tags

Axel Kicillof: 124 ministros de economía y un rara avis

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Tras décadas de funcionarios acartonados, un ministro de Economía rompe el molde y se construye candidato a gobernador. Axel Kicillof seduce. Un rara avis.

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Nora Mazzini (mazzini.press@gmail.com)

Año 1854, 6 de marzo. El presidente Justo José de Urquiza nombra al primer ministro de Hacienda de la Confederación Argentina, el liberal cordobés Mariano Fragueiros. Hoy, de la mano de Mauricio Macri, sigue llamándose de la misma forma que hace 165 años. El modelo agroexportador le da el nombre de contador de vacas al profesional que lleva la responsabilidad de manejar la economía del país, de las instituciones, de las familias, de las personas. Antes de hablar de Axel Kicillof, un rara avis, un poco más de historia.

A lo largo de 51 presidencias desde esa fecha, pasaron 124 ministros y cada gobierno tuvo un promedio de 2,5 funcionarios de Hacienda o Economía, con pocas excepciones extremas: el gobierno de María Estela Martínez de Perón se tragó 8 ministros durante sus dos años y medio de su gestión. 

Nombres muy repetidos

Algunos reincidieron en su función, convocados por distintos presidentes. Tales son los casos de Victorino de la Plaza durante las presidencias de Nicolás Avellaneda y Julio Argentino Roca; José A. Terry con Luis Saenz Peña y Manuel Quintana; José María Rosa con Roca y Roque Saenz Peña; Norberto Piñeiro con José Figueroa Alcorta y Roque Saenz Peña; Enrique Simón Pérez con Roque Saenz Peña y José Félix Uriburu; Álvaro Alsogaray con Arturo Frondizi y José María Guido; Carlos Alberto Acevedo con Agustín Pedro Justo y Ramón Antonio Castillo; y, llegando a los días más cercanos, Domingo Cavallo fue ministro de Carlos Menem y de Fernando De la Rúa.

Tres veces se dio el gusto de repetir el cargo el abuelo del actual presidente provisional de Senado Federico Pinedo, y también del mismo nombre, con Agustín Pedro Justo, Roberto Marcelino Ortiz y José María Guido. Igual marca tiene Jorge Wehbe con los presidentes Arturo Frondizi -que fue derrocado-, Alejandro Agustín Lanusse y Reynaldo Bignone, estos dos últimos, presidentes de facto.

El ministro de más corto período ha sido Rodolfo Frigeri, quien estuvo 7 días en el cargo, el tiempo que se extendió la gestión presidencial de Adolfo Rodriguez Saa en aquel infausto 2001 tras la renuncia de De La Rúa. En la presidencia del renunciado De La Rúa también hubo otro ministro que duró lo que un flash: Ricardo López Murphy, quien en 14 días no llegó siquiera a presentar un plan en medio de la crisis.

Pocos ministerios están tan en el ojo de la tormenta como el de Economía, tarea de por sí bastante ingrata porque la mayoría de las veces los ministros se van, o son eyectados de la función por la incomodidad, la ineficiencia, o hasta la brutalidad que sus políticas y decisiones provocan en la sociedad. Son ministros que manejan números, títulos, bonos, tasas, cuentas, bancos, fondos inherentes a la política económica, presupuestaria y financiera, a la administración de las finanzas públicas. Manejos casi misteriosos que el ciudadano de a pie no conoce, pero que lo afectan invariablemente.

Hubo unos pocos ministros que le tomaron el gusto a la política y quisieron saltar del aro de la técnica económica al de la política ejecutiva o legislativa. De esa manera, Roberto Lavagna, que atravesó dos presidencias, la de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, conformó el Frente Federal y ahora compite por el sillón presidencial.

Un camino similar intentó Domingo Cavallo, creador de la convertibilidad del dólar “1 a 1” durante la presidencia de Carlos Menem y del “corralito” con De La Rúa, quien fue candidato a presidente en 1999 logrando el tercer puesto con 10% de los votos. Reincidió e intentó ir por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 2000, obteniendo el segundo lugar con 33% y renunciando al balotaje contra Aníbal Ibarra. Después se retiró de la vida pública.

Un tercer personaje es Axel Kicillof, ministro de economía de Cristina Fernández de Kirchner, un caso singular. 

Mirá acá la Fotogalería


tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
previous arrow
next arrow
Slider

Doctor en Economía de la UBA, autor de una tesis titulada ‘Génesis y estructura de la Teoría General de Lord Keynes’, Kicillof sucintamente es economista, político, docente, investigador y escritor argentino. Desde el 20 de noviembre de 2013 hasta el 10 de diciembre de 2015 ejerció como ministro de Economía de la Nación, nombrado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. En la actualidad se desempeña como diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires. 

Pero hay más, profesor universitario, cofundador del grupo TNT (Tontos pero No Tanto, Tinto No Tomamos, Tinelli No Triunfará, Tranza, Negligencia y más Tranza, entre las tantas traducciones asignadas a la sigla), que le ganó a la poderosa Franja Morada, semillero de la Unión Cívica Radical en la Universidad de Buenos Aires (aunque igualmente se quedó con el poder y la caja de las fotocopiadoras), y candidato a rector de la propia UBA con cero votos. Kicillof ha sido también investigador del CONICET, ha tenido una participación en Aerolíneas Argentinas como gerente financiero, ha sido director de Siderar, y CEO de YPF, por nombrar algunos de los escalones del largo espiral de ascenso que culmina (¿culmina?) en el nombramiento como Ministro de Economía y Finanzas a la edad de 41 años.

Y todo eso sin corbata

Pero aunque las recién cumplidas cuatro décadas suenen a inexperiencia, baste aclarar que Axel Kiciloff no fue el ministro más joven. Jesús Rodriguez con 34 años durante el gobierno de Raúl Alfonsín, Martín Lousteau, con 37, y un jovencísimo Gustavo Beliz, nombrado a los 29 años por Carlos Menem, en la cartera de Interior, no en la de Economía, son sus antecesores. 

Lo cierto es que Kicillof terminó su mandato de forma natural con la finalización del mandato presidencial, y se postuló a diputado nacional y ganó su escaño. Entonces comenzó una lenta pero sin pausa peregrinación por la provincia de Buenos Aires, en manos de María Eugenia Vidal, aún gobernadora, colega del todavía presidente Mauricio Macri con un lejano objetivo: la gobernación de la provincia más importante en el armado federal.

Extraña y muy larga campaña la del candidato que hasta hace poco tiempo no lo era, a lomos de un pequeño Renault Clio modelo 2011 patente KSO758 (no podía faltar esa letra K) a podado Kicimóvil, con termos, mates, un puñado de amigos, entre las nubes de tierra y ripio de la Buenos Aires rural, profunda. Kicillof despierta curiosidades y recelos de propios y ajenos que se preguntan “¿éste qué busca? “, mientras puertas de clubes, sociedades de fomento, centros culturales y casas de familia se le abren de par en par.

Kicillof avanza rodeado de mujeres, chicos, hombres. Kici, KiciLove. Ojos azules, patillas setentosas. Jingles con The Beatles, Robbie Williams, Maluma, trap, cumbia, rock. Kicillof erótico. Kiciloff en las remeras, YoAmoAxel, KiSSyLove. Hasta pantuflas integran el cotillón de campaña digno de un rockstar. Camina por la provincia y ya ha recorrido casi 160.000 kilómetros, de los cuales 80.000 pertenecen a la actual campaña.

tags
El diputado nacional, Axel Kicillof, durante una recorridacon vecinos y vecinas de General Viamonte. (Foto: Mariano Sandá/Prensa Kicillof)

Hasta cuenta en Instagram tiene el @elkicimovil. Si bien el auto no es del candidato sino de Carlos Bianco, amigo, chofer y virtual jefe de campaña de Axel, ya es una decisión tomada que quedará como recuerdo, en gratitud a los cuatro millones de votos que cargó en pos de ganar la gobernación.

Así de atípico es este ex ministro de Economía y Finanzas a quien se le ocurrió intentar ser gobernador recorriendo un camino todavía sin asfaltar por sus pares. Ha conseguido hacer una campaña codo a codo con la gente y en las PASO 2019 obtuvo 17 puntos de diferencia, ventaja muy importante, frente a la actual gobernadora, María Eugenia Vidal.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *