entenderse mejor, a ver las cosas con otra lente, y vivir en paz.

¿Cuál es el primer cambio que se siente al emprender este camino?

La persona empieza a pensar qué pone en su boca y de qué forma come. Se da cuenta de lo inconveniente de comer estando enojado, o rodeado de pantallas o a los apurones. En los alimentos de supermercado hay muchos ingredientes invisibles que no nos hacen bien -‘tamásicos’– e ir dejándolos también colabora. Esos pequeños cambios ayudan de inmediato a sentirse mejor, a despejar la mente y a sentir y pensar con mayor claridad por dónde voy a continuar mi camino, libre, a consciencia y en paz.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *