tags

María Elena Walsh, símbolo de lucha por los derechos femeninos, la justicia social y la libre expresión.

90 años de María Elena Walsh, ícono inolvidable

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos María Elena Walsh, innovadora, rebelde, íntegra. Hace 90 años nacía el mayor ícono de la literatura infantil y la lucha feminista.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Pablo Kulcar (pablokulcar@hotmail.com)

María Elena Walsh fue una cantante y escritora que definitivamente revolucionó la literatura infantil castellana, despojándose de los métodos exclusivamente didácticos e incluyendo lo lúdico como la característica de todas sus obras. Además de su tarea para niños, fue una reconocida luchadora social a la que la categoría de feminista le queda muy chica. Su mirada filosa sobre los tiempos políticos de dictaduras que ostentaban imponer un silencio cultural, fue una especie de aguja hipodérmica que buscaba la reacción de una Argentina en coma inducido.

María Elena había nacido en Ramos Mejía el 1° de febrero de 1930, y creció en un enorme caserón con gallinas, gatos y plantas. Fue indefectiblemente esa niña apasionada a la lectura que durante las siestas pueblerinas estuvo acompañada por los clásicos de la literatura de todos los tiempos, como ‘Los tres mosqueteros’, ‘Robinson Crusoe’ y ‘La Cabaña del Tío Tom’, entre muchos otros.

«Tantas veces me mataron, tantas veces me morí,
sin embargo estoy aquí, resucitando»

Extracto de ‘La Cigarra’, 1973

Comenzó a publicar poemas con tan solo 15 años, colaborando en periódicos regionales, y a los 17 publicó su  primer libro de poesía, ‘Otoño Imperdonable’ . Como debido a su corta edad no consiguió que ninguna editorial editara su libro, María Elena imprimió 500 ejemplares con el apoyo económico de sus padres y lo distribuyó ella misma por las librerías porteñas. ‘Otoño imperdonable’ obtuvo el segundo premio municipal de poesía de ese año.

tags
María Elena Walsh fotografiada por Grete Stern, en 1952. Fuente: Museo Nacional de Bellas Artes. Colección donada por Sara Facio.

Durante su adolescencia estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes ‘Manuel Belgrano’ y egresó en el año 1948. Pasó circunstancialmente un tiempo fuera del país y a su regreso comenzó a relacionarse con el círculo cultural de la época. Desde sus comienzos, María Elena fue una apasionada escritora que impecablemente criticó la censura y la opresión.

Su valentía y su coraje, ese carácter iracundo frente a las dictaduras y sus políticas, quedaron reflejadas en frases como: “El país del No me acuerdo” y otras miles de prosas y letras que sacudieron las conciencias. Esa literatura combativa le brindó reconocimiento y un lugar en la resistencia cultural de la época.

Su música quedó plasmada en temas como ‘Canción de cuna para un gobernante’, ‘Oración a la justicia’ y ‘Como la cigarra’, canciones que se constituyeron en himnos de la recuperación de la democracia y que fueron interpretadas por artistas como Roberto Goyeneche, Susana Rinaldi y Mercedes Sosa, entre otros.

“Yo creo que la literatura sale de la vida y no del encierro. Por supuesto, muchos escritores necesitan encerrase para poder producir sus obras, pero al mismo tiempo viven con mucha intensidad. Creo que ahí está la cosa: vivir con pasión y esa pasión que uno tiene por la vida se resuelve en pasión por la creación artística”

Entre 1951 y 1963 formó dúo con otra artista tucumana muy importante, Leda Valladares (1919-2012). Juntas viajaron a Europa a mostrar melodías que intentaban recuperar la memoria colectiva de un pueblo. Canciones tradicionales, algunas anónimas, composiciones que hablaban de la tierra, eran lecciones de argentinidad para un mundo que solo entendía al folclore como un rubro más en los catálogos de las discográficas.

Un clásico de María Elena de 1962, ‘Canciones para mirar’, grabado junto a Leda Valladares.

En París se vincularon con Violeta Parra, la cantante chilena, y con ella grabaron sus primeros discos ‘Cantos de Argentina’ en 1954 y‘Bajo los cielos de Argentina’, con canciones tomadas de la tradición oral, mayormente andina.

Las dos artistas compartieron vida y trabajo hasta 1967, momento en el cual María Elena estrenó su espectáculo para adultos ‘Juguemos en el Mundo’ , donde se centró más en la reivindicación de los derechos de la mujer y de la justicia. Sus letras aportaron una infinidad de contenido temático al cancionero de protesta latinoamericano, reivindicando la migración y el sentimiento de ausencia en aquellos que deben dejar sus lugares de origen.

Formó parte de SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores) y, durante la época del gobierno del Dr. Raúl Alfonsín, Walsh trabajó en televisión, en un programa de tono feminista muy avanzado para la época, que se llamó ‘La Cigarra’ . Creó un ambiente de algarabía democrática que estimuló la apertura de miradas hasta ese momento, sesgadas o silenciadas.

«Porque me duele si me quedo, pero me muero si me voy.
Por todo y a pesar de todo, mi amor, yo quiero vivir con vos»

Extracto de ‘Serenata para la tierra de uno’, 1968

Desde los años ’70 formó pareja con la fotógrafa Sara Facio, la que conoció en la escuela de Bellas artes a los 12 años y fue su compañera hasta su último día.

María Elena, la poetisa que le puso melodía a la infancia de miles de argentinos con su disco icónico ‘Canciones para mirar’ , falleció el 10 de enero de 2011. Fue reconocida como una de las mujeres más importantes de la cultura argentina del siglo XX. Se convirtió en símbolo de lucha por los derechos femeninos, la justicia social y la libre expresión.

En 1994 apareció la recopilación completa de sus canciones para niños y adultos. En 1981 ganó dos premios Konex de Platino en la disciplina infantil, en 1995 recibió el primer premio mundial de Literatura Infantil ‘José Martí’. Y en 2014 su memoria fue honrada con el Konex de Honor, premio otorgado a la figura más importante de las letras.

tags
María Elena Walsh firmando en la librería El Ateneo, 21 de septiembre de 1962. (Archivo General de la Nación)

María Elena dejó para siempre su impronta, la ternura de su voz melodiosa, la magia de un relato para chicos que juega con la vida en historias simples pero que nunca dejan de enseñarnos.

[Total: 0   Promedio: 0/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *