Como asesinar dos veces a tu club de fútbol: Meroni, Romero y el Torino

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Se cumplen 52 años de una de las dos tragedias que signaron la vida del Torino, grande de Italia. El protagonista, Gigi Meroni. La historia impacta, conmociona.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Joaquín Roffé (roffejoaquin@gmail.com)

Cuando suena la palabra Torino, rápidamente vienen a la mente diversas imágenes. La marca de autos, la famosa pizzería de Juan B. Justo y San Martín en el barrio de La Paternal por ejemplo, o la película ‘Gran Torino’ de Clint Eastwood. Los futboleros agregamos una cuarta fotografía. Meroni, Romero y la historia trágica que volvió a marcar al club del norte de Italia que supo ser un gigante -incluso pentacampeón del torneo italiano-, tras sufrir en 1949 un accidente aéreo terrible en Superga en el cual murió todo su plantel del primer equipo.

El club poco a poco se fue reconstruyendo pero nunca más volvió a ser aquél de la década del ’40. En 1964 el Club Torino tenía la esperanza de competir por los títulos nuevamente, y renovó esa fe al contratar a la estrella Luigi Meroni, proveniente del Genoa. Gigi rápidamente se convirtió en ídolo y ganó el cariño de la gente. Era un jugador diferente al resto. Un bicho raro para el ambiente futbolístico. Fanático de The Beatles, poeta y pintor.

tags
Gigi Meroni marcándole un gol al Milan.

Según él, el fútbol era solo un hobby. Tenía una gallina como mascota y le gustaba disfrazarse de periodista para preguntarle a la gente en la calle que opinaba de él. Gigi Meroni alcanzó un nivel tan alto en el Torino que fue llamado para jugar en la selección nacional para defender la camiseta azzurra. El director técnico le puso la condición de que se corte el pelo estilo Beatle que llevaba. Al principio se negó, pero luego terminó accediendo.

Gigi jugó varios partidos en la selección, entre ellos un amistoso contra Argentina en el que convirtió un gol. Después disputó el Mundial de 1966 donde Italia no hizo un buen papel. Gracias a Gigi, el Torino volvió a jugar competencias europeas después de 25 años. La Juventus, clásico rival regional del Torino le fichó por una fortuna en 1967, pero una multitud de hinchas se juntó en el estadio para manifestarse bajo el lema «Meroni es el Toro, del Toro no se va». Finalmente la venta no se concretó.

La temporada del ’67 arrancó casi perfecta para el Torino; con Meroni figura, empataron un partido y ganaron los tres restantes. El 15 de octubre de 1967, tras vencer (4-2) a la Sampdoria, Meroni decidió salir del hotel donde se concentraban para ir a un bar junto a su compañero Poletti. De camino, un auto atropelló a Gigi. Murió en el hospital horas más tarde.

Como si la historia no fuera lo suficientemente triste y trágica, falta un capítulo más. El auto que atropelló a Gigi era conducido por Attilio Romero, un joven de 19 años hincha fanático del Torino, cuya habitación en la casa de sus padres estaba decorada con posters de Meroni colgados por todas partes. Romero entró en depresión, pero logró sobreponerse. Con el paso del tiempo se convirtió en un exitoso gerente de FIAT y en el año 2000 le ofrecieron, a modo de revancha personal, ser el presidente del Torino. El hombre de negocios aceptó y pasó a manejar el club ese mismo año.

tags
Attilio Romero.

El objetivo era devolverle al «Toro» la gloria, pero insólitamente Romero volvió a llevar al club a la miseria. A causa de su mala gestión económica, evasión de impuestos y numerosas deudas, el Torino terminó descendiendo de categoría, y en 2005 debió declararse en bancarrota. La historia no acaba ahí. Atilio Romero fue declarado culpable por malversación de fondos y condenado a 2 años y medio de prisión.

Pensar que hay gente que cree que tiene mala suerte simplemente por correr al colectivo y no alcanzarlo… Atilio Romero atropelló y mató a su ídolo, y después llevó al club de sus amores a la quiebra. Historias trágicas que tiene el fútbol.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *