tags

Alan Spinelli Kralj: “Hay dos días claves en la vida, cuando nacemos y cuando sabemos para qué”

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos Alan Spinelli Kralj es uno de los nuevos escritores argentinos que mayor atención concita. El alcance de su obra excede sus libros. En las redes sociales también ayuda a la gente, lo que más le gusta.

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

Por Silvia Martínez (silvia.martinez01@gmail.com)

El panorama literario argentino ofrece la posibilidad de conocer nuevos talentos, algunos están muy comprometidos con la consciencia social. En esta oportunidad dialogamos en El Café Diario con uno de ellos.

Alguien no le conoce, le descubre en las redes sociales y quiere saber quién es usted. Por qué concita tanta atención lo que hace. ¿Qué le dice?

Me llamo Alan Spinelli Kralj, tengo 28 años y soy escritor. Generalmente nos sucede que las personas quieren saber a qué nos dedicamos, y cuando les digo que soy escritor me preguntan “¿y vivís de eso?”. Pareciera que cada vez nos cuesta más perseguir sueños. Me gusta definirme como un ser humano que tiene, desde pequeño, un gran don: la imaginación. Como todo escritor que se jacte de tal, cuento una historia, la mía.

Cuente.

Nací el 2 de noviembre de 1990 en Lomas de Zamora, zona sur del Gran Buenos Aires. Mi mamá era maestra y mi papá sodero. Tengo una hermana menor, Iara. Vivíamos con mi abuela en su casa, ubicada en un barrio alejado del centro de Lomas, más bien marginado. De pequeño mi vida estuvo privada de cosas materiales, pero mis padres me dieron todo lo que un niño necesitaba para ser feliz: el poder de la mente y sus facultades para crear. Para mí era muy común escuchar cosas como “usá la imaginación” o “si no tenes con quién jugar, jugá inventando algo”. De mi mamá heredé la oratoria y de mi papá el gusto por contar historias. Mis estudios primarios y secundarios los transité en un colegio católico de gran nombre. Aprendí todo lo que un niño tiene que aprender, según lo deseado por la sociedad.

tags
Alan Spinelli Kralj

Uff, el mandato social. Hay un tema ahí.

Todo transcurría con un ritmo usual en mi vida, hasta que a la edad de 14 años una persona que venía del exterior me preguntó en una reunión familiar “Alan, ¿vos crees en la magia?”, yo respondí afirmativa e instintivamente; el hombre repreguntó “yo te hablo de la verdadera magia, nada de trucos”, y al reafirmar mi respuesta… ya nada fue igual.

¿Cuál fue la magia verdadera?

Entre libros y experiencias chamánicas del norte de México, me encontré haciendo ceremonias ancestrales, ritos de iniciación y dedicando horas y horas de mi vida a la lectura e interpretación del camino del guerrero espiritual. Mi despertar llegó antes que se produjera el cambio de ciclo en 2012 (fin del ciclo maya), con lo cual muchas veces me tildaron de bohemio, rebelde o simplemente loco.

Mi despertar llegó antes que se produjera el cambio y fin de ciclo maya en 2012, con lo cual muchas veces me tildaron de bohemio, rebelde o simplemente loco”

La costumbre de la gente de etiquetar al resto de las personas…

Cuando terminé mis estudios secundarios era hora de ir a la Universidad y la UBA me abrió sus puertas, pero solo asistí unos años a la carrera de Licenciatura en Historia. Después de tener algunos trabajos de medio tiempo, me anoté en el Profesorado de Historia y me recibí a los 25 años. Pero durante mi educación terciaria es donde inicia mi amor por la escritura.

Dicen que la tristeza es un gran motor para escribir.

Precisamente en 2012 mi vida se desplomó por primera vez. Mi mamá contrajo un extraño cáncer de mama que le daba un pronóstico desfavorable… a ella, que siempre había podido con todo, que era la fuerte, la optimista, la que levantaba el ánimo, la invencible… En un mismo mes me quede sin trabajo, corté una relación amorosa y enfrenté la enfermedad de mi mamá. Por primera vez en mi vida sentí que una situación me superaba, y decidí ir a un psicólogo. Fue allí cuando mi terapeuta me dijo “¿por qué no escribís lo que te pasa? Así liberas tensión”, y ¡pum! Otro momento crucial en mi vida, otro de tantos más que vendrían. Comencé a escribir para ayudarme, para sanarme, para curarme… Y lo logré. Pero lo hice de una manera particular: comencé a escribir una pequeña novela, que luego se convertiría en mi primer libro editado ‘Bombulin, la búsqueda desconocida’. En la novela un personaje decide aventurarse en las profundidades de un bosque escapando de la rutina para buscarse a sí mismo. Aprenderá sobre el amor, la familia, la amistad, la locura, el temor, la vida y la muerte. El aprendizaje de Bombulin, será también el de el/la lector/a.

tags
Alan Spinelli Kralj, artista de la palabra en todas sus acepciones.

Se reinventó a usted mismo, y orienta a los demás en la búsqueda. ¡Bien!

Me di cuenta a los 22 años de que tenía facilidad para contar historias, y desde ese momento hasta hoy he conservado un estilo bastante similar: una escritura simple, concreta, fácil. Entiendo que atrapa. Una vez un colega me dijo “vos escribís muy bien, podrías mejorar aún más”, y yo le respondí que no quería mejorar, porque lo importante para mí hoy es el contenido del mensaje, no como está escrito. Aprendí que “dos días son los verdaderamente importantes: el día en que naciste, y el día que descubriste para qué”, y yo puedo dar fe de ello.

Una persona agradecida.

La vida me ha dado mucho, me sigue dando y me seguirá dando mucho más para agradecer, pues me he cruzado con grandes Maestros y Maestras en este camino, tantos que no podría enumerarlos, pero si de algo estoy seguro es que todos se hicieron uno cuando conocí a Facundo Cabral, hombre que cambió mi vida para siempre. Con él aprendí que formamos parte de un Todo, que somos infinitos, que lo que vale es ser más y más conscientes, aprendí a soltar, a identificar al ego, a luchar por mis sueños, a comprender la muerte, a amar, a armonizar, también comprendí que estamos hechos de Luz, aprendí a ser inmensamente feliz… podría citar conceptos pero no acabaría nunca. Mi historia termina por donde empezó, porque decidí ser escritor para poder contar todas aquellas cosas que he aprendido y aún seguiré aprendiendo; soy escritor y testigo de que la vida merece ser vivida.

Facundo Cabral cambió mi vida para siempre; con él aprendí que lo que vale es ser más y más conscientes, aprendí a soltar, a identificar al ego, a luchar por mis sueños, a comprender la muerte, a amar, a armonizar”

Momento de repreguntar lo que le preguntaron al principio. ¿Puede vivir de esto?

Hoy en día trabajo escribiendo novelas y cuentos y dictando talleres literarios online. Soy profesor de historia y trabajo en escuelas en contexto de encierro; también soy Coach y líder emocional (UNTREF). Llevo escritos una novela en formato papel (‘Bombulin, la búsqueda desconocida‘), una antología de cuentos en PDF y gratuita (‘El andar del guerrero’), un libro en formato Pathbook (‘El tiempo apremia‘) y una novela también en formato papel (‘El pastor de estrellas‘). Todos los martes a las 21 hs. se publica en mis redes un nuevo cuento, llevo escritos más de 90 cuentos. He llegado a la conclusión de que hoy me dedico a ayudar a las personas, ya sea a través de mis escritos, de mis palabras, en una conferencia, en un video o en una charla de café; puedo ser escritor, profesor, coach o místico… sea lo que sea, siempre voy a contribuir a la revolución de La Consciencia.

tags
El libro que le abrió al protagonista y a sus lectores las puertas de un mundo nuevo.

Escritor y coach. ¿Hay alguna anécdota que recuerde especialmente?

Recuerdo el caso de una muchacha que vino a hablar conmigo sobre su vida. Tenía serios problemas con su madre y no lograba superar algunas cuestiones de su infancia. Durante algunos minutos me contó lo terrible que había sido su rol de hija cuando era pequeña, todo debido a los maltratos de la mujer que debía cuidarla. Después de escuchar el relato, simplemente me dejé llevar por las palabras que había en mi corazón, y le dije “tenés que estar agradecida con tu mamá, ella te enseñó mucho… ella te enseñó todos los errores que no tenés que cometer; si no fuera por ella, no sabrías qué cosas debés evitar con tus hijos”. ¿Cómo termina la historia? Meses más tarde me enteré que esa muchacha había perdonado, aceptado e incluso agradecido a su madre por haberle enseñado tanto. Este es sólo un testimonio de las muchas historias de superación personal que he presenciado. La vida me ha regalado la hermosa posibilidad de acompañar a seres humanos que quieren elevarse y ser más felices.

[Total: 4    Average: 5/5]

2 thoughts on “Alan Spinelli Kralj: “Hay dos días claves en la vida, cuando nacemos y cuando sabemos para qué”

  1. Me encantó!!! Me encanta como usa la escritura para su resiliencia y para ayudar a la de los demás. Amé que hablé de vivir la vida y ser feliz, hoy en día la mayoría está muy distraída respecto a eso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *