Argentinos inventan equipo que salva vidas en la pandemia

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Un equipo liderado por el ingeniero Hernán Lampuri y el profesor Pablo Otero, creó un aparato que duplica las funciones de los respiradores. Inventiva argentina que salva vidas.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Fabiana Polinelli (fabiana.polinelli@gmail.com)

La pandemia de COVID-19 recién asomaba por el Hemisferio Sur cuando Hernán Lampuri, ingeniero y fabricante de equipos médicos, y Pablo Otero, docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires, pensaron que algo podían hacer.

Su inventiva y el conocimiento del terreno médico de ambos, los llevó a ponerse manos a la obra para crear un equipo que duplicara las utilidades de los respiradores o ventiladores mecánicos, sabiendo que esos aparatos iban a ser fundamentales para el tratamiento de los pacientes más graves de COVID-19.

Juntos desarrollaron el Multiplexor de ventilación mecánica, un equipo capaz de asistir a dos personas al mismo tiempo. «El dispositivo se conecta a un ventilador instalado para poder asistir a dos pacientes a la vez, sin interferir en la visualización de sus parámetros ventilatorios ni en el manejo de sus alarmas», explica Lampuri, graduado de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM). «De acuerdo a las pruebas preliminares, no se refleja resistencia u obstrucción que pudiese acelerar o retardar el flujo de aire que circula a través del dispositivo hacia los pacientes», agrega el ingeniero.

tags
De izquierda a derecha, Guillermo Montiel (neumonólogo) y Pablo Gross (kinesiólogo) junto a Hernán Lampuri y Ernesto Gutiérrez, probando el equipo.

Para hacer realidad este ambicioso proyecto, Lampuri y Otero contaron con la colaboración de los ingenieros Ernesto Gutiérrez, también egresado de la UNLaM, y Matías Madorno, profesor del Instituto Tecnológico de Buenos Aires.

Políticas que permitieron prepararse

La pandemia de coronavirus, que hasta el momento se ha cobrado la vida de 350 mil personas, y que ha enfermado a más de 5 millones en el mundo, ha puesto de manifiesto la fragilidad de los sistemas médicos de muchos países. En China primero, pasando luego por Europa y más recientemente en los Estados Unidos y Brasil, se han visto desbordados los sistemas sanitarios, con instalaciones hospitalarias colapsadas, falta de personal y de infraestructura.

En ese sentido, en nuestro país, donde se decretó la cuarentena de manera temprana pocos días después de haberse diagnosticado el paciente ‘0’ que trajo el COVID-19 de Europa, hubo tiempo de prepararse para la llegada de la pandemia. Las medidas gubernamentales incluyeron agregado de camas en instituciones, construcción de hospitales modulares y preparación de personal especializado.

Según Lampuri, las políticas adoptadas por Argentina para enfrentar la pandemia «han permitido ganar un tiempo crucial para poder fortalecer al sistema de salud, mediante el aporte de científicos, investigadores, empresas y emprendedores«. Su invento, el Multiplexor, es una muestra de ello. Porque permitirá duplicar la utilidad de los respiradores existentes en hospitales e instituciones médicas cuando llegue el «pico» de la pandemia.

tags
El dispositivo Multiplexor es un invento argentino que duplica las funciones de los ventiladores mecánicos.

Solución inédita en el mundo

Según afirma Lampuri, no existen en el mundo equipos que brinden exactamente las mismas prestaciones que el dispositivo argentino. «Existen equipos que ventilan a dos pacientes al mismo tiempo, pero la concepción del Multiplexor es innovadora», explica.

El ingeniero afirma que su invento «permite la ventilación de dos pacientes sin perder los requisitos esenciales de seguridad y eficacia del respirador mecánico». Y agrega: «No conocemos que en otro lugar del mundo se haya creado una solución igual».

Etapa de validaciones y pruebas

El Multiplexor está en estos momentos en etapa de pruebas y validaciones. «El dispositivo fue sometido a diferentes ensayos en el Laboratorio de la Cátedra de Anestesiología y Algiología de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA», explica su creador. «También fue sometido a un test en el banco de pruebas de la Asociación de Anestesia, Analgesia y Reanimación de Buenos Aires en el mes de abril».

Lampuri agrega que actualmente se siguen llevando a cabo pruebas de funcionamiento y validaciones de laboratorio. «Paralelamente estamos generando la documentación necesaria para la presentación del dispositivo en los laboratorios de ensayos de seguridad eléctrica y compatibilidad electromagnética, con el objetivo final de la presentación y posterior aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT)«, agrega el ingeniero.

Una vez lograda la aprobación, el equipo que lideran Lampuri y Otero espera poder fabricar 300 dispositivos por mes y así proveer a las instituciones médicas que lo necesiten.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *