17-O, movilización popular con presencia de la clase media

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos La marcha virtual fue hackeada y las calles volvieron a ser protagonistas de una movilización popular que festejó el Día de la Lealtad, esta vez con caravanas de miles de vehículos.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Rodolfo Colángelo (rodocolangelo@yahoo.com)

Dos hechos centrales han reforzado por estas horas el ánimo del Gobierno presidido por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner: la movilización popular del 17 de octubre y el triunfo contundente del Movimiento Al Socialismo (MAS) en las elecciones presidenciales de Bolivia.

Lo que apuntaba como una movilización virtual para evitar concentraciones presenciales por la pandemia, se transformó de manera sorpresiva en caravanas de vehículos hacia la Plaza de Mayo, con una presencia fuerte de la clase media, que se desplazaron en automóviles y hasta en camionetas 4×4. Las imágenes no dejaba indiferente a nadie, y algunos manifestantes se permitían comentarios hilarantes del tipo «los peronistas también tenemos 4×4».

tags
Alberto Fernández, en el acto principal por el 75to aniversario del Día de la Lealtad.

El Gobierno había planeado una conmemoración virtual a través de la plataforma 75octubres, a la que podían ingresar más de un millón de manifestantes quienes incluso frente a la posibilidad de elegir un avatar que les permitiera ubicarse en la Plaza de Mayo, el Obelisco o las diagonales. Un ataque masivo desde varios servidores -denunciado por los organizadores-, amenazó con desdibujar la celebración, pero los problemas técnicos que produjo quedaron en un discreto segundo plano ante la epifanía popular.

Acuerdo con Moyano

Horas antes del 17 de octubre, Hugo Moyano, líder del sindicato de los camioneros, se reunió con el Presidente para decirle que había que sacar a la gente a la calle para contrapesar las marchas del macrismo duro. Sin embargo, según trascendió desde fuentes oficiales, Fernández le manifestó que se podía incurrir en una gruesa contradicción ya que desde el Gobierno no se alentaban las movilizaciones presenciales por el temor a los contagios masivos del COVID-19.

Moyano insistió y se llegó a un acuerdo: el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FRESIMONA), que nuclea a los camioneros y otros sindicatos que tomaron distancia de la Confederación General del Trabajo (CGT), iba a realizar caravanas de camiones, taxis y colectivos, con el respeto estricto a los protocolos sanitarios. Es decir, una movilización puramente sindical mientras el Gobierno concretaba el acto virtual con Alberto Fernández en la CGT.

tags
Caravana de automóviles en la movilización popular del 17 de octubre. (Foto: Gentileza Télam)

Según fuentes consultadas por El Café Diario, convocar a la Plaza de Mayo de manera presencial hubiera reunido a más de un millón de manifestantes, con el peligro de contagios masivos.

Hackeo y marcha en las calles

La tecnología y los hackers provocaron que el escenario del 17 de octubre fueran otra vez las calles. A las 10 de la mañana del sábado, los camioneros y los sindicatos del FRESIMONA comenzaron a concentrarse en la sede de los trabajadores mecánicos para movilizarse a la Plaza de Mayo en camiones, taxis y colectivos.

Hasta ahí, el Día de la Lealtad iba a ser festejado en las calles por nutridas columnas sindicales motorizadas y en la web desde computadoras, celulares y tablets por más de un millón de personas.

A partir de las 13 horas, cientos de miles que intentaban ingresar al sitio 75octubres vieron frustrados sus intentos. El bloqueo se había consumado desde 40 servidores ubicados en el extranjero, sobre todo desde los Estados Unidos, según denunció Miguel Cuberos, subsecretario general de la Presidencia.

https://twitter.com/75octubres/status/1317564220393881605

¿Un fenómeno inesperado?

El bloqueo a la movilización virtual generó un fenómeno que no estaba en los cálculos del Gobierno y, quizá, tampoco era avizorado por los sindicalistas: la llegada de caravanas de cientos de vehículos que en horas de la tarde arribaron a Plaza de Mayo desde distintos puntos de la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. Este hecho se repitió en numerosas ciudades del interior del país.

El dato central de estas caravanas es que estaban integradas por trabajadores y sectores nutridos de la clase media, la más castigada durante los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, que mantenían un protocolo estricto para protegerse de los contagios. Y que no proferían consignas agresivas contra la oposición, diferenciándose así de las marchas fogoneadas y organizadas por el macrismo.

La movilización vehicular en las calles duró hasta horas de la noche, cuando las columnas sindicales ya se habían retirado. Eran personas que se manifestaban sin necesidad de seguir columna alguna, a bordo de sus automóviles y camionetas, hecho que plantea un análisis más a fondo sobre el carácter popular de un amplio espectro de la clase media trabajadora en contraposición a los sectores medios que se referencian en el macrismo.

Si para Raúl Scalabrini Ortiz el 17 de octubre de 1945 fue la expresión del «subsuelo de la Patria sublevado», el último 17, ¿habrá sido también el subsuelo de la clase media sublevada?

https://twitter.com/alferdez/status/1318175187775463426

¿Por qué Bolivia?

El 18 de octubre tiene cierta relación con el 17 para el Gobierno nacional. El triunfo del MAS en Bolivia le abre a la gestión de Fernández la posibilidad de tener un aliado estratégico en la región, una brecha entre gobiernos que le manifiestan hostilidad.

La derrota del Gobierno de Facto boliviano que colocó a Jeanine Áñez en el poder y sus candidatos, que habían atacado de manera directa a Alberto Fernández, acaso genere cierto alivio a una administración rodeada por presidentes alineados con modelos opuestos al del Frente de Todos.

Por este motivo, el Presidente remarcó en las redes sociales que el triunfo del MAS «es un acto de justicia contra la agresión que sufrió el pueblo boliviano» y en el mismo sentido se expresó la vicepresidenta Cristina Fernández.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta