tags

Adriana Santa Cruz: “La lectura es escritura”

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Adriana Santa Cruz, su pasión por las letras y la importancia de ser responsables de lo que decimos también en las redes sociales.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Mirtha Caré (eme.elcafediario@gmail.com)

Adriana Santa Cruz es profesora, licenciada en Letras y gestora cultural. Escribe reseñas y notas para el sitio Leedor (portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana) y la revista literaria Burak. Se desempeña como docente, correctora y redactora de textos de diferentes géneros. También dicta cursos de redacción y, como persona generosa que es, comparte sus conocimientos en las redes sociales: consejos para mejorar la escritura; el significado de palabras que no tienen traducción; la etimología de las palabras. Hoy deja un rato de lado sus tareas habituales y le responde a El Café Diario.

¿Qué es lo que menos le gusta de escribir?

No sé si es lo que menos me gusta, pero sí me frustra no encontrar de una las palabras que traduzcan lo que quiero decir; y no me gusta tener poco tiempo para escribir, o que se me aparezca algún texto y no poder parar todo y sentarme a ponerlo en papel.

Si se le ocurre una idea en un lugar o un momento insólito, ¿cómo se las arregla para recordarla?

Siempre tengo un anotador y una birome en la cartera. Si justo no llevé nada de eso, me lo anoto en el celular. Si no tengo anotador, uso algún libro que esté leyendo o la cuenta de un bar o del supermercado, o una caja de algún remedio que compré; hasta llegué a anotarme algo en la palma de la mano o en el brazo. Y como las ideas vienen en cualquier lugar, me pasó estar corrigiendo exámenes en el subte y anotar algo en el margen de alguno para no olvidármelo (después en casa lo borro con liquid paper y listo).

Leer o escribir. ¿Cuál elige y cómo suple la falta de la otra?

Es difícil porque las dos tareas me hacen muy feliz y me salvan de muchas cosas, pero si hay que elegir, me quedo con la lectura, porque la lectura suele ser también una escritura para mí. Cuando leo, me encuentro con fragmentos que me hubiera gustado escribir, que traducen lo que me está pasando por la cabeza. Además, la lectura es escritura en tanto interpretación, es como si uno estuviera reescribiendo mentalmente el libro. Igual, si puedo pedir, pido que nunca falten ni la escritura ni la lectura. No me imagino mi vida sin ninguna de las dos.

tags
Adriana Santa Cruz.

Tres libros de autores contemporáneos que recomendaría.

Lo que trae la niebla, de Marcelo Rubio; Tríptico del desamparo, de Pablo Di Marco; y Como si existiese el perdón, de Mariana Travacio. Por supuesto, hay muchos más, afortunadamente.

¿Qué proyectos tiene para este año?

Además de seguir con lo que vengo haciendo, el año pasado cursé un posgrado en gestión cultural y quiero hacer algo con eso, por ejemplo, organizar un ciclo de lecturas con invitados, o algún taller de lectura centrado en algún género como el policial, el fantástico o la ciencia ficción, mis favoritos.

Le pedimos permiso a Adriana para compartir una de sus etimologías y su reflexión:

Etimologías: “Hacerse cargo”. “Cargo” procede del latín “carricare” (‘acumular cosas sobre un carro o transportarlas sobre un carro’), que a su vez deriva de “carrus” (“carro”). Esta última se relaciona con la raíz indoeuropea *kers- (“correr”). Otros indican que “carrus” es una palabra de origen galo y no latino. Según el diccionario, “cargo” hace referencia a un puesto que conlleva una obligación. En español, además, hay varias frases que contienen la palabra, y una de ellas es “hacerse cargo”, es decir, ‘encargarse de algo’, lo que implica adquirir cierto tipo de compromiso.

«Hoy pensaba en todo esto y lo relacionaba con la impunidad de las redes, un espacio donde mucha gente no se hace cargo de lo que genera: entonces la gente insulta, denigra, opina, hace juicios de valor, pero también alaba en exceso, busca complicidades, promete, genera expectativas, desinforma y tantas otras formas que implican, justamente, no hacerse cargo de las palabras. También hay que hacerse cargo de lo que uno dice y no solo de lo que hace; hay que ser cuidadosos y cuidadosas, hay que “llevar nuestra propia carga”, pensando en la etimología, asumirla y dejar de mirar para otro lado como si nadie fuera responsable de nada».

[Total: 5   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *