«Área Natural Protegida»: el reclamo impostergable de Mama Natura

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Federico Soria, experto y referente ambientalista, apuntala el proyecto de Área Natural Protegida para preservar la cordillera mendocina ante las mineras.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Fabian Galdi (fabisebitomi619294@gmail.com)
Con la colaboración especial de Diana Parodi

El planeta está azotado por una serie de pandemias entre las cuales asoma la del coronavirus como la más gravitante, aunque no se trata de lo único que genera preocupación. 

Los desastres naturales arrasan diversas partes del mundo y el continente sudamericano no es la excepción, ya que los incendios forestales en la región son innumerables. En Argentina, por ejemplo, hay 14 provincias afectadas por el fuego desde fines de agosto en adelante.

tags
Recorrida por la zona uspallatina. (Foto: Federico Soria)

Las visiones de los especialistas en el cuidado del medio ambiente resultan cada vez más fundamentales a la hora de conocer las causas, preparar los sistemas preventivos y pensar políticas que redunden en el beneficio común. 

En la zona de la Alta Montaña mendocina, por ejemplo, crece con fuerza el proyecto del Área Natural Protegida entre Uspallata y Polvaredas, en la traza que une la provincia cuyana con el cruce a Chile. 

No se trata sólo de un expediente en tono burocrático ni mucho menos, sino que representa el sentir de las comunidades que han defendido derechos legítimos en contra de la minería contaminante. Además, hacia finales de 2019 protagonizaron una lucha histórica en defensa del agua. Federico Soria, Técnico en Administración de Parques Nacionales, Licenciado en Turismo y Técnico en Conservación de la Naturaleza, lo cuenta en primera persona en diálogo con El Café Diario.

tags
Recorrida por la zona uspallatina. (Foto: Federico Soria)

¿En qué consiste el proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas?

Se trata de la implementación de un parque destinado a conservar el ambiente natural singular del faldeo occidental del Cordón del Tigre y el Valle de Uspallata. Allí se localizan las fuentes de agua que abastecen al Valle de Uspallata y a todo el oasis norte, donde se localiza el Gran Mendoza, siendo la única parte de la cuenca del Río Mendoza que aún no cuenta con un status legal de protección. 

¿Cuál es la particularidad que se encuentra en la zona?

Su importancia es que en ese territorio conviven tres ecorregiones: el monte, la puna o cardonal y los altos Andes, donde existe una biodiversidad importante, con especies de la flora y la fauna únicas en el mundo.

¿Cuál es el valor cultural que posee esa zona antiquísima?

Existe un patrimonio cultural de relevancia ya que abarca vestigios de los pueblos originarios, los huarpes, la ocupación incaica, la conquista y colonización, la epopeya sanmartiniana y el apogeo del ferrocarril, entre otros hitos históricos del país y el continente. Toda esta riqueza natural y cultural debe ser protegida, no sólo por sus características únicas, que constituyen un valor universal de conservación, sino también para brindar una herramienta que garantice el empleo, el emprendedurismo y la economía local, basados en una experiencia de buen vivir armónico entre el hombre y su entorno natural, algo que preserva además la salud de la población.

¿Por qué causa este reclamo puede ser apoyado masivamente?

Porque asegura que los bienes comunes, que brindan un servicio ambiental insustituible para la vida y la economía de Mendoza, queden a debido resguardo de cualquier intento depredador o enajenador. Y eso es porque estarán bajo la tutela inclusiva de todo el pueblo mendocino. Esto es esencial en el caso del agua, ya que el Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas, tal como ha sido formulado por la comunidad uspallatina, asegura la protección de toda la cuenca activa del Río Mendoza.

¿Cuáles son las amenazas que hoy en día presenta la zona?

Uspallata y sus montañas actualmente presentan más de 300 concesiones mineras metalíferas. En Uspallata la megaminería ha sido rechazada por la mayoría de la población en virtud de los impactos ambientales, sociales y económicos negativos para las comunidades locales. Todo eso está observado en otras regiones del país y el continente, donde estas explotaciones se llevan a cabo.

¿Qué ejemplos concretos hay acerca de estos peligros?

El más conocido es el proyecto megaminero San Jorge, que ha sido rechazado en todas las instancias administrativas a las que fue sometido: Audiencia Pública en 2010, rechazo legislativo en 2011, fallo de la Corte Suprema de Mendoza en 2015 y archivo del expediente en 2017. La corporación presentó un nuevo proyecto análogo en 2019. Sin embargo, en virtud del malestar social por esta nueva arremetida de la empresa, el trámite recientemente fue puesto en guarda transitoria, esperando que sea definitivamente archivado por segunda vez.

¿Existen además otras problemáticas en el lugar?

También está la actividad militar sin regulación ni control ambiental por parte de la provincia y el municipio, que depreda severamente la flora, la fauna y el patrimonio cultural, además de ahuyentar al turismo. En este sentido, se recuerda que la propia Constitución especifica que las autoridades locales no pierden poder de policía en los inmuebles del Estado Nacional (art 75 inc 30) y que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha fallado que es totalmente legal el establecimiento de áreas protegidas provinciales en tierras custodiadas por el Ejército, por el principio legal vigente de las facultades concurrentes.

¿En qué sectores de la actividad local se pueden volcar los beneficios?

En varios sectores, sobre todo por las características ambientales naturales y paisajísticas únicas de una amplia región del Valle de Uspallata y las montañas magníficas que lo rodean – así como su variado patrimonio cultural -. 

¿Cuál es el lugar del Turismo en este panorama?

Estas condiciones generan la afluencia de visitantes a la zona, quienes se hallan atraídos por esos valores ambientales y patrimoniales que es necesario preservar, regular e incorporar a la oferta turística regional, nacional e internacional. Para ello, esta herramienta que proponemos es fundamental. 

¿Qué pasa con la economía regional del lugar?

Nuestra propuesta brinda la posibilidad de certificar la producción local agropecuaria y manufacturera artesanal y/o industrial, con “denominación de origen protegido”, por estar irrigada con agua proveniente de fuentes protegidas, lo cual les permite competir ventajosamente en los diferentes mercados nacionales e internacionales.

tags
Recorrida por la zona uspallatina. (Foto: Federico Soria)

¿Cuál es el balance tras la lucha popular en defensa de la Ley 7722(*)?

Las manifestaciones masivas que sucedieron en toda la provincia a finales del año pasado demostraron que el pueblo de Mendoza quiere proteger la cordillera, que es donde están sus fuentes de agua. Nuestra iniciativa va en ese sentido y se presenta como una alternativa verdadera al modelo extractivista, que pretende convertir a nuestro territorio en zona de sacrificio. 

¿Cuál es la mirada de los habitantes?

Quienes vivimos en Uspallata no queremos ese destino nefasto que nos quieren imponer desde afuera, por eso hemos planteado y elaborado este proyecto de ley, con toda la fundamentación técnica, científica, legal y jurídica que una iniciativa de este tenor requiere, demostrando que no sólo es una alternativa válida desde lo socioambiental, sino que incluso es económicamente más conveniente para la población local.

¿De qué manera seguirán las acciones para la visibilización del proyecto?

Seguimos teniendo en cuenta que la protección del agua en Mendoza cuenta con una importante masa crítica dispuesta a manifestarse en este sentido cuando las circunstancias lo requieren. Por eso, en Uspallata vamos a seguir peticionando ante todas las instancias que sean necesarias. Vamos a expresarnos en medios alternativos o redes sociales, y a movilizarnos en las calles y las rutas. Lo haremos para vencer el cerco de oídos sordos de las autoridades y los grandes intereses particulares contrapuestos que han impedido hasta ahora que nuestro proyecto se concrete.

(*) La ley 7.722 es una norma sancionada en 2007 que regula la actividad minera al prohibir que se utilicen sustancias químicas tóxicas en la minería metalífera en Mendoza.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta