Autismo y cuarentena, una convivencia complicada

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos La cuarentena y la dificultad para ver a sus terapeutas con regularidad, ocasiona dificultades en la crianza de niños que padecen autismo.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Luján Gassmann (lujangtv@gmail.com)

En el mes que se recuerda al autismo, es preciso hablar de lo que es el TEA, sigla que define al Trastorno del Espectro Austista, condición que padecen uno de cada 59 chicos. En este momento de cuarentena y aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus Covid-19, cabe reflexionar acerca de lo que le sucede a los niños que padecen TEA y a sus familias en esta etapa de confinamiento. 

En líneas generales, estos niños responden a una rutina que lógicamente se ve afectada. En este nuevo contexto, en el cual madres y padres han pasado a ser sus terapeutas, la Licenciada Florencia Cossi, psicóloga, M.N. 56.765, afirma cómo llevan a cabo su trabajo en esta nueva realidad. “Tratamos de hablar con los papás todos los días y guiarlos. No es fácil, hay que tener paciencia y es lógico que el progreso se vea afectado”, dice la especialista.

Según la Lic. Cossi, el encierro está haciendo que estos niños tengan dificultades para conciliar el sueño, estén más irritables y aumenten las conductas violentas. «En algunos casos también se da la pérdida de control de esfínteres, sobre todo en los que recién habían logrado el control”, añade.

Y agrega que también padecen poca tolerancia a la frustración: «cuando algo no les sale, en esas circunstancias empiezan a los gritos, se golpean o revolean algún objeto, y los llantos repentinos se empiezan a dar con más frecuencia”.

Algo que ocurre en casi todos los casos es que tanto padres como madres, les terminan dando tecnología a los niños porque ya no saben qué hacer. «El problema se da cuando llega el momento de retirar dicha tecnología, ahí se produce una explosión de llanto, pataleo y golpes”, amplía la especialista.

Las rutinas como estrategia

Las familias deben determinar nuevas rutinas y ser muy creativas para que los niños no vivan de un modo aún más traumático el encierro. “A veces cuesta mucho que los chicos entiendan que no se sale no porque no quieren, sino porque no se puede”, asegura la licenciada.

«La demanda por ir a la plaza, a visitar a un abuelo o hasta por ir a la terapia es más insistente que para otros niños, e incluso en algunos casos la comunicación por videollamadas los pone más ansiosos e incrementa el deseo de ir a visitarlos», continúa la experta.

tags
Los niños que padecen autismo pueden sufrir más que los demás las condiciones de la cuarentena.
(Foto: Hans Kretzmann – Pixabay) 

La recomendación en todos los casos es la explicación clara y sencilla de que hay que esperar unos días más. «El armado de pizarras con la rutina suele ser una buena estrategia», indica.

Es muy importante entender que, como sucede en otros transtornos de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), los casos no son todos iguales. «Cada niño tiene sus propias singularidades y hay que estar atentos para tratarlos responsablemente», asegura Cossi

Muchos niños en los primeros días no manifiestan cambios de humor, mientras que otros “tuvieron momentos de angustia, crisis, llantos y protestas. El apego a las rutinas y hacer que sus actividades cotidianas les suela dar mucha tranquilidad, sobre todo cuando las cosas se ven afectadas, los moviliza”, subraya.

Exceptuados del confinamiento

En un contexto ideal, un niño con autismo necesita hacer actividad física, salir a recrearse y tener un entorno social, lo que ayuda a su descarga motriz. Por estas razones, mantenerlos en un lugar cerrado se vuelve una tarea muy complicada para muchos padres.

En los casos más críticos los niños generan una demanda permanente. Siempre un adulto debe cuidar de ellos, ya que no tienen conciencia del peligro, lo que genera mucho estrés e incrementa el conflicto familiar.

Atendiendo a estas cuestiones y al pedido de muchas familias de estar exceptuados a la obligatoriedad del aislamiento social y obligatorio, la Agencia Nacional de Discapacidad promovió, a través del Decreto 297/2020, la autorización a una libre circulación en zonas cercanas a las residencias de las personas que se encuentran dentro del espectro autista y a sus acompañantes. Se las estimula para que salgan con ropa o algún lazo de color azul, para su rápida identificación.

Declaraciones de la ONU sobre autismo

Por su parte, la ONU se refirió a las personas con autismo en relación al COVID-19 a través de un comunicado, asegurando que “tienen derecho a la libre determinación, a la independencia y a la autonomía, así como a la educación y el empleo en igualdad de condiciones».

Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, dijo además que «el colapso de sistemas y redes de apoyo vitales, como resultado de la COVID-19, exacerba los obstáculos a los que deben enfrentarse las personas con autismo para ejercer estos derechos. Debemos asegurarnos de que una interrupción prolongada causada por la emergencia no resulta en un retroceso de los derechos que con tanto esfuerzo han defendido las personas con autismo y las organizaciones que las representan».

En su comunicado, Guterres instó a los gobiernos a velar por la seguridad de las personas con autismo. «Los derechos humanos universales, incluidos los derechos de las personas con discapacidad, no deben verse infringidos durante una pandemia. Los gobiernos tienen la responsabilidad de velar porque en su respuesta se incluya a las personas con autismo. No debe discriminarse nunca a las personas con autismo que soliciten atención médica. Estas personas deben seguir teniendo acceso a los sistemas de apoyo necesarios para permanecer en sus hogares y comunidades en tiempos de crisis, en lugar de enfrentarse a la posibilidad de un internamiento forzado», dijo.

No es fácil la situación de encierro, ya que se dan procesos psicológicos muy particulares en cada caso. Simplemente hay que tener mayor consideración por aquellos que transitan este contexto de un modo aún más estresante que para el resto.

¿Te gusta? Compartilo

9 comentarios en “Autismo y cuarentena, una convivencia complicada

  1. Excelente artículo, muy clara explicación sobre como afecta, el encierro a los niños con TEA. Claras estrategias para estar con ellos en casa, que sirven también, para la convivencia en tiempos normales, sin cuarentena . Gracias

  2. Muy bueno el artículo. Excelente.
    Nadie debe ser discriminado. Menos los que necesitan avanzar en sus tratamientos de forma continuada ante el encierro que en éstos momentos vivimos.
    Destacado y dedicado trabajo de la Lic. Cossi en el tratamiento de los niños con autismo y su entorno familiar.
    Gracias por su trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *